lunes, 13 de julio de 2015

CANCIONES PARA UNA DESPEDIDA

Canciones para una despedida

Alumnado 6º B


Ante la presencia de Ulises, Laertes, su padre, le dijo:

-          Si en verdad eres mi hijo Ulises y has llegado aquí después de veinte años de ausencia, dame un claro indicio para que pueda creerte.

Ulises le contestó:

« Te voy a señalar los árboles, de la bien cultivada y florida huerta, que me regalaste en cierta ocasión. Yo siendo niño, caminaba contigo por ella y te seguía por todo el huerto, te hacia mil preguntas, tú me mostrabas las plantas y me ibas diciendo el nombre de cada uno de los árboles; diez manzanos y trece perales me diste, de higueras hasta cuatro docenas; de liños de vides contaste medio ciento también para mi, producía cada liño sin cesar –aun en ellos hay gajos de todas sazones – según iban viniendo de arriba los tiempos de Zeus»
Canto XXIV, La Odisea (Homero).



Hoy después de dos años en nuestro huerto escolar, el alumnado de 6º B ha querido dejarnos unas letras que responden a sinceros sentimientos y profunda ternura que en este tiempo han vivido, experimentado y sentido




Cuándo vamos al huerto me lo paso muy bien: regando, plantando, recolectando etc. Me gusta ir allí porque me encantan las plantas.

A veces vamos a una aula donde hacemos experimentos como: plantación por esquejes y semillas, el compost, las lombrices, los encurtidos etc. 

Hemos hecho recetas con productos del huerto para luego publicarlas en el blog.

También,  hemos hecho un concurso de mascotas para nuestro huerto, y ya tenemos mascota, es Lola, la lombriz exploradora.


      Ana Mondéjar 6º B







La zona de las compost es mi sitio favorito del huerto, pues me encanta ver como cada día se van descomponiendo las partes de las frutas, verduras, restos de las plantas del huerto. Cada día voy visitando los contenedores del compost para ver los nuevos restos que se van echando.  Pepe nos dice que cuando se van descomponiendo los restos orgánicos no huelen mal, pues el compost tiene un suave y peculiar olor a bosque húmedo.

Al visitar un día las composteras olían fatal. Le pregunté a Pepe que por qué olía tan mal y me dijo que hay exceso de humedad y entonces hay que añadir materiales secos al compost y removerlo.

Pepe y yo solemos meter la orqueta en el compost para remover y que se vayan mezclando bien los materiales húmedos con los secos, pues si hay muchos restos orgánicos húmedos sale un líquido negro viscoso.

Un día removiendo la compostera la basura que estaba en el fondo, era de color negro y noté un calorcito, pues al tocar la basura sentí su calor.

Quisiera venir el próximo curso, a principio de curso, para ver cómo se ha realizado el compost y no me olvido que Pepe me tendrá que dar una bolsita para llevarla a casa.

                                                                      
                    Alex 6º B                                      

                     



Siempre que voy al huerto se me pasa el tiempo volando porque me lo paso muy bien. Pepe siempre dice que es un aula de aprendizaje al aire libre. Para mí, eso es cierto. Lo que más me gusta es plantar, sembrar y regar. Además, me encanta ir con mis compañeros y compañeras, pues aprendemos y nos divertimos.



                          
                                   Ikran 6º B







Cuando estoy en el huerto pienso que estoy en un sueño, porque al ver esas plantas verdes me siento libre. Lo que me gusta del huerto es sembrar, plantar y sobre todo regar. Regar es mi actividad favorita.

No olvidaré la experiencia de extraer semillas de pepino. En primer lugar, cortamos el pepino por los lados y la mitad y además, nos aseguramos de no dañar las semillas de dentro. Después, pusimos las semillas en un tarro de cristal. Cuando pasaron unos días, lavamos las semillas con agua y las dejamos secar sobre un folio. Cuando estuvieron secas las metimos en bolsas pequeñas de plástico para guardarlas. Eso sí, con su nombre y la fecha.


                                                                                                                        Assa 6º B






Mi experiencia en el huerto ha sido muy divertida y graciosa, pues allí plantamos y sembramos. Los tres años que llevo en el colegio ha sido con el huerto y me lo he pasado muy bien.

Este año nos despediremos del huerto porque nos iremos al instituto y espero que les guste el huerto a los pequeños del colegio y se diviertan como lo hemos hecho nosotros.


                                                                                                                      Pablo 6º B






Este curso, los jueves, he ido al huerto con mi tutor Pepe y algunos de mis compañeros y compañeras de mi clase. Me gusta mucho plantar varios tipos de hortalizas, remover la tierra y regar.

Lo que no me ha gustado nada ha sido cortar los tallos de las habas porque estaban sucias y húmedas y me mancho.

Las hortalizas que hemos plantado, las hemos podido llevar a casa para hacer recetas de cocina.

Lo que más me ha gustado ha sido aprender nuevas cosas sobre las hortalizas, cómo se plantan, se siembran y los nombres científicos de hortalizas. Todo eso nos lo explicó nuestro maestro Pepe.

Me hubiera gustado cosechar fresas pero no ha habido muchas.


                                                                                                                    Reinaldo 6º B







Mi experiencia en el huerto ha sido muy divertida. Íbamos los jueves al huerto y ha sido una experiencia muy interesante y también, hemos aprendido muchas cosas, por ejemplo: plantar, sembrar, recoger los frutos y las hortalizas correctamente.

Nuestro maestro trajo un producto llamado cebollajo que servía para fumigar las plantas. El cebollajo lleva ajo y cebolla y huele muy mal.

Muchas veces hemos tenido suerte y si habían frutos y hortalizas  para recoger, las recogíamos, como por ejemplo: judías, habas, pimientos…

Cuando nos tocaba huerto nos alegrábamos mucho, pero cuando no nos tocaba nos enfadábamos y mi compañero José, todavía más. A mí, lo que más me gustaba hacer en el huerto era regar las plantas y fumigar con el producto del cebollajo.

Va a ser una pena no seguir el próximo año aprendiendo en el huerto.


                                                                                                                     Daniel 6º B





Ha sido una experiencia interesante y divertida. Hemos aprendido muchísimo como: sembrar, remover la tierra…También hemos hecho experimentos con algunos temas relacionados con el huerto. Poco a poco hemos ido viendo como han ido evolucionando las plantas y cuando han estado para cosechar nos hemos llevado algunos productos para hacer en casa recetas con ellos.

Ha sido una experiencia en la que nosotros aprendimos sobre muchas cosas que antes no sabíamos.


                                                                                                                   Cristina 6º B






Lo que más me gusta es salir con mi grupo al huerto, pues nos divertimos y además, trabajamos. Sembramos, plantamos, regamos, quitamos malas hierbas, removemos el compost etc. A mí lo que más me gusta es regar porque es muy divertido. A veces, el profe nos da productos del huerto como, lechugas, rábanos, pimientos y muchas cosas más, para que hagamos recetas de cocina en casa.


                                                                                                                    Beatriz 6º B





Estos tres años que he estado en el colegio me ha encantado salir al huerto, bueno, menos en cuarto, que no salíamos.

Me encanta salir al huerto porque me gusta sembrar y plantar y además, porque me lo paso muy bien con mi maestro en el huerto. También me gusta regar y remover la tierra. Pero lo que menos me gusta es quitar las malas hierbas, tampoco es tan malo pero prefiero otras cosas. Además, los experimentos que hicimos fueron fantásticos.

Un día en el aula-taller hicimos un experimento con lombrices que cogimos del huerto. Las observamos, analizamos y opinábamos sobre ellas.

También, hemos puesto varios cajones para recoger los desechos orgánicos de los almuerzos, del comedor, de las hojas secas de los árboles del patio y los restos de plantas del huerto. También echamos en los cajones paja para que se mezcle bien con los restos orgánicos y que se haga un buen abono para el huerto. A mi amigo Alex le encanta ir a la zona del compost y remover los cajones.

Un día nos tocó hacer un experimento y lo hicimos con lombrices, sí con lombrices, como lo estáis oyendo. Al principio yo también, me quedé como sorprendido, ¿cómo que lombrices?

Intentamos ver cómo iban a poder sobrevivir en un tarro de cristal con distintos colores de tierra. Pusimos las lombrices en el centro del tarro y hojas secas encima de la tierra. Luego dimos nuestra opinión sobre las lombrices, diciendo cosas sobre ellas, como por ejemplo, las cosas buenas y malas de las lombrices. Yo dije que daban ganas de aplastarlas y mis compañeros y compañeras otras cosas.

Me encantó el experimento pues después de una semana las lombrices seguían vivas, la tierra estaba toda revuelta y con varias galerías hicieron las lombrices.


                                                                                                                        Badr 6º B





Mi experiencia en el huerto ha sido una experiencia inolvidable. Hace dos años que llegué a este colegio. En mi colegio anterior no había huerto. Me han hecho mucha ilusión todas las actividades que hemos realizado con motivo del huerto. Nunca me imaginé que iba a ser tan divertido y que iba a aprender tantas cosas como por ejemplo: que la patata es un tubérculo y que no sólo tiene una yema, hacer fungicidas ecológicos, algunos experimentos como conservar alimentos para que duren más tiempo etc.

Me ha gustado la experiencia de regar, plantar, sembrar, cavar, recolectar etc… También, me ha encantado comer los productos que hemos cultivado, pues en casa y con  mi familia, hemos realizado diversas recetas.

                                                                                                                        Alba 6º B

UN NUEVO DESCUBRIMIENTO: “EL COMPOST”

Cuando el profesor dijo que iba a hacer compost no tenía ni idea de lo que era y además teníamos que guardar los restos orgánicos del almuerzo en un cubo. En ese momento pensé que el compost era como una especie de basura que serviría para reciclar. Pero cuando nos explicó lo que era el compost, pensé que mi idea no tenía nada que ver con lo que era, ya que este es la agrupación de restos orgánicos que enriquece el suelo y es el mejor abono natural.

Después de saber lo que era el compost, sabía que íbamos a tener un huerto ecológico, esa idea me gustó y además nosotros también participábamos.

Lo hacíamos de la siguiente manera:
Cinco minutos antes de que tocara la sirena para salir al recreo dos compañeros, cada día dos diferentes y siguiendo el orden de lista, cogíamos los cubos y los poníamos en el patio para que los niños echaran los restos del almuerzo y una vez terminado el recreo los dos compañeros cogían los cubos y los echaban en la compostera. Así todo el curso. Los productos que no se podían echar en la compostera eran los materiales cocinados como carnes  y pescados y papel de revista.

De esta experiencia de realizar compost, he aprendido a hacer abono natural, divirtiéndome y adquiriendo nuevos conocimientos.


                                                                                                                        Alba 6º B






A mí me encanta el huerto porque aprendemos más cosas de las plantas. En el huerto plantamos cebolla, ajos, tomates, habas…Siempre me lo paso genial y me gusta mucho plantar, regar, abonar con estiércol de caballo, quitar hierbas y recoger las cosechas. Me ha gustado mucho recoger guisantes porque me gustan mucho y además, saben mejor que los que compra mi padre en el mercado. Algunas veces, llevé guisantes a mis hermanos y los comían con ganas. Las habas del huerto están riquísimas y da gusto de comerlas.

Estoy segura que el año próximo echaré de menos el huerto, pues ya me voy al instituto.


                                                                                                                     Fadwa 6º B






Desde que empezamos a salir al huerto nos hemos divertido mucho y hemos hecho muchos experimentos que me han gustado mucho. El experimento que más me encantó fue el que hicimos con lombrices. Se trataba de meterlas en tarros con tierra y averiguar lo que harían. Me sorprendió que hicieran túneles en la tierra y removieran toda la tierra. Mi sorpresa fue porque creía que no iban a sobrevivir y se ahogarían en el tarro, pero no fue así, y eso me gustó del experimento.

En el experimento pusimos encima de la tierra restos de hojas secas y después con las lombrices dentro del  tarro, cubrimos el tarro con una bolsa negra para que estuvieran en la oscuridad como están debajo de la tierra en nuestro huerto. Cuando quitamos la bolsa se habían comido las hojas secas.


                                                                                                                Valentina 6º B






En el huerto he hecho muchas tareas como: plantar, sembrar, regar, remover la tierra, arrancar las malas hierbas, cortar plantas para el compost, recolectar frutos  etc. Pero mi tarea favorita es arrancar las malas hierbas con la azada de Pepe. Regar es lo que menos me gusta, pero cuando lo hago soy la que más se moja. Con algunos frutos del huerto hemos hecho experimentos como extraer sus semillas para volver a plantar el mismo fruto y también, conservar pimientos de campanilla en vinagre. A eso se le llama encurtidos y para hacerlo necesitamos un huevo. Pero no es que se lo tengamos que echar dentro del tarro de cristal con los pimientos, sino que el huevo se necesita para hacer el agua salina con la intensidad perfecta. Cuando el agua ya está lista, hay que meter la mano para coger el huevo, menos mal que no me tocó a mi, sino a Valentina. También, se echa vinagre en un bol grande y se echan los pimientos de campanilla. Ahí si tuve que meter las dos manos. En cuanto las saqué fui a lavármelas. No pude remediarlo.



                                                                                                                   Susana 6º B




Sembrando conocimiento y sabiduría





miércoles, 8 de julio de 2015

EL COMPOST

Rincón de experimentos
   14. Elaboración de compost.  


Después de la toma de decisión de llevar a cabo esta experiencia en el centro, preparar todo el material necesario y planificar la experiencia, es a partir del segundo trimestre del presente curso escolar, cuando ponemos en marcha el proceso de elaboración de compost.

En dicha experiencia está involucrado todo el alumnado, profesorado y cocina del centro.

¿Qué pretendemos realizar con este experimento?

·        Que nuestro alumnado sepa qué es el compost
·        Qué se utiliza para hacer el compost.
·        Quiénes son los responsables de transformar y alterar la materia orgánica
·        Qué materiales se utilizan para hacer el compost.




Parar qué realizamos nuestro experimento:

Por medio de la realización de esta experiencia queremos que nuestro alumnado observe y descubra:

·        Que podemos obtener abono natural para nuestro huerto escolar ecológico
·        El proceso de elaboración del compost
·        Que nuestros alumnos y alumnas se conciencien de que la elaboración de compost, como abono natural y orgánico, se convierte en una buena práctica ambientalista, ya que se trata de recuperar materia orgánica a partir de los desechos originados por todos y cada uno de nosotros, y que posee un magnífico valor para el desarrollo sostenible de nuestro planeta y una alternativa a la contaminación y otros problemas medioambientales.

Materiales:

  1. Contenedores de plástico y madera   
  2. Cubos                                                           
  3. Paja
  4. Orqueta de madera
  5. Materia orgánica de desecho de almuerzos, cocina, huerto y restos de hojas y ramas del colegio.

Procedimiento:

  1. Colocar los contenedores en lugar seguro y cubierto que evite que se mojen con el agua de lluvia
  2. Colocar cada día varios cubos en el patio del colegio para la recogida selectiva de materia orgánica de los almuerzos de nuestro alumnado.
  3. Colocar un cubo en la cocina de nuestro centro para recoger la materia orgánica sobrante de la cocina y comedor
  4. Cada día dos niños o niñas son responsables de colocar los cubos antes de la hora del recreo y a la finalización del mismo, llevar los cubos a la zona de compostaje para verterlos sobre los contenedores.
  5. El conserje del centro reservará las hojas de los árboles recogidas para ir incorporando a los contenedores del compost.
  6. Recolectar los restos de hierbas y plantas de nuestro huerto, trocearlas e introducirlas en los contenedores. 
  7. Aprovechar el cartón libre de  tintes para trocear y mezclar en los contenedores.
  8. Disponer de paja para mezclar con la materia orgánica húmeda.
  9. Remover  periódicamente con la orqueta de madera los contenedores del compost.
  10. Dejar reposar los materiales en los contenedores, remover y traspasar, de vez en cuando, de un contenedor a otro con el fin de equilibrar los materiales orgánicos húmedos y secos.

Tras el experimento:

El alumnado observará y comprobará:

§         La necesidad de mantener los materiales de los contenedores con la suficiente y justa humedad.
§         Cómo se produce la descomposición de los distintos materiales.
§         Cómo se va desarrollando el compost.
§         Cómo se aprovechan distintos materiales que diariamente generamos en el colegio y obviamente, en nuestros hogares, que se llevan a la basura y que pueden ser aprovechados para elaborar compost.

§         La reducción de basuras que se llevan a los vertederos y que puede ser reciclada para que vuelva de nuevo a la tierra en forma de abono natural  para el cultivo de plantas en huertas y jardines.



Nuestra experiencia




































domingo, 5 de julio de 2015

SEMBRANDO LETRAS

Sembrando letras




El árbol de Apolo: el mito de Apolo y Dafne


Apolo, dios de la belleza masculina y de las artes, especialmente de la música, era un gran cazador. Cierto día, Apolo emprendió camino hacia el monte Parnaso para matar a una serpiente pitón que allí se escondía. Apolo haciendo gala de su destreza y valentía como cazador, dio muerte a la serpiente  disparándole diversas flechas.
Orgulloso de su gesta, un día, Apolo se encontró con Eros, dios del amor, que se hallaba practicando con su arco, se rió de él por llevar un arco y flechas siendo tan niño. Eros, se sintió bien ofendido y humillado por la soberbia de Apolo, e ideó un plan para darle escarmiento,
Un día que Apolo se encontraba en el bosque cazando, se encontró a una bella y hermosa ninfa llamada Dafne. Aquel momento fue aprovechado por Eros, quien disparó dos flechas con su arco. Una flecha de oro disparó a Apolo, que le provocó un ardiente amor hacia la bella ninfa. Sin embargo, a Dafne le disparó una flecha de plomo, cuyo resultado era, justamente lo contrario, que sintiera desprecio y aversión hacia Apolo.
Apolo completamente enamorado de Dafne decidió conseguir el amor de ella, pero, Dafne, bajo los efectos de la flecha de plomo, escapaba como podía de Apolo. Hubo un día que en su huida llegó al río Peneo, Dafne, agotada y justamente cuando  Apolo casi conseguía
Apolo y Dafne de Bernini
 alcanzarla, pidió ayuda a su padre, el dios del río. Su padre, se sintió sensible y compasivo con Dafne y decidió convertirla en un árbol, el laurel.
Cuando Apolo consiguió alcanzar a Dafne, contempló como los brazos y piernas de su amada ninfa se iban quedándose rígidos y endurecidos. Sus brazos se convertían en ramas y sus pies en retorcidas raíces. De su cabeza, sus cabellos se iban transformando, poco a poco, en hojas, hasta que su elegante cabeza se convirtió en la copa de un precioso árbol.
Visiblemente triste y afligido por lo que acababa de suceder y pensando en cuánto amaba a Dafne, prometió que ella sería su amado árbol, el objeto de su amor y el árbol consagrado de los dioses. Tus hojas, se dijo Apolo, serán siempre verdes y adornarán las sienes de guerreros, atletas, poetas o cantores que triunfen. Tus hojas se convertirán en símbolo de triunfo y victoria.



miércoles, 1 de julio de 2015

COSECHANDO

Cosechando patatas, puerros y cebolla



Alumnado 4º B e infantil 5 años A




A las puertas del cerrar el curso escolar, aún quedan algunas cosechas que hacer. El alumnado de cuarto y los infantiles de 5 años fueron los encargados de recolectar las patatas, los puerros y las cebollas.

Si hay una tarea en el huerto que no sólo fascina y entusiasma a los niños y las niñas, esa es,  la recolección de cualquier tipo de hortaliza, fruto…En este caso, todos ellos disfrutaron, divirtieron y se llenaron de una experiencia sencillamente, inolvidable.

En la recolección de patatas observaron y aprendieron que las mismas son un tubérculo que se desarrolla debajo de la tierra y entendieron del por qué hay que realizar un caballón de tierra del que sobresalen las plantas y que bajo dicho caballón, se encuentran las raíces y pequeños tallos que contienen pequeños, medianos y grandes tubérculos, ¡son las patatas!

La cosecha de patatas despertó el griterío y el bullicio. Todos los niños y niñas se apresuraban a rebuscar entre la tierra los tubérculos. Cada patata encontrada y recogida era un premio. Todos ellos querían llevársela para enseñarla en casa.

Descubrieron que las patatas eran distintas, porque distinto era el color de su piel. Habíamos sembrado patata Desiree y patata Spunta. Ahora teníamos patatas de piel blanca y patata de piel rosácea. Aprendieron a distinguirlas y conocer que hay distintas variedades de una misma especie vegetal.





Recogidas las patatas se las llevaron a clase para repartir y llevarlas a casa.


Manos, tierra y patatas









Después, llevamos al alumnado de cuarto a la plantación de puerros. Allí explicamos que los puerros pertenecen a la familia de las liliáceas y les mostramos otras plantas de nuestro huerto que pertenecen a la misma familia, las cebollas y los ajos. Fue bastante interesante la explicación, pues observaron las flores de los tres tipos de plantas.





Habíamos dejado que se espigaran las plantas para observar como se va desarrollando un tallo largo y que al final del mismo se forma una pequeña bolsa. Con el paso del tiempo, la especie de bolsa o ensanchamiento que se forma en el extremo superior del tallo de las plantas del ajo, cebolla y puerro,  se abre y se forma un pomo que está compuesto por muchas flores que poco a poco se irán abriendo y se observan los diminutos pétalos. Según el color de sus pétalos hemos tenido pomos de un blanco anacarado y violeta rosácea. ¡Todo un espectáculo para la vista y los sentidos!




Después de observar y contemplar las flores, recolectaron los puerros.








Pomo multifloral




Por su parte, los infantiles de 5 años se entregaron sin mesura a recoger las cebollas. No se hizo preciso utilizar ninguna herramienta, los bulbos de la cebolla asomaban bien por encima del suelo y la tierra estaba bien suelta. Solamente algunas cebollas estaban bien agarradas al suelo, pero los niños y niñas pusieron brío y empuje y todas se cosecharon.


Arráncame de la tierra