jueves, 26 de febrero de 2015

LOS ENCURTIDOS


Para saber más




LA CONSERVACIÓN DE HORTALIZAS: LOS  ENCURTIDOS



Desde hace cientos de años, griegos, romanos, egipcios…se preocuparon por garantizarse el consumo de hortalizas y frutos en determinados momentos en los que escaseaban o no se disponían porque estaban fuera de la época de cultivo. Generalmente, era la época de invierno en la que disminuía la producción de alimentos provenientes de las huertas o   simplemente, se carecía de ellos. Así, a lo largo de la historia, las sociedades humanas, en su constante cambio social y desarrollo humano, con el fin de mejorar sus condiciones de vida y de cubrir sus necesidades básicas para alcanzar una mejora de su calidad de vida en perfecta armonía con su medio, sin dañarlo ni alterarlo, pretendieron descubrir y averiguar de qué manera podrían conservar hortalizas y frutas durante la época de cultivo y recolección y por tanto, garantizarse el consumo de las mismas, en la época invernal.


Mediante la observación y analizando los fenómenos naturales que ocurrían a su alrededor y sin darse cuenta, ni tampoco entendiendo, los procesos físicos y químicos que ocurrían y que retrasaban la putrefacción de los alimentos, fue como descubrieron aquellos hombres y mujeres, distintos modos de conservar los mismos. Entre los variados modos de conservación destaca el encurtido de frutas y hortalizas.

¿Qué es el encurtido de frutas y hortalizas?

El encurtido es un proceso consistente en colocar y mantener a ciertas hortalizas y frutos en una solución de agua, sal y vinagre para su posterior consumo. El encurtido permite conservar alimentos durante varios meses y mantenerlos con todas sus características nutritivas en perfectas condiciones. De esta manera, en épocas o períodos de tiempo en los que no es posible cultivar, por razones climáticas (frío) o desastres naturales (desbordamientos de ríos, sequías, plagas sin control…), se pueden tener ciertos frutos y hortalizas para consumirlas.

¿Cómo se elaboran los encurtidos en agua, sal y vinagre?

El encurtido de frutas y hortalizas es una técnica de conservación bastante antigua y que en nuestra tierra de Molina de Segura, se ha venido realizando desde tiempos remotos. 

Nuestros antepasados, abuelos y abuelas, solían conservar alimentos, fundamentalmente, pimientos y tomates verdes en agua, sal y vinagre, con la finalidad de prolongar la vida de dichos frutos que cosechaban en sus huertas y que consumirían en la época fría de invierno.

El pimiento en diversas variedades (amarillo, guindilla, bola, italiano, morrón…) de nuestra huerta molinense, ha sido históricamente, uno de los cultivos abundantes por sus cualidades en la cocina, llenando de color y sabor a sus platos, y por los recursos económicos que proporcionaba a las familias de nuestra huerta. Principalmente, el pimiento de bola (también llamado ñora) fue antaño dueño y señor de bancales en nuestra huerta, desde su siembra en las almajaras, durante su cultivo, su cosecha y acabando con su secado para la elaboración del pimentón.


Durante los meses de verano (julio, agosto y septiembre) se cosechaban los pimientos, y nuestros mayores, huertanos y huertanas los consumían en su estado natural y al mismo tiempo, también elaboraban las conservas de pimientos en aguasal y vinagre. Esos pimientos encurtidos fueron y siguen siendo la delicia para acompañar los excelentes guisos que han caracterizado y aún siguen protagonizando la cocina de nuestro pueblo: arroz y habichuelas, potaje de acelgas, olla gitana, lentejas con chorizo…


La elaboración de encurtidos es bien sencilla y rápida. La podemos emplear en una gran variedad de hortalizas como: cebollas, coliflor, zanahoria, apio, pimiento, tomate verde, brócoli, etc. Para ello se requiere:

  • Alguna variedad de hortalizas de las anteriores mencionadas
  • Agua
  • Sal
  • Vinagre de vino blanco
  • Recipiente vidrio o plástico
                           


El modo de preparación es bien sencillo:

  • Se cogen los pimientos para conservar y se lavan muy bien con agua. Se corta el rabo que lo une al tallo y se hace un corte en la parte inferior del pimiento para que pueda entrar el líquido de aguasal y el vinagre.
  • En un recipiente se realiza una solución de agua salada. Para saber la cantidad exacta de sal en el agua, se coge un huevo e iremos añadiendo sal hasta que el huevo flote. En ese momento, la solución de agua salada estará lista.
  • Sobre otro recipiente (cristal o plástico) vamos colocando los pimientos, lavados y con el corte en la parte inferior, poco a poco y apretando cuanto podamos para reducir al máximo los huecos del recipiente.   
  • Llenamos el recipiente con el líquido de aguasal y añadimos un poco de vinagre. Deberemos revisar el nivel del líquido en el recipiente, pues, irá bajando y por tanto, hay que completar con más líquido hasta llegar al borde.
  • Reservaremos el recipiente con los pimientos, preferentemente, en un lugar seco y oscuro. En cuestión de dos semanas, estarán listos para consumir.
Importancia del vinagre y la sal en los encurtidos

El vinagre es un líquido de sabor agrio producido por la fermentación ácida del vino y compuesto principalmente, por ácido acético y agua.
En la elaboración de encurtidos el vinagre se presenta como elemento fundamental por sus propiedades antisépticas, ya que impide que se desarrollen microorganismos patógenos o bien, los mata. Estos microorganismos, que sólo son visibles a través del microscopio, son los causantes de enfermedades infecciosas. Además, el vinagre impide la descomposición o putrefacción del fruto u hortaliza que queremos conservar.


En cuanto a la sal, es una sustancia blanca, cristalina de sabor desagradable, que se disuelve perfectamente en agua y que se emplea como condimento en cocina. Junto al vinagre, es elemento esencial en la producción de encurtidos pues, ayuda a mantener la dureza y solidez de los frutos y hortalizas y les proporciona sabor.

El vinagre y la sal, por tanto, se convierten en sustancias esenciales en los encurtidos y además, son productos completamente naturales, lo que nos garantiza que los encurtidos son un producto, cien por cien, natural.



martes, 24 de febrero de 2015

RECETAS

Una receta para… 
¡Rábanos!
Bocaditos de rábanos y queso
                            Ana 6º B

Ingredientes      

·        Rábanos                                       
·        Queso de untar
·        Limón
·        Tartaletas
·        Perejil



Elaboración


Se ralla y se escurre el limón

   


Se mezcla el queso, el zumo de limón y la ralladura de limón.


Vamos echando la mezcla a las tartaletas.


Una vez lavados los rábanos, se cortan bien finos y se colocan en las tartaletas.




Por último, se decora con perejil.



¿Queréis probar?

Una receta para…
 ¡Coliflor!
Pava cocida y gratinada
                            José María 4º B

Ingredientes

·        Pava
·        Queso
·        Aceite
·        Sal
·        Agua

Elaboración

Lavar y cortar la pava.


Ponerla a cocer con agua sal y aceite.



Cuando este cocida quitarle el agua y echarla en un bol.



Echarle queso por encima y gratinarla en el horno.




¡Rica, rica, rica receta!

Una receta para…
¡Ajos tiernos!
Revuelto de champiñones con ajos tiernos
                            Fernando 5º B



Ingredientes     
·          2-3 cucharadas de aceite.
·        Una pizca de sal.
·        1Kg de champiñones.
·        8-12 ajos tiernos.
·        4 huevos frescos.













Elaboración


1.   Troceamos los ajos ya pelados.


2.      Lavamos el champiñón, escurrimos y troceamos en láminas.

3.      Batimos los huevos.


4.      Freímos muy bien los ajos y cuando estén bien fritos echamos el champiñón.


5.      Vertimos los huevos batidos a la sartén y removemos.



6.      Echamos una pizca de sal y ¡listo para servir!






Sencilla, eh... ¡pues a cocinar!

domingo, 22 de febrero de 2015

PLANTACIÓN MELOCOTONEROS Y ALBARICOQUEROS

Plantación melocotoneros y albaricoqueros

Alumnado: 4º B e infantil 5 años A



Melocotón



Nombre científico: Pronus persica
Familia: Rosáceas

El melocotón es originario de China y de allí se extendió por Europa.
En China el melocotón era muy apreciado por sus propiedades rejuvenecedoras. Era considerado como símbolo de la inmortalidad.
Entre sus virtudes está la de tener propiedades anticancerígenas. Igualmente, su riqueza de carotenos le convierte en una fruta que protege a nuestras arterias  y es fuente de vitamina C.
El melocotón también, es conocido con el nombre de durazno en América Latina.






Albaricoque



Nombre científico: Pronus armeniaca
Familia: Rosáceas

El albaricoque es una fruta originaria de China. Su cultivo en china se remonta unos 3.000 años antes de Cristo, de allí, fue introducido en Europa por los romanos.
El melocotón es ideal para niños y niñas, pues, ayuda en su crecimiento óseo, los tejidos y en su sistema nervioso.
Los albaricoques se conservan en seco y son un excelente
 de éstos.
También, se consumen los albaricoques secos y son muy usados en resposteria, conocidos como orejones, principalmente, para preparar postres.









En el día de hoy, nos fuimos a nuestro huerto de frutales. Es la época en la que tradicionalmente, en nuestra huerta de Molina de Segura, siempre se plantaron los frutales, generalmente, llamados de hueso: albaricoqueros, melocotoneros y ciruelos. En nuestro huerto, vamos a revivimos una plantación como las de antaño.

En primer lugar, hablamos sobre las dos variedades de árboles frutales y después, les mostramos los ejemplares a plantar, haciendo hincapié en delgado tronco sin muchas ramas y el penacho de raíces sueltas.

Les explicamos que en esta época de invierno, se pueden plantar árboles con raíz suelta como: perales, ciruelos, granados, manzanos, nectarinas, melocotoneros, chatos, albaricoqueros…y que guardando que cada árbol mantenga humedad, lo más seguro que no tengamos problemas para que llegada la primavera los veamos vestirse de hojas e ir creciendo.

Les contamos que cómo el suelo está bastante duro y fuerte, tuvo que venir un operario del ayuntamiento para hacer los hoyos donde vamos a plantar los árboles. Seguidamente, contamos como llevaremos a cabo la plantación y nos ponemos manos a la obra, siguiendo estos pasos:

Primero: sobre los hoyos cavados en la tierra ponemos un colchón de abono orgánico en el fondo.


Segundo: colocamos el árbol en el centro del hoyo y procurando que el brote injertado quede por encima el suelo.


Tercero: Un alumno o alumna sujetará el árbol para que quede bien parado y erecto.


Cuarto: El grupo de alumnos va rellenado el hoyo con abono orgánico mezclado con tierra.




Quinto: Una vez relleno el hoyo con tierra y abono orgánico, dos alumnos o alumnas pisan la tierra para que quede un poco apretada.


Sexto: Se riega abundantemente con agua y advertimos al alumnado que la humedad debe mantenerse para garantizar el agarre de las raíces en el suelo.








Séptimo: Clavamos una caña junto al árbol para que éste, quede fijo y así evitar que se pueda caer, doblar o torcer mientras que no eche raíces y agarre.

Sólo nos queda, les decimos a los niños y niñas, esperar a que llegue la primavera, entonces veremos como van brotando las hojas y creciendo pequeñas ramas en los árboles.


¡Cuidemos con esmero y así los veremos!



Que empiece la función...
sopla fuerte el levante.






martes, 17 de febrero de 2015

SIEMBRA PATATAS DESIREE

Siembra patatas Desiree

Alumnado: 6º B


Patata



Nombre científico: Solanun tuberosum
Familia: Solanáceas

La patata es originaria de la zona andina de Chile y Perú, hace unos 8.000 años y fue introducida en España y posteriormente en Europa, después del descubrimiento de América.
Junto al trigo, maíz y arroz, la patata es el alimento más consumido en el mundo.
Al principio, fue considerado como el alimento de los pobres y acabó siendo protagonista en poner remedio a las hambrunas que, a lo largo de la historia, asolaron Europa.
Un plato tradicional de la cocina española es la tortilla de patatas, también, llamada tortilla española.



Como mandan los cánones fijados por la costumbre de nuestra huerta de Molina de Segura, a mediados de enero, hay que sembrar las patatas. ¡Y así lo hicimos!

Elegimos una patata roja, la variedad Desiree. Explicamos al grupo de alumnos y alumnas que la siembra de patatas es una labor bien sencilla.

En primer lugar, mostramos y entregamos la patata Desiree a cada uno de nuestros pequeños huertanos y huertanas para que la observen. Hacemos hincapié para que busquen las zonas de la patata donde se sitúan las yemas que posteriormente germinarán.  Repartimos unas lupas para que la observación sea más precisa y no les lleve a confusión. Además, nos encontramos con algunas patatas que empiezan a “grillarse”, es decir, comienzan a engrosarse la yema de la patata, lo cual significa, que posteriormente empezará a brotar el tallo y enraizar. Los alumnos y alumnas van descubriendo las yemas de las patatas y en algunas de dichas yemas, se advierte el pequeño grillón.

A continuación, indicamos al alumnado que para sembrar las patatas hemos de enterrar un trozo de ellas. ¡Pero, atención! Hay que llevar mucho cuidado en trocear las patatas para sembrarlas, pues cada trozo ha de llevar, al menos, una yema, sobre la cual, pasado un tiempo, empezará a brotar el tallo que saldrá a la superficie del suelo y las raíces se desarrollarán debajo de la tierra tomando el agua y los nutrientes que irá repartiendo por toda la planta.

Seguidamente, vamos cortando las patatas en trozos y los alumnos y alumnas, con su lupa van averiguando si tienen o no, la yema y asegurarnos que germinarán.

Sobre el lugar de la siembra, es decir, en la propia tierra, comentamos que es necesario hacer, con ayuda de una pequeña azada, un pequeño canalillo en el suelo. Sobre dicho canalillo se irán colocando los trozos de patatas cortadas previamente, y separados  los trozos unos quince centímetros y procurando que la parte del trozo de patata, que contiene la yema, quede hacia arriba. Para asegurarnos de la separación de los trozos de patata, nos ayudamos con unos pedazos de caña. Nos servirán para mantener la distancia entro las patatas.

Finalmente, cubrimos con tierra la hilera de patatas y hacemos un caballón. Como la tierra está aún bien húmeda, dejaremos pasar algunos días para hacer el primer riego.


Ahora solo nos queda esperar. Después de tres meses, aproximadamente, tendremos las primeras patatas del año Eran las diez y media de la mañana pero aún bastante frío y el alumnado, así lo expresaba. Las primeras patatas ecológicas.


Cuando se enciende la tierra con las manos que la trabajan




Tengo la suerte de acercarme cuando estás a mi lado 


Tengo la suerte de acercarme tanto que no te asustas


y siempre que me acerco, tú te acercas


Siento que tengo que dejarte para volver a encontrarte


Con la pericia que nos regalan los días


nunca faltarán manos que abriguen la tierra


que cobijen el gozo de quien la cultiva


para que sin querer mirarla


sentirla y quererla.

Huerto, te has adueñado de mi