miércoles, 29 de marzo de 2017

SIEMBRA DE CALABACIÓN

La siembra del calabacín





Alumnado Infantil 5 años A
 

Un campesino (Georges Seurat)


Sobre lo escrito




Sobre la conveniencia de que los campesinos conozan las horas y días idóneos para sembrar.

Dice el sabio Demócrito que la siembra que se realiza el trece de noviembre es la más útil y productiva, puesto que es probable que en ese fecha llueva y sople el viento saludable del sur. Es conveniente que los campesinos no siembren en un día en que sople el viento del norte, debido a que este viento enfría la tierra, de manera que las semillas no se desarrollarán en ella. No es conveniente que los campesinos siembren [toda la sementera en un único mes, sino que sembrarán de tres veces]: un tercio al comienzo de la época de efectuar la siembra, otro a mediados, y otro al final

Tratado de agricultura (Casiano Escolástico)
        



Con las semillas humedecidas durante unas horas y el alumnado de cinco años preparado nos fuimos al huerto. Hoy, regresan de nuevo para dejar sobre la tierra húmeda las semillas de calabacín.

En primer lugar, observan las semillas y casi todos conocen el calabacín. Hay dice que es de color verde. Una niña comenta que es alargado y algunos dicen que les gusta cuando su mamá lo cocina. A continuación, sobre la tierra, les contamos dónde sembraremos y la manera de hacerlo. Un voluntario va midiendo y señalando, ayudándose de una caña, donde irán los pequeños hoyos donde dejarán las semillas. Después, se completa la siembra con el modo y estilo indicado.

1. Van haciendo un pequeño hoyo en la tierra.

2. Ponen un poco de humus de lombriz.

3. Humedecen el hoyo con generosa agua.

4. Colocan tres semillas de calabacín.

5. Cubren las semillas con humus de lombriz.

6. Ponen una fina capa de tierra.

7. Riegan cada uno de los “golpes” de la siembra.


Finalmente, nos despedimos del huerto y regresamos a clase.



Con delicada valentía
























Semillas y agua






domingo, 26 de marzo de 2017

PLANTACIÓN PERA TOMATE

Tomatera de tomate de pera





Alumnado 1ºA



Campesinos sobre campo en primavera (Camille Pisarro)


Sobre lo escrito




Mira el almendro en los floridos meses
y el augurio en sus flores de tus mieses.
Si de flores recárgase lozano
gran cosecha te espera en el verano;
si es todo sombras y follaje vano
la desolada trilla
rodará sobre paja sin semilla. Vi
a muchos sembradores preparar
la semilla algunas veces
con nitro y del aceite con las heces,
para así granos obtener mayores
(siendo menos falaz la hinchada sílicua)
y que arruinados al más lento fuego
a esponjarse empezaron luego.

Fragmento de las Geórgicas (Virgilio)
        



Hoy, de nuevo en el huerto y el alumnado, el primer curso de primaria. El grupo de alumnos y alumnas gozoso y lleno de entusiasmo.

Lo primero, les mostramos y entregamos a cada uno de los alumnos y alumnas una plantita de tomate para que la observaran y conocieran. Después, preguntamos si conocían de qué plantas se trataba, pero, en principio, ninguno de ellos dijo nada. Se mostraban dubitativos y sin saber qué decir. De pronto…¡son plantas de tomate!, se atrevió y acertó un alumno, y así se lo hicimos saber al resto.

Luego, llamamos su atención sobre el olor característico que posee la planta del tomate y pasaron sus dedos por cada una de las partes para dejar el olor en sus dedos. Les gustó y, también, vieron cada una de las partes de la planta.

A continuación, nos pusimos manos a la tarea. En primer lugar, cada niño y niña cavó un pequeño hoyo en la tierra y plantó una tomatera.

Para acabar, regaron la plantación de tomates y recorrimos el huerto, viendo, cogiendo y comiendo habas y guisantes.


Despertando la bella tierra 

































Huerto que deshojas sueños



lunes, 20 de marzo de 2017

PLANTAS AROMÁTICAS Y MEDICINALES


Para saber más



Plantas aromáticas y medicinales






PLANTAS  AROMÁTICAS Y MEDICINALES



Llamamos plantas aromáticas a aquellas plantas cuyas hojas, flores, frutos o raíces desprenden un aroma o un perfume muy particular y que se aprovechan en la cocina, tanto para condimentar los guisos como para realzar los diversos aromas de los platos, ya sean crudos o cocinados. Igualmente, muchas de ellas se consumen como infusiones, como es el caso del té, manzanilla…

La gran mayoría de las plantas aromáticas tienen propiedades medicinales, esto significa que alguna de sus partes, raíz, tallo u hojas, o los extractos que de las mismas se pueden obtener, son utilizadas como remedios para el tratamiento de alguna afección o enfermedad que pueda padecer una persona. Así pues, las plantas medicinales tienen como misión ayudarnos a recuperar y mantener un estado de salud óptima.

La historia de las plantas medicinales ha seguido los pasos del ser humano. Los primeros seres humanos en su constante y continuo deambular en busca de alimentos, debían probar todas las especies de plantas que la naturaleza le ofrecía, y así poder comprobar si eran o no comestibles. En esta constante de probar las distintas especies vegetales, el descubrimiento y conocimiento de las plantas medicinales fueron, en la mayor parte de las veces, consecuencia de la casualidad. Es así como nuestros antepasados comprobaron que algunas de las plantas que tuvieron a su alcance le proporcionaban su alimento y otras les producían, a veces, efectos negativos, incluso mortales, o les ocasionaba resultados especiales, como eran el alivio de determinados dolores que padecían o cualquier otra sensación de bienestar.

Las plantas aromáticas y medicinales han sido abundantemente cultivadas por casi todas las civilizaciones, que no sólo han aprovechado su capacidad para realzar el sabor de cualquier plato sino que, sobre todo, se han beneficiado de sus excelentes propiedades medicinales y terapéuticas. En sus orígenes, el conocimiento de las plantas medicinales y los efectos beneficiosos que producían, se fueron transmitiendo, de forma oral y, posteriormente, por medio de escritura.


Hoy, sabemos que el primer texto escrito que hace referencia a las plantas medicinales, tiene una antigüedad de más de 4000 años. Se trata de una tabla de arcilla que pertenece a la cultura Sumeria (La civilización sumeria es considerada como la primera y más antigua civilización del mundo, situada sobre lo que hoy día es Irak).

En el antiguo Egipto las plantas medicinales fueron de vital importancia y se utilizaron de una forma perfectamente regulada.

Griegos y romanos heredaron el conocimiento de las plantas medicinales de la cultura egipcia y médicos y científicos escribieron muchos textos, que hablan sobre las propiedades de estas plantas para curar enfermedades y mantener un buen estado de salud.

En China y la India  el empleo y uso de las plantas medicinales estuvo muy extendido y formó parte de la cultura popular. Fueron muy utilizadas entre las familias más desfavorecidas económicamente.

En la Edad Media, los monasterios se convirtieron en lugares extraordinarios para el saber y uso de las plantas medicinales, y los monjes dedicaron mucho de su tiempo al cultivo, estudio y conocimiento de las mismas. En los monasterios, los huertos monacales se convirtieron en espacios excelentes para el cultivo de diversas variedades de plantas medicinales y se realizaron gran cantidad de experimentos con aquellas plantas y que los monjes cultivaban. Los propios monjes nos han dejado textos escritos sobre modos de cultivo, recolección,  conservación y los beneficios y remedios que proporcionaban.

El Nuevo Mundo aportó un extraordinario conocimiento sobre la importancia del cultivo y el uso de las plantas medicinales. Los conocimientos y uso de las plantas medicinales estaban en manos de los chamanes. Los chamanes tenían el poder de utilizar la magia y las plantas medicinales para curar las enfermedades. Muchos botánicos y herboristas buscaron en estos sacerdotes el conocimiento de las propiedades curativas de las plantas medicinales.

Hoy en día la medicina moderna ha hecho que tengamos las plantas medicinales un poco olvidadas en comparación con nuestros antepasados, pues la industria farmacéutica acumula todo el ámbito de la salud y son enormes los beneficios que la ciencia ha conseguido, no obstante;  no podemos olvidar  algunos de los diversos y variados remedios naturales y tradicionales que se han venido utilizando durante siglos para aliviar  o, cuanto menos, aminorar ciertas dolencias o achaques que las personas han padecido.


Recolección y conservación

El aprovechamiento de las plantas aromáticas y medicinales requiere de una técnica de recolección y de conservación. 

En la recolección de las plantas hay que tomar algunas precauciones:

1.    Hay que evitar los lugares donde puede haber contaminación. 

·          Descartar las orillas de las carreteras: Allí  las hierbas y plantas pueden haber quedado impregnadas por la carbonilla, el plomo y otros tóxicos procedentes de los tubos de escape de vehículos.

·          Eliminar los linderos y lugares próximos a los campos de cultivo, pues pueden haber sido fumigados por  pesticidas y herbicidas y haber recibido salpicaduras de esas sustancias químicas.

·          Evitar los lugares próximos a polígonos industriales o industrias  contaminantes, pues pueden verter productos químicos peligrosos.

2.    Recolectar tan solo las plantas sanas y limpias

·          Desechar las plantas que puedan presentar alguna señal o huella de haber sido atacadas por insectos, parásitos o contengan deposiciones de animales.

3.    Procurar que las plantas estén bien secas

Según el tipo de planta aromática o medicinal presenta su parte ideal y útil para su aprovechamiento. De ahí que sea necesario saber en cada caso que parte de la planta podemos aprovechar. Las partes que se recolectan son:

1.    Las flores: Las flores se deben recolectar antes de que la corola se encuentre completamente abierta. En ese momento, los pétalos contienen más sustancias activas.

2.    Las hojas: Las hojas se deben recoger cuando comience la floración, pero antes de que las flores  se  hayan desarrollado. En ese momento, contienen la mayor cantidad de jugos. Evitar cortar todas las hojas de la planta y rechazar las hojas con algún signo de mancha o suciedad. Las hojas no se deben amontonar ni arrugar, sino que han de almacenarse extendidas.

3.    Tallos: Los tallos se han de recolectar después de que han brotado las hojas, pero antes de que salgan las flores.


Generalmente, las plantas medicinales requieren de un proceso de conservación, pues no se utilizan inmediatamente después de su recolección.  El proceso de conservación requiere de tres pasos:

1.    Desecación: La desecación consiste en eliminar progresivamente la humedad y nunca deberá hacerse al sol. Las partes a desecar se deben extender sobre papel no impreso o cartón.

2.    Envasado: Se han de emplear recipientes de vidrio, cerámica, hojalata (latas), tela o cartón. Se deben evitar el plástico. Igualmente, se ha de poner el nombre de la planta, y también conviene indicar el lugar de recolección y la fecha de envasado.

3.    Almacenamiento: Los recipientes se han de conservar en un lugar oscuro, fresco y seco.

Algunas plantas aromáticas y medicinales

Existen algunas plantas aromáticas y medicinales que son bien conocidas y que aún, después de muchos años, siguen siendo empleadas en las cocinas y muy empleadas para la curación de problemas de estómago, flemas, insomnio, palpitaciones…Entre estas plantas podemos mencionar:

1.    Ajo: Actúa como anticoagulante, antibacteriano, antibiótico y antioxidante además de combatir la congestión nasal.

2.    Albahaca: El zumo de las hojas alivia bronquitis, fiebres, catarros, inflamaciones de garganta y problemas digestivos. Una infusión de hojas frescas y gotas de limón calman los dolores de estómago y espasmos intestinales. La albahaca es el gran regulador del sistema nervioso.

3.    Hierba buena: Útil para tratar casos de diarrea. Se recomienda para aliviar cólicos estomacales. Es un sedante suave, por lo cual es muy buena para tratar casos de nerviosismo, también situaciones de ansiedad, o dificultades al dormir.

4.    Lavanda: Destaca sus efectos calmantes y relajantes, por lo que normalmente se utilizan para tratar la ansiedad, el insomnio, la depresión y problemas asociados con los cambios de humor. En forma de té ayuda a mejorar la inflamación de vejiga y problemas urinarios, los paños de agua de flores de lavanda reducen los niveles de dolor de cabeza y el aceite de lavanda ayuda a aliviar el reumatismo.

5.    Manzanilla: Es un buen remedio para el dolor de cabeza, dolor de muscular o el dolor de estómago.

6.    Melisa: Es sedante, antidepresiva, estimulante digestiva, reconstituyente y relajante del sistema nervioso, antiviral y antibacteriana. Se toma una taza de hojas verdes frescas o secas 3 veces diarias para la depresión, el agotamiento nervioso, la indigestión o las náuseas.

7.    Menta: Se utiliza como digestiva y como calmante de trastornos gastrointestinales y para reducir resfriados. Como infusión es excelente para hacer la digestión, tratar resfriados y quitar el hipo. Alivia dolores de cabeza, migrañas o dolores causados por contusiones. Las hojas en infusión, se emplean contra el insomnio. Los tallos machacados son eficaces contra las picaduras de insectos.

8.    Orégano: Se usa para perder peso y dolor de muelas. Alivia enfermedades de la piel, combate enfermedades respiratorias, se usa para tratar la congestión nasal y pulmonar, alivia dolores musculares,  alivia el malestar estomacal. Su té alivia la tos, indigestión, calambres musculares y dolores de cabeza.

9.    Perejil: Potencia el sistema inmunológico, reduce el mal aliento, también a base de perejil se elaboran lociones para los ojos y contra las arrugas y un excelente líquido para limpiarse la boca.

10.  Romero: El Romero se usa para tratar la hipertensión arterial, el sobrepeso o la caída del cabello. Es muy bueno para problemas digestivos, anti-espasmódico, sedante, tónico, diurético y estimulante del sistema nervioso.

11.  Salvia: Alivia la atonía del estómago y órganos digestivos, diarrea, vómitos nerviosos, resfriados, catarros, fiebres nerviosas, gota, reumatismo crónico, congestión cerebral. Favorece y activa la circulación sanguínea. Es eficaz en la diabetes, disminuye el azúcar en la sangre.

12. Tomillo: Es empleado como tónico facial refrescante y astringente, se emplea como relajante en el baño y además, es un champú delicioso.

13. Laurel: Estimula el apetito y contribuye a regular la menstruación en la mujer. Favorece la expulsión de las mucosidades de las vías respiratorias y resulta muy adecuado en caso de afecciones como la bronquitis, faringitis, entre otras.


Preparación

Para que las plantas medicinales podamos utilizarlas en la aplicación de un remedio o dolencia, deben someterse a un proceso de elaboración que será distinta según la parte de la planta que se vaya a utilizar y si es para interno o externo.
Algunas preparaciones sencillas que tan solo requieren de recursos caseros y del mismo modo a como lo hacían nuestros abuelos,  son las siguientes:

1.    Cataplasma: Consiste en machacar las plantas hasta obtener un emplasto. Se pueden aplicar frías o calientes.

2.    Decocción: Consiste en hervir por unos minutos las partes de la planta que se utilizarán (raíces, flores, hojas, etc.) y si las partes de la planta, (raíces, semillas, cortezas o tallos, son duras se desmenuzan. Finalmente, se deja reposar.

3.    Infusión: Se obtiene al echar agua caliente sobre la hierba a utilizar y dejar cubierto el recipiente durante diez minutos.

4.    Ungüento: Los ungüentos se preparan utilizando algún elemento graso como vaselina o aceites vegetales y añadiendo extractos de plantas medicinales.





jueves, 16 de marzo de 2017

PLANTACION TOMATES

Las tomateras con las tomateras




Alumnado 2ºA


Agricultores en el trabajo (Georges Seurat)


Sobre lo escrito





No es menos conveniente
dejar un tiempo al campo perezoso
en baldío reposo,
o mudar la simiente,
sembrando por ejemplo rubio grano
donde habichuelas cosechó tu mano,
u otro leguminoso
chato o redondo, pálido o lustroso,
siempre que la simiente aquella sea
que en la sonante síliqua encerrada
al más leve rumor cascabelea.

Fragmento de las Geórgicas (Virgilio)
        





Plantación de tomates


El grupo 1 de 2º A, el viernes pasado, fuimos al huerto. Primero observamos unas plantas con una lupa. Miramos las raíces, el tallo y las hojas. Tenían pequeños pelitos en el tallo. También olimos la planta y Mohamed dijo que eran unas tomateras, las plantas del tomate.

Después las plantamos y las regamos. También regamos los árboles frutales.

¡Me lo he pasado muy bien!

Danna 2ºA






Sobre gozosa tierra
































Rumor invernal




viernes, 10 de marzo de 2017

PLANTACIÓN LECHUGAS

La lechuga, denominada en persa khý, la verdura más fría






Alumnado 4ºA


Agricultura familiar (Rogelio Fundora)


Sobre lo escrito




Sobre la lechuga, denominada en persa khý, de la que hizo Dios un medicamento para la mayoría de las enfermedades, y cómo hacer para que estando fresca parezca blanca.

Es considerada la verdura más fría, por eso se tratan con ella las heridas inflamadas, asimismo quita la sed del que la ingiere y produce somnolencia; además comida cocida fortalece el cuerpo.

Si quieres que mejore la calidad de la lechuga, corta los extremos de las hojas dos días antes de comerla. Si quieres obtenerla blanca, sin que ello implique una merma de su sabor, rocía las hojas cada tres días aproximadamente con un poco de arena de buena calidad que esté seca.

La lechuga retiene la mucosidad y abre el apetito. Tomada con vinagre calma la hiel. Ingerida con vinagre es un remedio útil contra el dolor de las partes blandas del vientre.

Tratado de agricultura (Casiano Escolástico)
        






Bueno, os voy a hablar de cuando plantamos lechugas.

Cuando plantamos las lechugas fue súper chulo, el profe nos explicó que las lechugas no se plantan de semilla, se plantan en ramillete. También nos dijo que la tierra siempre tiene que estar preparada con abono.

Luego, plantamos las lechugas y las plantamos al lado de los goteros del agua.

Los goteros son como una especie de regaderas, pero no son grandes, son más pequeños y no los tienes que sujetar, riegan solos.

Yo estaba muy contenta y emocionada porque tomé las fotos con una cámara de mi maravilloso profesor. Me encantó.

Luego hicimos unos agujeros en la tierra y metimos con mucho cuidado los ramilletes de lechuga. Después, cogimos unas regaderas normales y regamos.


María Carpio 4ºA





Rociando el suelo




















Calma y sosiego