viernes, 20 de octubre de 2017

PLANTACIÓN ALCACHOFAS

Hoyo a hoyo se planta la alcachofa






Alumnado 6ºB


Campesina trabajando (Van Gogh)


Sobre lo escrito




Sobre Ciro el Menor:

Ciro el Menor, Rey de los Persas, habiendo dado audiencia á un Lacedemonio, Embaxador de su república, lo indroduxo en un terreno deleytable, lleno de flores, árboles y semillas, cultivado con extraño cuidado y diligencia, y luego que hubo admirado su hermosura, su fragancia y buen órden, le dixo: Yo mismo hice estos repartimientos, mia es toda esta traza, muchos de estos árboles fueron plantados por mis manos.

Lecciones de agricultura y economía que da un padre a su hijo (Por el bachiller D. Vicente de el Seixo)





 











El lunes anterior bajamos al huerto. Antes de bajar, el maestro Pepe nos explica qué íbamos a hacer.

Fuimos al almacén y cogimos las plantas de alcachofas. Otros, cogían los demás materiales. Yo me fue corriendo porque había una cucaracha.

Llegamos al huerto y Mª Lucía, Lizbeth, Aya y yo, hicimos los hoyos para plantar las alcachofas y los demás, escardaban y cavaban la tierra. Más tarde, cuando terminamos de hacer los hoyos, echamos humus de lombriz con una pala, sacamos las plantas de alcachofas de las macetas y las tapamos con tierra en el hoyo. Después, cogimos las regaderas y regamos. Mientras regamos, nos majámos con las regaderas. Al final, acabamos todos mojados.

Natalia















Hoy día, como casi todos los lunes, bajamos al huerto.

Lo primero que hicimos fue ir al almacén a coger los escardillos, las regaderas y las plantas de alcachofas.

Al llegar al bancal, el maestro Pepe hizo grupos. En un grupo estaban Alejandro, Alí y Malak. En otro, estuvimos Natalia, María Lucia, Aya y yo. A nosotras nos tocó plantar las alcachofas.

Para la plantación de las alcachofas hicimos unos agujeros en la tierra con los escardillos. Después, cogimos las plantas de las alcachofas y le quitamos la maceta. Ya por último, las tapamos con tierra. Como el maestro Pepe, le pidió la cámara de fotos a Nicolás, él, también, se puso a plantar con nosotras.

Mientras tanto, los demás escardaban y removían la tierra en otros bancales.

Ya por último, todos nos pusimos a regar…¡me lo pasé muy bien!
Lizbeth












Cierra los ojos y sueña otra vez



miércoles, 18 de octubre de 2017

SIEMBRA HABAS

En cualquier huerto se siembran habas





Alumnado Aula Abierta


Campo floreciendo (Monet)


Sobre lo escrito




Sobre las habas:

Esta leguminosa, es conocida desde tiempos antiquísimos, según se desprende de los hallazgos en palafitos del Neolítico (2300 años a.C.), y sirvió como alimento al hombre de esa época en la cuenca mediterránea. En países septentrionales fue utilizada más tarde, en las edades del bronce y del hierro.

Era conocida por los antiguos egipcios como una legumbre impura debido a la creencia de que escondía las almas de personas difuntas. Según la misma convicción, habría sido suficiente echar una ojeada a las habas, (cuya vista los sacerdotes no podían soportar), para originar una desgracia en el mas allá.

Los romanos, no lograron librarse de la superstición. Es así que en los días dedicados a Júpiter, no se permitía comer ni mencionar a las habas, consideradas alimento funerario, y por tanto de mal augurio.

“En la Edad Media, sólo se usaban en la alimentación animal. En esa época se sustituyó el tradicional barbecho por la siembra de habas (field-beans), Las habas eran un alimento de la clase baja, de ahí que Chancer empleara la expresión “no vale un haba”







Bajo un cielo azul en un otoño veraniego, con un explendoroso sol y sobre nuestro huerto convertido en una amalgama de naturaleza, se presentan los alumnos y alumnas del aula abierta de nuestro cole con todas las ganas por experimentar, conocer y sentir.
Estamos en pleno período de la siembra de habas y el alumnado está preparado para ello.

La diversión comienza regalando paladas de humus de lombriz al suelo. A los niños y niñas les gusta la tarea. Después, van haciendo los pequeños hoyos donde van dejando cuatro semillas de habas. Finalmente, cubiertas las habas con la tierra mezclada con humus, comienza la fiesta del agua. Las regaderas toman protagonismo. Queda el suelo bien humedecido, y las semillas de habas, seguro, que pasados unos días, agradecerán el agua recibida asomando sobre la tierra.

¡Esperaremos, pues el momento!


Retrato de la última visita

  















Huerto, dime si me sientes


sábado, 14 de octubre de 2017

PLANTACIÓN ACELGAS

Acelgas, eso sí, pequeñitas





Alumnado 3ºB


Campo de trigo (Renoir)

Sobre lo escrito




Sobre la agricultura:

La Agricultura es el Arte mas noble, y la primera de todas: el nervio de los estados: la ciencia que debe cuidaderse con preferencia: la mejor, la mas necesaria, mas fecunda, mas provechosa, mas digna del hombre libre y virtuosa, y la más decorosa; por lo mismo se han dada en todos los estados del mundo distinciones y recompensas á los hombres sabios, y aficionados a su estudio para conseguir su perfección.

Lecciones de agricultura y economía que da un padre a su hijo (Por el bachiller D. Vicente de el Seixo)





Se respira a otoño y a ganas de huerto. Nuestro huerto se muestra ávido de la presencia en su suelo de los pequeños y pequeñas del colegio… ¡y ahí están en el día de hoy! Igualmente, ellos están ansiosos de explorar, sentir, curiosear y… ¡trabajar!

Para la ocasión hemos preparado unas plantas de acelgas. Mostramos las plantitas y comienza el “juego”. ¿Quién sabe de qué plantas se trata?... ¡lechugas!, se apresuran los más atrevidos. Después de varias pistas… ¡acelgas!, acierta una niña.

Ya conocen las acelgas, eso sí, pequeñitas. Entre sus manos, observan sus diminutas partes. El cepellón con sus raíces les llama mucho la atención.
Después, sobre la tierra explicamos el modo de llevar a cabo la tarea con éxito. Todos cogieron bien la estrategia y al final, quedó toda una hilera de acelgas que por cierto, tendremos que proteger con una red porque los gorriones, pronto darán cuenta de ellas.



Ansiosos por explorar























El huerto entre sus manos



viernes, 6 de octubre de 2017

LIMPIEZA, ESCARDA Y COSECHA CAMPANILLAS

Tocando campanillas y rompiendo la tierra 



Alumnado 6ºB


La huerta (Camille Pissarro)
Alumnado 6ºB



Sobre lo escrito




Dice el sabio Casiano:

“Voy a comentar lo que afirmó el sabio:  Conviene que los campesinos conozcan algunas cuestiones útiles (sobre las verduras utilizadas como medicamentos), por la razón de que si alguien tiene alguna dolencia, no siempre hay un médico que pueda auxiliarle. Este tema es muy variado: a veces, se utilizan las hojas de las verduras; otras, los tallos ; otras, la raíz o raicillas; otras, el jugo extraído de ellas; otras, el líber que se asemeja a la almáciga; otras, se utilizan crudas y, otras, cocinadas”

Fragmento Tratado de Agricultura (Casiano Baso Escolástico)









  

Hoy por primera vez, en este curso, hemos ido al huerto.

El maestro Pepe ha hecho grupos para recoger los pimientos de campanillas, remover la tierra de los bancalicos y limpiar los pasillos.

A mí me tocó remover la tierra con Juan Antonio, Alex, Alí y Kaoutar.

Para limpiar los pasillos estaban Jassine y Malak y recogieron pimientos de campanilla: Salma, Lizbeth, Natalia y Aya.

Finalmente, nos repartimos los pimientos de campanilla.

¡Fue un día genial!

Jesús
  







Hoy salimos al huerto a recolectar pimientos de campanilla y cavar la tierra y recoger hojas. Primero, fuimos al almacén para llevarnos los materiales necesarios. Después, el maestro nos separó por grupos.

Salma, Lizbeth, María, Natalia y yo recogimos pimientos de campanilla para repartir con los compañeros y compañeras.

Jassine y Malak recogieron las hojas secas y la basura y el resto cavaba.

Luego, recogimos los pimientos de campanilla del suelo y vimos un gusano en las plantas y nos asustamos. El maestro lo cogió y se lo entregó a Juan Rafael y le dio asco y lo tiró. Después, Salma y yo recogimos la basura que había en las plantas aromáticas y cuando terminamos nos fuimos a clase.

En clase nos repartimos los pimientos de campanilla.

¡Me lo pasé muy bien!

Aya








Hoy hemos ido al huerto toda la clase. El maestro Pepe nos indicó una tarea para cada uno.

Natalia, Salma, Aya, Lizbeth y yo cogimos los pimientos de campanilla.

Cogiendo los pimientos de campanilla ¡nos encontramos un gusano! Juan Rafael lo cogió con sus manos y a mí me dio mucho asco, así que me aparte. A continuación, me acerqué a las plantas aromáticas y cogí algunos tallos para llevármelos a mi casa. 

¡Fue un día estupendo!

María








Primero fuimos al almacén, cogimos los materiales necesarios y fuimos al huerto. A mí me mandó el mandó el maestro a remover la tierra. Con el escardillo me puse a romper los trozos de tierra dura y a darle muy fuerte. De pronto, me encontré una lombriz grande, pero vi que Jesús tenia otra bastante enorme, se la cogí y las puse las dos juntas. Después, las dejé.

Cuando acabamos nos fuimos a otro bancalico y empecé a darle fortísimo a la tierra.

Por último, dejamos los materiales en el almacén, cuando llegamos a la clase, el profe Pepe nos dio pimientos de campanilla. Yo no quise porque la última vez que cogí pimientos me toqué la nariz, se me puso roja y me picaba mucho.

                                                             Alejandro                                                        








Hoy hemos ido al huerto. Primero, como siempre vamos al almacén y cogemos los materiales. Cuando llegamos al huerto, el maestro Pepe nos separó en grupos.

Algunas chicas recolectaron pimientos de campanilla, otro grupo estaban removiendo la tierra y quitando malas hierbas. En el huerto había un montón de malas hierbas y en los bancales que no estaban plantados, estaban llenos de tierra seca. Mis compañeros tenían que ir removiendo para que otros niños y niñas de otras clases vayan al huerto a plantar con facilidad.

Luego, recogimos todo y nos fuimos a clase.

Karla




Sobre la tierra seca