miércoles, 24 de mayo de 2017

CAÑAS EN JUDÍAS

El tigmotropismo: judías y cañas





Alumnado 6ºA


Pintura en el Al-andalus



Sobre lo escrito





Del segundo modo de siembra y trasplante del arroz

Consistía en inundar las tierras hasta que el agua llegara a la altura de un palmo, esparciendo sobre ella la simiente; una vez que la tierra embebía el agua, se cubría el arroz con polvo menudo, esperando algunas horas hasta que dicho polvo embebía o se humedecía lo suficiente, para volver a inundar el campo, porque según decían “se haga estar el agua en aquellas divisiones continuamente y sin intermisión puesto que este grano quiere estar cuidado siempre en lagunas, y donde perpetua y continuamente haya agua embalsada”.
Agricultura Nabatea






Después de que las plantas de judías que el alumnado de 3ºA, sembrara y que ahora están algo crecidas, se hace necesario colocar las cañas para que las judías de enrame, puedan trepar por ellas.

Son los alumnos y alumnas de 6ºA quieres realizarán la tarea. Primeramente, les explicamos que ciertas plantas tienen un exagerado crecimiento y que requieren de ciertas tareas para acomodar los cultivos de las mismas. Así, les comentamos que la planta del tomate, tiene un crecimiento excesivo y con el fin de que no queden sus frutos arrastrando por el suelo, es por lo que se le colocan cañas. Sobre las cañas se van atando los tallos a las mismas. De esta forma los tomates, en este caso, quedan libres de la humedad del suelo que podría pudrirlos, de que cojan impurezas del suelo o que algunos bichos puedan dañarlos.

En el caso de las judías de enrame, el motivo de la colocación de las cañas, les aclaramos, que su tallo crece, igualmente, bien largo, pero la particularidad de estas plantas escque irán trepando por las cañas, pero que no será necesario intervenir sobre este proceso. Las judías de enrame poseen tigmotropismo, es decir, uno de los distintos tropismos que tienen las plantas.


El tigmotropismo está referido a la respuesta que la planta, en nuestro caso la judía de enrame, ofrece al tener contacto físico con algún tipo de material sólido. Les comentamos que si no colocásemos las cañas, las plantas de judía irían creciendo y en cualquier momento podrían sujetarse a algún tipo de elemento que se pusiera en contacto en su camino (otras plantas, árboles, vallas o cercados…) Es por tanto, la tarea de hoy, colocar una caña a cada planta para ellas, por sí mismas, vayan enroscándose sobre las cañas, seguir su proceso de desarrollo y finalmente, poder disfrutar de sus sabrosas vainas tiernas.


Siempre



Siempre
 

martes, 23 de mayo de 2017

ARRANCANDO MATAS

Se acabaron las habas





Alumnado 6ºA


Pintura antiguo Egipto


Sobre lo escrito




Sobre en qué tierras se plantan las verduras

El emplazamiento de las tierras puede variar. Hay quienes las sitúan en dirección al cierzo y las protegen del ábrego y del calor del sol con parapetos. En cuanto a las verduras invernales, les aprovechará más el viento y la tierra húmeda, mientras que a las verduras estivales les aprovechará la tierra seca.

Fragmento Tratado de Agricultura (Casiano Baso Escolástico)







Se acabaron las habas. Desde finales de septiembre y hasta mayo, casi todo un curso escolar, la plantación de habas se ha llevado el premio a la longevidad.

Las vimos nacer, crecer, florecer y fructificar. Fructificaron con tanta frescura como descaro. Las lluvías del pasado invierno vinieron como agua de mayo y las plantas no se hartaron de producir las deseadas habas. Antes, el desarrollo desmedido de las plantas llamaron la atención y sólo fue el presagio de la excesiva cosecha que produjeron.



Hoy, el alumnado de 6ºA puso término a un final anunciado y arracaron las matas con tanto afán como el suelo anhela volver a abrigar otro nuevo cultivo.





En el huerto, siempre hay que hacer: sembrar, recoger…,por eso, es entretenido y, también, divertido a la vez.

En el huerto nos lo pasamos muy bien. El que está siempre es el profesor Pepe. Pepe es muy gracioso, bueno y muy simpático. Siempre que vamos nos explica lo que tenemos que hacer. Hoy, hemos tenido que quitar las plantas de habas desde la raíz y luego, las fuimos llevando al cubo de basura del conserje.

Cuando terminamos, nos tomamos una foto al lado del espantapájaros.

¡Siempre nos divertimos mucho!

Elisabet 6ºA




Siempre hay que hacer













Siempre nos divierte mucho


lunes, 22 de mayo de 2017

PULGÓN VERDE

El pulgón verde en los frutales, fumigación, escarda y riegos en el huerto.



Alumnado 5ºB


Campesinos y heno (Camille Pisarro)


Sobre lo escrito



El señor Piojo

El señor Piojo
sólo tiene un ojo
y un chaleco rojo.

El señor Piojo
es un poco flojo
y está algo cojo.

El señor Piojo
mira de reojo a Gorgojo,
que es su hermano,
Y, también, está un poco cojo.
Alejandro 5ºB













Hoy hemos ido al huerto, primero fuimos al almacén para recoger las herramientas y a continuación, nos trasladamos a ver los árboles frutales. Allí vimos que el albaricoquero, el nectarino y el paraguayo tenían pulgones y a mi me daban asco, y a otros compañeros también. Estuvimos un rato observándolos y tomando fotos, después, los fumigamos con cebollajo.  El cebollajo tenía un olor muy raro, a mi no me gustaba esa olor.

Luego, nos fuimos al huerto, allí algunos compañeros escardaron y otros regamos. Y finalmente, dejamos las herramientas en el almacén y regresamos a clase.

Karla 5ºB








Primero fuimos al almacén, cogimos los materiales necesarios y nos fuimos al huerto de árboles frutales. En primer lugar vimos el granado y …¡tenía muchas flores preciosas!. Cogí una flor del suelo y luego la abrí.

El maestro Pepe nos enseñó que una de las enfermedades de algunos árboles frutales es el pulgón verde. Son como piojos, pero no son como los que se te ponen en el pelo. A mi me daban mucho asco. Había pulgón en el nectarino, en el paraguayo y en el albaricoquero.

Los pulgones desprenden algo parecido al aceite. Después, nosotros los fumigamos, supongo que a los pulgones no le habrá hecho mucha gracia. Cuando fumigábamos, olía fatal ¡Un poco más y me desmayo!

Después, nos fuimos al huerto y yo empecé a quitar hierbas con la azadita. Quité tantas que cuando acabé me dolía un montón la mano. Justo cuando terminamos me di cuenta que que mi compañera María había quitado fatal las hierbas y tuve que quitarlas yo. Al final, acabé satisfecho aunque también cansado.
Alejandro 5ºB








Hoy hemos ido al huerto toda la clase. Al principio, al salir de clase, hemos ido al almacén a sacar los cuchillos, escardillos, regaderas y el cebollajo.

Después de dejar las cosas en el huerto, nos fuimos a ver los árboles frutales y… ¡había una sorpresa para nosotros! La sorpresa era que los árboles frutales tenían pulgones. Yo me acerqué para verlos y eran…¡asquerosos!

Vimos tres árboles: el nectarino, el paraguayo y el albaricoquero. Descubrimos que las hojas estaban aceitosas. Yo con eso me quedé flipado. Entonces cogimos el perfumador con el cebollajo y fumigamos. Al expulsar el cebollajo, olía muy mal y mis compañeros se echaban hacía atrás. No podía contener ese aroma tan malo.

Luego, el maestro dejó a tres compañeras fumigando y los demás nos fuimos al huerto. El maestro hizo tres grupos. Un grupo quitaba las malas hierbas con el cuchillo en los bancalicos, otro grupo con los escardillos, quitaba las hierbas de los pasillos y el tercer grupo, estuvo regando las plantas aromáticas.

A mí me tocó regar con Juan Antonio, luego, se sumaron Jassine y Kautar. Cada uno llevábamos dos regaderas y regamos también, las zanahorias.

Ya casi terminando me cambiaron el puesto María y Natalia. Estuve con el escardillo y las hierbas, pero por poco tiempo, porque nos fuimos a clase.

¡Ha sido una aventura inolvidable!

Jesús 5ºB









El lunes, 8 de mayo, bajamos al huerto toda la clase. Lo primero que hicimos fue ir al almacén a por los materiales, después, llegamos al huerto y dejamos los materiales.

A continuación, el maestro Pepe nos enseñó tres árboles que tenían pulgón. Eran el albaricoquero, el nectarino y el paraguayo. Yo me quedé impresionada, porque los pulgones estaban en el envés de las hojas de los árboles. Había tantos pulgones que fumigamos los árboles. Kautar, Fátima y Karla se quedaron fumigando los árboles y los demás, nos fuimos al huerto.

En el huerto, el maestro Pepe nos dijo a María, Aya y a mí, que quitáramos las malas hierbas que habían en las plantas aromáticas. Los demás, algunos regaban y otros quitaban las malas hierbas de los pasillos y los bancalicos.

Por último, le dije al maestro si podía cambiarme con alguien para poder regar las plantas aromáticas.

Natalia 5ºB








Hoy ha sido un día fantástico. Fuimos todos al huerto.

Primero fuimos a ver los árboles frutales. Observamos el paraguayo, el nectarino y el albaricoquero, y vimos pulgones en los tres árboles. Fue asombroso, habían muchos pulgones. No sabía que habían tantos.

Después, algunos fumigamos, pero algunos no, porque no soportaban el olor del árbol. Karla, Kautar y yo fuimos quienes tomamos las fotos. Después, las tres nos quedamos fumigando y los demás en el huerto haciendo el trabajo que le tocaba a cada uno.

En el huerto, un grupo regaba, otro escardaba y otros removían la tierra. Todos tenían que hacer algo.

Me asombró y fue espectacular ver los pulgones y removiéndose por todos los lados.

Recogimos, pusimos todo en su lugar y nos fuimos a clase.

Fátima 5ºB











Cansancio y satisfacción



sábado, 20 de mayo de 2017

PARA SABER MÁS

Gregor Mendel






GREGOR MENDEL


Gregor Mendel

 Johann Mendel  nació el 22 de julio de 1822, en Hiezendorf, población llamada actualmente Hyncice, en aquel entonces pertenecía al imperio austro-húngaro y hoy, a la República Checa. Falleció el 6 de junio de 1884 en Brno.

Los primeros años de Gregor Mendel estuvo marcada por su contacto con la tierra y los cultivos. Desde bien pequeño aprendió los modos y técnicas básicas de la agricultura de su padre. Fue en su infancia cuando mostró su inclinación e inquietud científica y aprendió sus primeros conocimientos sobre la agricultura.

Sus padres eran unos humildes campesinos y granjeros que trabajaban las tierras cedidas por la Condesa María Truchsess-Ziel. Su padre fue un experto campesino que conocía los secretos de los injertos de distintos tipos de árboles y bien pronto, se los enseñó al joven Mendel. La brillantez que despertaba el joven, hizo que sus padres se esforzaran en ofrecerle las máximas oportunidades para educarlo. Los esfuerzos de sus padres le llevaron hacia una carrera eclesiástica donde podía estudiar sin ser una carga económica para sus padres y para él mismo.

Monasteerio St Tomás en Brno

En sus inicios, acudió a la escuela infantil de Heizendorf, donde estudió con el profesor Thomas Makitta. En aquella escuela el estudio y conocimientos de las ciencias naturales y la historia natural, fueron fundamentales en la educación del alumnado. El profesor Makitta disponía junto a la escuela de un huerto-jardín para la enseñanza de la apicultura y la fruticultura. En las tareas y dedicación al huerto escolar, el profesor recibía la ayuda del vicario Schreiber, un entusiasta del huerto. Ambas personas favorecieron la siembra de árboles frutales en el colegio y en otros sitios pertenecientes a la congregación eclesiástica e influyeron de manera notoria sobre Gregor Mendel. Aquellos años significaron que fuese un alumno bastante entregado y participativo en las experiencias y conocimientos sobre las ciencias naturales y en las tareas del huerto escolar. Mendel se interesó y puso su dedicación sobre diversos temas de ciencias naturales: la arboricultura, la fruticultura, la astronomía y la apicultura.

Toda la infancia de Gregor Mendel estuvo marcada por la pobreza y las penalidades. Cuando  tenía 21 años, en 1843, con la intención de evitar las penalidades y necesidades económicas por las que atravesaba su familia, ingresó en el monasterio agustino de Königskloster de Brünn y en 1847 fue ordenado sacerdote.

Huerto de la Abadía St Tomás
El monasterio agustino destacó por su exquisita educación y su actividad intelectual y muchos de sus monjes se dedicaron a la enseñanza en colegios, institutos y universidad. Además de la enseñanza, dichos monjes, se ocuparon en tareas de investigación en agricultura. Mendel que era un apasionado de las ciencias naturales y la experimentación y que, además, desde su infancia arrastraba un gran conocimiento sobre los modos y prácticas agrícolas, decidió iniciar en el huerto del monasterio sus trabajos de investigación con plantas para tratar de descubrir cómo se transmitían las características hereditarias. La mayor parte de su tiempo lo dedicó a a investigar la variedad, herencia y evolución de las plantas, y de manera especial los guisantes (Pisum sativum).

Después de largo tiempo de incansable y aguda observación sobre todo lo que pasaba en el huerto del monasterio, descubrió que la planta del guisante ofrecía todo lo que necesitaba para investigar sobre cómo se transmitían ciertos caracteres hereditarios en dicha planta. Así fue como Mendel se decantó por investigar los guisantes y las razones fueron:

1.    La planta era fácil de conseguir, de cultivar y su crecimiento es rápido.

2.    Existían diversas variedades de plantas con características claramente definidas. Destacaban el color de las flores y las semillas, la textura de las semillas...

3.    Las plantas del guisante tienen la capacidad de autofecundarse y originar descendencia fértil.

Huerto experimentación de Gregor Mendel

En su incansable dedicación en el huerto monacal, Mendel descubrió que todas las plantas de guisantes se diferenciaban en siete características fácilmente observables y que sólo se presentaran en una de dos formas posibles:

1.    El color de la flor: púrpura o blanco.
2.    La posición de la flor en la planta: en el eje del tallo o en su extremo.
3.    El tallo: largo o corto.
4.    La forma de la semilla: lisa o rugosa
5.    El color del guisante: verde o amarillo.
6.    La forma de la vaina: inflada o constreñida.
7.    El color de la vaina: amarillo o verde.

Distintos tipos de plantas del guisante

Mendel, durante una larga y minuciosa investigación, realizando sus experimentos cruzando plantas del guisante común, expuso sus conclusiones:

  1. Que la herencia de estos rasgos está determinada por “unidades” o “factores” que se transmiten sin cambios de padres a hijos, lo que hoy llamamos “genes”.
  2. Cada planta hereda una de tales unidades de cada uno de los padres.
  3. Un rasgo puede no hacerse presente en un individuo pero aun así, puede transmitirse a la siguiente generación.

Planta del guisante

En 1865 y 1866 los experimentos con guisantes de Gregor Mendel son publicados, pero en su época no tuvo ninguna acogida y fue hasta olvidado. Fue después de su muerte cuando sus experimentos y trabajos fueron reconocidos y gracias a ello, fue reconocido como el “padre de la genética“. Mendel sentó las bases de la genética y se convirtió en una figura esencial en la historia de la ciencia. Con los trabajos de Mendel, se elaboraron posteriormente un conjunto de reglas que aclaraban la herencia, lo que hoy conocemos como las Leyes de genética de Mendel.


Hoy día, los estudios y las aportaciones de Mendel a la biología constituyen un ejemplo sobresaliente de la correcta utilización del método científico. Sus trabajos han permitido describir las leyes fundamentales de la herencia. Gracias a las leyes de Mendel, fue posible conocer los mecanismos de la herencia en organismos de reproducción sexual y explican la transmisión de la herencia genética. Es decir, explican las reglas básicas sobre la transmisión por herencia de las características de los padres a sus hijos. 

Gregor Mendel y sus experimentos con guisantes

jueves, 18 de mayo de 2017

MALAS HIERBAS, RIEGOS Y COSECHA

Las malas hierbas, los riegos y la cosecha





Alumnado 3ºA


Hombre en un campo de maíz (Jonathan Eastman Johnson)


Sobre lo escrito




Del primer modo de siembra y trasplante del arroz

Mezclando las simientes por desgranar con polvo de la misma tierra en la que el agricultor la quiere sembrar, haciendo esa mezcla humedecida con agua formando bolitas, las cuales se ponían en hoyitos que se habían hecho previamente en terreno arado o en las zanjas, que debían estar en terreno en declive. Una vez plantado se cubría con una cantidad de tierra suficiente como para ocultarla a la vista de los pájaros, operación que debía hacerse una vez puesto el sol, regando a la mañana siguiente.

Agricultura Nabatea








Hoy hemos ido al huerto del Cervantes y, hemos hecho muchas cosas: recolectar habas, regar, quitar malas hierbas…

Pepe nos ha enseñado una cebolla partida y hemos visto cuantas capas tenía.

A mí me han dado habas y voy a hacer “michirones”.

Me ha encantado y me gustaría ir de nuevo.

Álvaro Martínez 3ºA







Hoy miércoles hemos ido al huerto. Pepe nos ha mandado a quitar malas hierbas, a recoger las habas y regar.

Yo quité malas hierbas y también regué.
Me divertí mucho. Comí habas y estaban muy ricas y las más pequeñas estaban super, super buenas. Álvaro se llevó un montón y me dio unas pocas.

Me ha gustado mucho, espero ir otra vez al huerto.

¡Me encantó el huerto!

¡Espero que lo cuidemos todos los alumnos!

Santiago de la Cruz Herrera 3ºA







Hoy hemos ido al huerto de nuestro colegio. Al principio, el profesor Pepe, que es el que se encarga del huerto, nos explicó las partes de la cebolla, que eran el tallo y la raíz.

Después sacamos las malas hierbas. Yo las saqué con un cuchillo y cuando terminamos de sacar las malas hierbas unos se pusieron a regar, otros a recolectar habas. Yo, al principio, me puse a regar, pero habían muchas personas, así que me puse a recolectar habas.

Cuando me puse a recolectar habas, me encontré a una oruga en las hojas. Cogí un montón de habas y la mayoría eran grandes.

¡Ojalá pudiera ir todos los días!

Laura García 3ºA







Hoy hemos al huerto y hemos quitado las malas hierbas, luego, nos ha dicho el maestro Pepe que cogiéramos con mucho cuidado las habas. Después, nos pusimos a regar los árboles frutales. A continuación, nos ha enseñado todas las parted de la cebolla. Por último, nos hemos hecho una foto con el espantapájaros.

A Álvaro le ha tocado llevarse habas para que haga una receta y la receta es de michirones.

Las habas estaban buenísimas y también, estaban pero que muy gordas las habas. Aimane se ha llevado un montón de cebollas que le dio el maestro Pepe, el jefe del huerto.

Yaiza Mínguez 3ºA








Hoy miércoles hemos bajado al huerto la mitad de la clase, porque la otra mitad le tocó ir a la sala de ordenadores.

En el huerto hemos quitado las plantas pequeñas y en otras plantas que se llaman habas hemos cogido sus habas. Por último, hemos regado unas plantas y los árboles frutales que están al lado del huerto.

Cuando habíamos terminado todo, el maestro Pepe nos ha hecho una foto con el espantapájaros.

Me gustó mucho el huerto y me gustaría ir todos los días al huerto.

Salma Laaouissi 3ºA







Hoy miércoles hemos ido al huerto y el maestro Pepe que es quien nos acompaña nos ha enseñado una cebolla, y que es el tallo de la planta. Después, hemos cogido unas palas que no me acuerdo como se llamaban y con ellas quitamos las hierbas de los pasillos.

Luego, después de quitar las hierbas nos hemos comido algunas habas y como estaban muy ricas las hemos recolectado. Álvaro, el de mi clase, se llevó todas las habas para hacer “michirones”. Cuando recolectemos las habas, regamos las plantas.

¡Me encantaría ir otra vez!

Álex López 3ºA








Hoy hemos ido al huerto y me lo he pasado muy bien. He regado, he cortado hierbas y he cogido habas. También, he visto un gusano negro.

Cuando iba a regar me he regado mucho y las habas que hemos recogido eran para “michirones”. Algunas habas eran muy grandes y otras muy pequeñas.

¡Me lo he pasado muy bien!

Sofía Pol 3ºA






¡Me encantaría ir otra vez!