miércoles, 13 de diciembre de 2017

PLANTACIÓN LECHUGA BABY

Lechugas baby para alumnado baby




Alumnado Infantil 3 años

 
Aldea en Pentoise (Camille Pissarro)

Sobre lo escrito



Sobre las lechugas:

Mas la mejor postura dellas es á la primavera, y aun en principio del otoño se hacen, mas no tales ; y si las quisieren poner en el otoño para que vengan al invierno, sea en lugares abrigados y muy estercolados y callentes, que aunque á las lechugas no las queme tanto el hielo como á las otras verduras, si hace grandes hielos no nascen, y están desmedradas y revejescidas. Siémbranse como las berzas en las eras ; y para cuando siembran el lechuguino es bueno el estiércol de las palomas, que esté muy podrido, y sea poco en cantidad, y bien regado, que si con ello estercolan las eras nascerà mas aina: el lechuguino nasce muy presto, que á cuatro ó cinco dias viene nascido, y á mucho tardar á seis, y son de muchas maneras y hechuras; mas todas quieren una labor.

Fragmento tomo IV “Libro de Agricultura” (Alonso de Herrera)




Los más pequeños del cole estaban preparados…¡y  con alegría! Salieron al huerto y lo disfrutaron.


Mostramos las pequeñas plantas de lechugas y gozan sabiendo que serán ellos quienes las plantarán. Dicho queda que cuando crezcan y las cosechemos, serán ellos quienes puedan probarlas.

Atención… ¡comenzamos el trabajo! En primer lugar, explicamos que vamos a abonar la tierra para que nuestras pequeñas lechugas se hagan grandes y bien sabrosas, y después, las plantarán.

Esparcido el humus de lombriz, fueron haciendo los hoyos en la tierra y cada niño y niña iba plantando una lechuga. La plantación fue un juego y, sobretodo, un gozo.

Acabada la plantación, aún nos quedaba algo, el riego. Cómo les gustó regar. Pequeños pero con fuerzas para sujetar y aguantar las regaderas.




Finalmente, nos tomamos una foto con nuestro espantapájaros y despedida… ¡hasta la próxima, en el huerto!





Mañanas que levantan el gozo













Disfrazados de sonrisas



domingo, 10 de diciembre de 2017

PLANTACIÓN CEBOLLA

Cebollas de simiente




Alumnado 4ºB


Huerto en el Hermitage (Camille Pissarro)

Sobre lo escrito




Sobre las cebollas:

Las cebollas quieren tierra gruesa y substanciosa y muelle, cuasi arenisca y fría, que si es tierra recia y dura no pueden crescer, y por eso es bien que con ser tierra gruesa sea suelta; y quieren que la tierra esté muy estercolada ó holgada, y muy mollida y cavada, y muy limpia de yerbas, y aun no basta que sea la tierra cavada una vez sino dos y tres, y si no han estercolado la tierra para las sembrar ó trasponer estercólenla entonces. Abencenif dice que las cebollas se hacen buenas en la tierra bermeja. Siémbranse de dos maneras: la una es de su simiente, y la otra es de las mismas cebollas trasponiéndolas; y de las cebollas que tallescen y tornan á poner nasce mas simiente, y hácese pequeña la cebolla; y de las que de simiente se siembran hácense mayores, y dan poca simiente: por ende para simiente pongan siempre de las viejas que tallescen. Pues habida buena simiente, y habiendo bien estercolado las eras, han de sembrar el cebollino, hánlas de sembrar por Septiembre, Otubre y por Noviembre,

Fragmento tomo IV “Libro de Agricultura” (Alonso de Herrera)









El huerto

El jueves, la mitad de la clase se fue al huerto, y nos acompañó nuestra profe Jacqueline y el maestro Pepe. Ese día plantamos cebollas, pero antes nos explicó algunas cosas. Después, hicimos una “montaña” para poner las plantas de cebolla, y luego, nos explicó como plantarlas. Cuando ya las plantamos, echamos con una pala estiércol y por último, regamos las plantas.

¡Nos lo pasamos muy bien!

Nathali











Un día en el huerto

El otro día estuvimos en el huerto con todos los compañeros del grupo 1: Laura, Amina, Santi, Aimane, Juan, Aya y Terri.

Primero, el maestro Pepe nos explicó que los pájaros picotean las lechugas para alimentarse. Después, plantamos cebollas y las regamos.

Sofía Pol












Un día en el huerto

El jueves fuimos al huerto. A mí me encantó, porque aprendí mucho sobre el huerto. El maestro Pepe es el que nos explicó todo. Por ejemplo, nos dijo que para que los pájaros no se comán las hojas de las plantas, ponían palos y por encima una red. También, nos explicó unas cuantas cosas sobre la planta de la cebolla. Después, nos dejó plantar.

Primero: cogimos la planta de la cebolla y partíamos un trozo del tallo.

Segundo: un compañero o compañera escavaba y quien tenía las plantas le pasaba una.

Tercero: con una mano se coge la planta y con la otra se echaba tierra.

Cuarto: cuando están todas las plantas plantadas, echamos abono.

Quinto: cuando tenemos el abono sobre la tierra, lo regamos y listo.

A mí me dio tiempo a hacerlo tod: regar, plantar, echar abono.

Aya

  










Un día en el huerto

El jueves fuimos al huerto y plantamos cebollas. Nuestra maestra vio una mariposa y le tomó una foto. Después, el maestro Pepe no dijo que teníamos que cavar un hueco en la tierra y cada vez que cavamos metíamos una planta de cebolla.

Luego, le echamos abono por encima y nos daba un poco de asco, porque era estiércol de animales. Cuando pasó un rato, regamos las plantas.

El maestro Pepe nos explicó como teníamos que hacer todo y nosotros lo hicimos como él lo dijo. Yo al cavar, había una piedra y entonces, tuve que tapar el agujero para después, cavar otro en otro sitio.

El maestro Pepe nos preguntó si sabíamos para qué servían como unas redes o algo así, encima de unas plantas y yo le dije que servían para que no se las comieran los pájaros y el maestro dijo que sí, que era para eso.

Cuando echamos abono por encima de la tierra, nos pasamos un poco echándole, así que algunos compañeros la fueron esparciendo por todos lados.

Después, cuando regamos las plantas, fuimos a llenar de agua las regaderas y … ¡nos majamos un poco! Pero a mí me dio igual, hacia calor.

Por último, dejamos las regaderas en su sitio y nos fuimos a clase.

Laura García








Un día en el huerto

El jueves fui al huerto. Vino el maestro Pepe y plantamos cebollas. A mí me dejó rastrillar, hacer agujeros para plantar y regar. Me encantó.

Mi profe estaba tomando fotos y seguro que estaban chulísimas. Quiero volver otra vez al huerto para ver si las cebollas han crecido.

¡A ver si a final de curso podemos recoger lo que hemos plantado!

Juan Pablo









¡Hoy hemos ido al huerto!

Ayer fuimos al huerto. En el huerto había muchas plantas. Nos acompañaron el maestro Pepe y nuestra maestra Jacqueline.

Nosotros vimos como se protegen a las lechugas y plantamos cebollas. A mí me tocó hacer los agujeros para plantar. Luego poníamos las plantas de cebolla dentro de los agujeros.

Cuando terminamos empezamos a regar las cebollas y nos “peleábamos” por ser los primeros, pero al final, lo hicimos todos. Yo regué dos veces y algunos compañeros una sola vez.

Por último, pusimos abono y el maestro Pepe nos dijo que era humus de lombriz. Luego, nos fuimos, pero yo quiero volver otra vez.

Santis



Tan cerca mis recuerdos


miércoles, 6 de diciembre de 2017

AJOS SANJUANEROS

Un,  


                                                   

      dos,

              tres...



ajos sanjuaneros de simiente




Alumnado  6ºA

 
Recogida y preparación de castañas (Tacuinum Ssnitatis -Manuscrito sobre salud-, siglo XIV)


Sobre lo escrito



Sobre la Agricultura:

Agricultura no es otra cosa que la arreglada preparación ó abonos de la tierra, plantación de los árboles en ella, injertos de los mismos según la conveniencia respectiva á cada especie, la siembra de granos atendida la costumbre de cada tierra, la disposición y medida de ellos proporcionada á la utilidad y bondad del fruto que deben producir. En esto consiste la recta disposición de las simientes, supuesto que Dios aparta de ellas el daño ó corrupción que en sí puedan tener. También consiste la agricultura en el conocimiento de los terrenos; esto es, cuales sean de buena, cuales de mediana y cuales de inferior calidad. Este principio fundamental es absolutamente necesario. Ademas debe saberse qué árboles, semillas y hortalizas correspondan plantarse y sembrarse en cada terreno, y la elección de las mejores especies. Asi mismo es necesario el conocimiento del tiempo propio á cada especie de simiente, del aire que le conviene y lo mismo respecto á los plantíos. Debe también saberse qué calidad de labor piden las semillas y cuál los plantíos. El conocimiento de la diferencia de aguas es igualmente necesario; esto es que calidad de aguas corresponda á cada especie de plantas ó sembrados y en qué cantidad; también el conocimiento de los estiércoles y su preparación; cuál de ellos convenga á cada especie de árboles, hortalizas, sembrados y terrenos; cuales y cómo han de ser las labores en el cultivo de la tierra que deben preceder á la sementera y después de la plantación: el modo de estercolar é igualar la tierra ó disponerla para que el agua pueda penetrar por toda ella después de regada; la medida ó cantidad de las semillas según sus especies que admite ó puede sufrir la tierra, el régimen en el cultivo de las verduras y los árboles, y el modo de curarlos ó preservarlos de todo el daño ó enfermedad que pueda acaecerles; todo este régimen, repito, es necesario con la continua asistencia en- lo que corresponda á su buena 'conservación, hasta que lleguen á dar fruto; el cual no dejará de ser multiplicado y abundante, mediante Dios. Últimamente el modo de encerrar y guardar los granos y las frutas; de hacer los frutos útiles y provechosos, y de mas respectivo á esta materia.

Libro de Agricultura (Doctor Excelente  Abu Zaccaria Jalda Ebn Mahomed Ebn Ahmed Ebn el Awam)






¿Conocéis qué tenemos en esta caja? Todos los alumnos y alumnas saben los que son. ¡Son ajos! No hay lugar a dudas. En concreto…¡cabezas de ajos!

¿Pero qué parte de la planta es el ajo?, preguntamos. El grupo se queda pensativo y hay quien se decide y dice…¡la raíz!

Mostramos las cabezas de ajos y hacemos que fijen sus miradas sobre la parte baja de las cabezas. Allí descubren la zona por donde crecen las raíces. Los niños y niñas comienzan a comprender que las cabezas de los ajos no son raíces. Explicamos, que es la parte baja del tallo que durante el crecimiento de la planta va engrosandose poco a poco hasta formar esa forma tan especial a la que llamamos cabeza de ajos. Después de ello, repartimos las distintas cabezas de ajos y con esmero y prudencia, el alumnado va desgranando y sacando los ajos que pondrán en la tierra para tener nuestro cultivo de ajos Sanjuanneros en nuestro huerto escolar.

Ya en el tierra, explicamos la tarea de la siembra de los ajos y para ello. Delimitamos una zona de siembra. Antes de nada, contamos que es costumbre en nuestra huerta de Molina de Segura, que huertanos y huertanas, para la siembra de ajos, hagan un pequeño caballón en la tierra donde sembrarán los ajos. Después, cogemos una cuerda atada en sus extremos a dos cañas y la colocamos en la tierra para saber dónde irá el caballón y quede bien recto.

El alumnado queda entusiasmado y todos quieron coger la pequeña azada y el rastrillo para hacer el caballón. Primero por un lado y luego por el otro. Finalmente, queda perfecto y nos disponemos, con ayuda de la plantadera y la tierra húmeda, a hacer los pequeños hoyos donde introducirán el diente de ajo con la base del mismo hacia abajo. Les advertimos que dejen los dientes en el hoyo al descubierto y una vez concluida la siembra, cubriremos todos los ajos con tierra. De esta manera nos aseguramos que no dejamos espacio de suelo sin sembrar.

Los niños y niñas se divierten haciendo la siembra y se entregan a ello.

Una vez el suelo sembrado, el riego no se hizo esperar.



Tan cerca mis recuerdos






































Otra vez, jugando


domingo, 3 de diciembre de 2017

PLANTACIÓN LECHUGAS

Lechugas que sufren mejor el invierno





Alumnado infantil 5 años


Casa de campo de trigo (Van Gogh)


Sobre lo escrito



Sobre las lechugas:

Las que son tanto verdes que tornan en negras, se pueden mejor que otras sembrar en el invierno, y estas se siembran bien por Enero, y las otras por Marzo y Abril ; mas de todas son mejores las que se cojen y aprietan en sí las hojas como repollos; verdad es que las tales mas presto echan cogollos que otras ningunas, y las que tienen las hojas mas duras, aquellas sufren mejor el invierno, y se pueden sembrar mas tempranas que las otras.

Fragmento libro cuarto “Libro de agricultura” (Alonso de Herrera)



Son los mayores de educación infantil, claro, los que esta vez se asoman al huerto para aportar su destreza y ganas. Estaban preparados y...¡por fin, llegó el día!. Salieron al huerto y lo disfrutaron.

Cuando llegamos al huerto, comenzamos dando un paseo por el mismo. Contemplan los diversos cultivos y nos detuvimos en ellos para que observaran y pudieran apreciar diferencias, detalles...¡Estaban gozosos! Descubrieron las tablillas con los nombres de las diferentes plantas y jugamos a adivinar que plantas eran.

Finalizado el paseo, nos sentamos y explicamos la tarea a realizar. Una plantación de lechugas. Pero antes… ¡hay que abonar la tierra y enriquecerla!. Las palas y el humus de lombriz les encanta. Todos quieron salir a coger y echarlo sobre la tierra. Así lo hicieron y gozaron. Después, les entregamos a cada alumno y alumna una lechuga para que observen y descubran las distintas partes de las plantas. Lo que más le llamó la atención fue el cepellón de la planta con la cantidad de raíces que se retorcían por todos lados. 

Atención niños y niñas, toca...¡plantar! Lo hicieron como expertos huertanos y además, se divirtieron. Terminaron como siempre… ¡echando agua con las regaderas!



Hasta otro momento, se despidieron.



Abono, lechugas y diversión





















Pequeños huertanos