Para saber más

PROFUNDIZACIÓN Y ENRIQUECIMIENTO


Con esta propuesta de profundización tratamos de individualizar los procesos de enseñanza-aprendizaje, pues introduciremos modificaciones en profundidad y extensión de los contenidos del currículum y en la metodología de trabajo que se utiliza.

En nuestra propuesta de enriquecimiento iremos tomando referencia sobre el currículum de nuestro centro pero que posibilitará al alumnado ir más allá de los contenidos repetitivos y causales que ya domina.

Propondremos un enriquecimiento que quede manifestado en temas, ideas o campos de conocimiento que sean novedosos e interesantes. Ofreceremos la oportunidad al alumnado de desarrollar actividades de ampliación en el que irá planificando temas o actividades que presentan muy poca o nula presencia en el currículum y que partiendo de sus propios intereses específicos, en función de sus motivaciones y según sus inquietudes irá eligiendo y desarrollando.



EL PRINCIPIO DE LA AGRICULTURA



EL PRINCIPIO DE LA AGRICULTURA.


Allá por el Paleolítico, la caza y la pesca ofrecía al ser humano la mayor riqueza alimenticia y de subsistencia durante muchos días. Era suficiente con seguir a los animales para obtenerla o adentrarse en las aguas de los ríos y pescar los peces que necesitaban. Con el paso del tiempo, los seres humanos despiertan el deseo y necesidad de explorar y explotar toda la riqueza que la naturaleza le pone a su disposición. Es necesario descubrir y utilizar lo que la tierra y el agua les regala ante sus ojos. Sobre todo han de utilizar al máximo lo que les puede aportar el manto vegetal que cubre el suelo donde se asientan y les rodea. En este preciso instante, se escribe sobre el hilo de la historia, la primera revolución del ser humano: el principio de la agricultura.


El hombre cazador

Es el momento en el que el ser humano se instala en un lugar fijo, aparece el reparto de tareas entre hombres y mujeres. Dejan de ser nómadas para hacerse sedentarios. En este reparto de labores, hombres van a cazar y a pescar, mientras que las mujeres se ocupan de las faenas en los incipientes y primitivos poblados. Aquellos poblados se asientan en lugares cercanos a ríos y con buena vegetación alrededor. Los bosques cercaban a aquellos asentamientos y en ellos abundaban diversidad de frutos silvestres y gramíneas. La mujer del Neolítico es fundamentalmente, la encargada de llevar a cabo la tarea recolectora de semillas, bayas, raíces, frutos y vegetales. En este ir y venir de las mujeres recolectando alimentos hasta el poblado donde vivían, no hay lugar a dudas que en el camino se perderían algunos granos, semillas y frutos. Además, como la recolección se hacía casi diariamente, se convertía en una actividad repetitiva, con lo cual, de alguna manera natural, las especies de plantas que estaban alejadas de los poblados, comenzaban a a brotar y a aparecer en los lugares próximos a las cabañas que formaban el poblado. Igualmente, los suelos cercanos al poblado de aquellos primitivos humanos eran fertilizados de manera involuntaria. Se acumulaban y descomponían los restos de la desintegración y deterioro de vegetales y animales, como eran: cenizas, hierbas secas, huesos de los animales devorados y los excrementos de animales y de los propios humanos. Poco a poco, aquellas mujeres, que son las encargadas de la recolección de frutos y plantas, como complemento a la caza y pesca que llevan a cabo los hombres, observan que germinan de manera espontánea distintas especies vegetales y que incluso allí se desarrollan y crecen mejor que en otro sitio. Es así, como a partir de semillas y granos silvestres y alejados de los poblados, han descubierto, de forma casual, semillas y granos cultivados. Es por tanto, el principio de la agricultura.


La mujer recolecta



LA PATATA



LA PATATA

El origen de la planta de la patata y de su tubérculo comestible queda hoy día establecido, según la evidencia científica, en el año 8000 a.C., en el altiplano andino, aproximadamente en el sur del actual Perú. Durante siglos fue, junto al maíz, las plantas más cultivadas y base en la alimentación de diversas civilizaciones precolombinas.

Tras el descubrimiento de América por Cristóbal Colón en el año 1492, los españoles, entre otros alimentos (maíz, tomate, habichuelas, pimiento,…), introdujeron en España, la patata. Según las crónicas, concretamente, fue hacia 1554, cuando llegó la patata desde Perú a España. Su nombre originario era de papa pero los españoles empezaron a denominarla patata para no ofender a los Papas católicos.


Patatas en un cuenco (Van Gogh)
Desde España, empezó a conocerse y cultivarse por el resto del continente europeo. En menos de un siglo, la patata se convierte en elemento importante de la alimentación de las poblaciones de Italia, Alemania, Polonia y Rusia. Pero a partir del Siglo XVII, coincidiendo con la catastrófica Guerra de los 30 años que arrasa y destruye Europa, la patata comienza a cultivarse masivamente en todo el continente para reducir los efectos del hambre. Cómo ejemplo de la importancia de la patata, en nuestro continente, fue que los grandes ejércitos, como el de Napoleón, subsistieron y combatieron gracias al sustento que la patata aportaba. Igualmente, sabemos que entre los años 1.846 y 1.848, la patata sufre la plaga del Mildiu de la patata o también conocido como Tizón Tardío, que enfermó y aniquiló las cosechas de patatas en Irlanda, lo que supuso la muerte de más de un millón de irlandeses y forzó a emigrar a otros tantos. Este hecho se conoce como la Gran hambruna de Irlanda.

La patata tiene más de 200 variedades y se clasifican por su color de piel y de carne, por sus yemas y por su forma y tamaño.

Es el segundo alimento más consumido en el mundo, después del arroz. Muchas de sus propiedades se encuentran en la piel, por lo que si se tienen patatas nuevas, es decir, recién cosechadas, merece la pena cocinarlas con la piel. Con las patatas se puede hacer de casi todo. Se puede freír, hervir, hacer al vapor, asar, hacer sopas, purés, estofados, ensaladas, solas o como acompañamiento de casi todo, se pueden hacer pasteles, dulces, soufflé….

En cuanto al aspecto nutricional, las patatas cocidas o asadas son alimento prácticamente libre de grasas, son fuente de carbohidratos (fuente de energía de nuestro organismo), proporcionan fibra y más aún, en la piel. Nos aportan vitamina C, también, vitaminas del grupo B. Son buena fuente de potasio, también de magnesio y hierro. Son ideales para mantener una tensión normalizada, pues apenas contienen sodio. Son útiles para quienes desean perder peso o evitar ganarlo, eso sí, la patatas fritas no resultan tan recomendables para perder peso. Finalmente, no contienen gluten y por tanto, pueden ser consumidas libremente por aquellas personas intolerantes al gluten (Sustancia alimenticia que se encuentra en el pan, la pasta y mayoría de cereales).



VINCENT VAN GOGH



VINCENT VAN GOGH

Vincent Van Gogh fue hijo de un pastor evangelista, nació en Zundert (Holanda), el 30 de marzo de 1853 y fue el segundo hijo de siete hermanos. Su hermano mayor fallece un año después de su nacimiento, con lo que Vincent Van Gogh ocupará en ese momento, el primero de sus seis hermanos restantes.


Campesinos sembrando patatas (Van Gogh)
Fue a la escuela como cualquier otro niño de su edad, pero mantenía una conducta solitaria, de semblante triste y de pocas palabras. Apenas tenía amigos y poco o nada se relacionaba con el resto de sus compañeros. Fue una persona de difícil relación con los demás, tan sólo su hermano menor, Theo, ha sido considerado como el mejor amigo y confidente. Van Gogh era bastante aplicado en las tareas escolares y le gustaba mucho estudiar, sobre todo, ciencias de la naturaleza, cálculo matemático y también, la ortografía.


Huerto en flor de melocotoneros (Van Gogh)


Fue un niño que despertó muy pronto su interés y motivación por el arte. Apenas con dieciséis años tuvo su primera ocupación y trabajó como aprendiz en la galería de arte Goupil en La Haya. Le entusiasmaba trabajar y de manera especial, en el campo de las artes. Pronto comenzó a despertar interés por los artitas holandeses del siglo XVII. Entre sus pintores favoritos destacan Rembrandt y Millet.

Tuvo una juventud bastante viajera, pues estuvo en diversas e importantes ciudades europeas. Estuvo en Bruselas, Londres y posteriormente, la galería Goupil lo destinó a París, pero pronto acabó siendo despedido.Su inquietud religiosa le llevó a un centro protestante de Bruselas, más tarde, fue enviado como misionero evangelista a Wasmes, en la región de Borinage. Tras una experiencia dedicada al cuidado de mineros y descuidando su propia persona, decide regresar a la casa de sus padres y se afana en la dedicación de la pintura. Es en la pintura donde descubre su auténtica vocación e interés. A través de la pintura Van Gogh pretende alcanzar el medio para aliviar las penas y tristezas que asolan a la humanidad.

En su pintura destacan tres grandes momentos bien diferenciados:


Primeros pasos (Van Gogh)
1. En su primera época como pintor, predominaba la pintura realista con temas tradicionales y populares. En sus primeras obras pone al descubierto la vida campesina. Obras que tienen un marcado acento en el estilo de las pinturas de Jean-François Millet, un artista francés, que se hizo famoso en Europa por sus interpretaciones de la vida campesina y que Van Gogh empezó a pintar y basó su estilo en el estilo personal de Millet

2. En su segunda época conoce y toma contacto con el impresionismo. Su estilo impresionista se caracteriza por la luminosidad y colorido que plasma en sus obras. Le gusta emplear colores puros y pinceladas individuales que dan forma a un todo y que se entremezclan sin ofrecer contornos a las formas.

El sembrador (Van Gogh)
En esta época alcanzó rápidamente una gran revolución en su pintura y también Pronto alcanza una rápida evolución pictórica de los impresionistas de la época. Fue su hermano Theo quien le puso en contacto con los grandes genios de la pintura impresionista: Pissarro, Seurat y Gauguin.

3. En su tercera época es el periodo postimpresionista de Van Gogh. En este momento marca su obra con un estilo propio. Su pintura se caracteriza por el empleo de pinceladas ondulantes y remolinos. Continúa empleando los colores amarillos, verdes y azules intensos que ya utilizó en sus últimas obras.

En esta etapa postimpresionista colmará en sus pinturas de colorido y dejará patente su admiración por la naturaleza.


Finalmente, diremos que haciendo en general, un recorrido por la pintura de Van Gogh, no podemos dejar de maravillarnos ante este genio único que logró imponer un nuevo estilo, y una forma diferente de utilizar el lienzo para plasmar las emociones más profundas.

Trigal con segador a la salida del sol (Van Gogh)

Van Gogh lo es todo, porque los genios, son eso, todo. Paleta de luz y color, pincel de campos, huertas y naturaleza, caballete de palabras silenciosas sobre lienzos de cordura locura.



ESTIÉRCOL DE CABALLO



EL ESTIÉRCOL DE CABALLO


Desde la antigüedad el ser humano se dio cuenta que las tierras destinadas a los cultivos, poco a poco se empobrecían a causa de las continuas cosechas. De tal forma era así, que cada año que pasaba los cultivos, en el mismo suelo eran de menor calidad. Ello, era debido a que los suelos iban perdiendo minerales y otros nutrientes necesarios para que los cultivos se desarrollen en óptimas condiciones y que den lugar a cosechas extraordinarias.

La boñiga de caballo
Hemos de saber que el huertano no alimenta las plantas que cultiva en sus huertos, lo que si hace es alimentar la tierra que sirve de suelo a sus cultivos y los miles de microorganismos que en ella viven. Esos miles de microorganismos son los encargados de alimentar las plantas que se cultivan en los huertos. Así por poner un ejemplo, en un simple gramo de estiércol puede haber millones de microbios que son imprescindibles para hacer que esa tierra que contiene estiércol sea de excelente fertilidad. Eso lo saben los huertanos desde hace muchísimos años y por eso suelen estercolar sus huertos con el fin de aportar al suelo el máximo de nutrientes que hagan una tierra sana y fértil y sobre la cual, crezcan a su vez, plantas sanas, vigorosas y productivas.        
Nuestro huerto estercolado con boñiga de caballo

Mirando el hilo histórico de la agricultura, antes de 1940 para ser exactos, la mayoría de huertanos y agricultores, en general, utilizaron estiércol animal como su principal fertilizante. A partir de esa fecha el estiércol ha sido sustituido por fertilizantes sintéticos como abono principal. No obstante, a pesar de que los abonos químicos se están empleando bastante en la actualidad, no significa que las ventajas del estiércol como fertilizante y recuperación del suelo ya no se aplique.

Uno de los tipos de estiércol animal que más se ha utilizado es la boñiga de caballo (excremento de animal). El abonar con estiércol de caballo puede proporcionar al suelo de nuestro huerto los siguientes beneficios:

1. El abono de estiércol es más fácil de manejar que otros tipos de estiércol.

2. El abono es un gran acondicionador del suelo.

3. Aporta materia orgánica. 
         
Nuestros cultivos abonados con estiércol de caballo

4. Mejora la estructura del suelo, el desagüe y la retención de agua.

5. Proporciona nutrientes para fertilizar el crecimiento de la planta.

6. Reduce el riesgo de contaminar el agua superficial y el agua subterránea.

7. Reduce los malos olores.

8. Su empleo excesivo no causa ningún daño a las plantas ni al medio ambiente.

9. Facilita que se acumule el agua en el suelo y por tanto, hay menor necesidad de regar.

10. No huele ni mancha.

11. Proporciona que las flores de las plantas tengan mas color y sus frutas tengan más sabor.



LOS INVERNADEROS



LOS INVERNADEROS

Los invernaderos son estructuras agrícolas que son construidas y destinadas para crear unas condiciones medioambientales de temperatura y humedad óptima y adecuada para sembrar distintas variedades de hortalizas o verduras y su posterior cultivo durante las épocas frías o en zonas extremadamente desfavorables para el desarrollo adecuado de las mismas.

Los invernaderos están cubiertos por una capa de plástico traslúcida que permite pasar la luz, pero que no deja ver sino nítidamente lo que hay detrás. Esta capa de plástico que recubre el invernadero, no permite el paso de la lluvia ni el frío a su interior y que por tanto, su objetivo es la de reproducir o simular las condiciones climáticas más interesantes y adecuadas para el crecimiento y desarrollo de las plantas que han sido sembradas o plantadas en su interior. En definitiva, proporcionan en su interior unas condiciones climáticas más cálidas.

En cuanto al tipo de estructuras de invernaderos son varias, pero destacamos las más empleadas o usuales:

1.- Invernadero tipo túnel.






Invernadero tipo túnel

2.- Invernadero tipo casa




Invernadero tipo casa

3.- invernadero tipo parral (También llamado tipo Almería)




Invernadero tipo parral

En España, debido a las condiciones climáticas de la costa mediterránea, el empleo de invernaderos se desarrolló a finales de la década de los 70, siendo las provincias de Alicante, Murcia, Almería y Granada las principales provincias que emplearon invernaderos, sin embargo, fue la provincia de Almería dónde mayor se desarrolló. Casi toda la superficie de costa almeriense está cubierta por el conocido como "mar de plástico".

En nuestro huerto, hemos creado un sistema de microinvernaderos (pequeños invernaderos) formados por botellas de plástico de litro y medio de agua que protegen en su interior, unas semillas bajo un mantillo de turba. Con este microinvernadero pretendemos que en épocas de frío y condiciones climáticas desfavorables, crear el clima idóneo de temperatura y humedad para que germinen las semillas (pimiento, tomate, melón,…) y su posterior desarrollo.



EL TOMATE




EL TOMATE

Planta del tomate - Picasso-

A lo largo de la historia del tomate, muchos son los lugares y los caminos que ha ido recorriendo. Todo comienza en la zona andina del Perú. Aparece una planta silvestre que lleva una fruta de color rojo, el tomate. Paulatinamente, comienza a extenderse por todo lo largo y ancho del continente sudamericano.


Tomate Cherry

A finales del siglo XV, Cristóbal Colón descubre el Nuevo Mundo, lo que provoca que el tomate continúe su extensión, esta vez, fuera del continente americano. Para mediados del siglo XVI, los exploradores españoles que llegaron a América, son los encargados de hacer llegar las primeras semillas de tomate a España. Estas semillas se aprovecharon para introducir y difundir el cultivo del tomate primeramente, en España y posteriormente, en el continente europeo.


Tomate verde

El tomate es una planta que germina y se desarrolla perfectamente bien en las tierras templadas que rodean al mar mediterráneo. Así, desde que vino de América y durante muchos años, se extendió el cultivo de diferentes variedades de tomates por diversos países europeos: España, Italia y Francia, fundamentalmente. Fue el comienzo y desarrollo del cultivo del tomate por los países mediterráneos.



En la actualidad, el tomate es conocido en todo el planeta Tierra, pues es cultivado y consumido por sus excelentes frutos comestibles. De entre los tomates que se cultivan y que podemos encontrar en los mercados, varían:

Tomate naranja

1. En cuanto a tamaño: los encontramos tan pequeños como la variedad de tomate cherry, que tienen entre 1 y 3 centímetros de diámetro, bien grandes como algunos tomates de bola que alcanzan alrededor de 10 centímetros o más de diámetro y los medianos, que alcanzan aproximadamente, entre 5 ó 6 centímetros de diámetro y son los que más se cultivan y se consumen.


Tomate rosa

2. Por su color: La mayoría de las plantas de tomate producen frutos rojos, pero también, encontramos plantas de tomates con frutos de color amarillo, naranja, rosa, morado, verde o blanco. También, nos sorprenden los frutos multicolores y rayados.


Tomate alargado

3. Por su forma: La forma del tomate suele ser esférica, en forma de bola, pero encontramos variedades alargadas, aplanados y con surcos bien marcados.


Tomate aplanado

Por su parte, los distintos estudios sobre los beneficios que el tomate aporta o puede aportar para nuestra salud, destacan:       
Tomate con surcos

1. El tomate es uno de los antioxidantes naturales más eficaces. Contiene una gran cantidad de licopeno que es una sustancia natural que aporta el color rojo al tomate y que además, es importantísimo para prevenir el cáncer. También, el licopeno reduce las posibilidades de arteriosclerosis, previene de próstata, reduce la degeneración macular, etc.


Tomate blanco

2. El consumo diario o frecuente de tomate nos protege de las enfermedades relacionadas con el corazón.


Tomate morado

3. El tomate es un fruto que contiene mucha vitamina, principalmente vitamina C, Vitamina A y vitamina K.

- La vitamina C es la encargada de actuar contra el cáncer.
- La vitamina K se encarga de controlar y regular la coagulación de la sangre.
- La vitamina A se encarga de proteger y reforzar el sistema inmunitario, contra ciertas enfermedades en los ojos, como las cataratas, el glaucoma o la visión nocturna.


Tomate rayado

4. El tomate contiene minerales como el potasio y el hierro. El potasio regula el sistema nervioso, y el hierro, es el encargado de mantener la sangre en su mejor estado y calidad.


Tomate redondo


5. Otros beneficios del tomate son:

- Contiene mucha agua, por lo que resulta una fruta ideal como diurético y refrescante.
- Es purificador de la sangre.
- El tomate natural sin cocinar, es ideal para las anemias, constipaciones, tuberculosis pulmonar... por su alto contenido en Vitamina C.
- Regula el sistema inmunológico por lo que combate muy bien las infecciones.


Tomate amarillo




PRODUCTOS TRANSGÉNICOS
ORGANISMOS MODIFICADOS GENÉTICAMENTE (OGM)



PRODUCTOS TRANSGÉNICOS

ORGANISMOS MODIFICADOS GENÉTICAMENTE (OGM)



Un organismo modificado genéticamente (OGM) se obtiene al introducir un fragmento de ADN de una especie en el ADN de otra. De esta forma se obtiene el mismo organismo principal pero con la información nueva y añadida de otra especie. Estas técnicas de modificación en los organismos se han aplicado en agricultura, medicina, medio ambiente e industria alimentaria y permiten la transferir genes entre diferentes especies.

La época de gran auge de los transgénicos nace en 1994, cuando en EEUU se autoriza la comercialización del primer vegetal con un gen distinto al natural de esa especie. Se trata del tomate "Flavr-Savr". Esta nueva variedad de tomate transgénico (no natural) retrasa el ablandamiento característico que puede sufrir el tomate. Otros ejemplos de alimentos transgénicos son: el maíz, patatas, tomates, trigo, carnes, café, arroz y uvas.



Entre los daños que pueden ocasionar los productos transgénicos podemos destacar:

1. El uso de herbicidas en el cultivo de productos transgénicos, contribuye a introducir sustancias tóxicas (venenosas) o extrañas en dichos alimentos que nos pueden perjudicar produciéndonos alergias y tumores cancerígenos.     
                                                                         
2. La mayor parte de los cultivos transgénicos que se comercializan actualmente y que podemos encontrar en el mercado, llevan genes marcadores de resistencia a los antibióticos, empleados en el proceso de manipulación genética.

3. Existe la seguridad que virus y bacterias contribuirán a la creación de nuevas 
enfermedades con enormes riesgos para la salud humana, si se siguen consumiendo estos alimentos transgénicos.    




Entre los beneficios que nos pueden aportar los productos naturales podemos destacar:

1. Por su valor nutritivo: Son de mejor calidad por su contenido en vitaminas, minerales, hidratos de carbono y proteínas, por lo que son capaces de satisfacer el equilibrio de sus constituyentes.      
                              


2. Por su sabor: Las plantas crecen sanas y se desarrollan de mejor forma, con su auténtico aroma, color y sabor.
                                                                                              
3. Por su garantía de salud: Están libres de pesticidas, herbicidas y abonos sintéticos que garantizan la ausencia de sustancias venenosas que pudieran provocar algún tipo de enfermedades cancerígenas, alergias o asma.










TOMATE NATURAL VS TOMATE TRANSGÉNICO




RIEGO POR GOTEO



EL RIEGO POR GOTEO

Se entiende por riego por goteo un sistema de irrigación que consiste en proporcionar agua justo al pie de cada planta en cultivo. Mediante este tipo de riego, el agua cae gota a gota sobre la zona de la planta donde se localizan las raíces. Este sistema de riego suministra a las plantas el agua y humedad suficiente y necesaria para que germinen y se desarrollen de manera conveniente y óptima.


El agua al pie de cada planta

En el riego por goteo se emplea todo un sistema de tuberías de polietileno, además de toda una serie de elementos adicionales como válvulas, emisores, llaves de paso, uniones, etc.


Calabacín con riego por goteo



Haciendo un poco de historia, diremos que el riego por goteo ha sido utilizado desde hace bastantes siglos. En sus orígenes se enterraban recipientes de arcilla llenos de agua, así, el agua contenida en los recipientes de arcilla, iban soltando el agua y se filtraba lentamente en el suelo. Pero, todo apunta a que el sistema de riego por goteo, tal y como lo conocemos en la actualidad, empezó a desarrollarse en Afganistán, aproximadamente hacia mediados del 

siglo XIX, más concretamente, en el año1866. En ese momento, los investigadores decidieron utilizar tubos arcilla y crearon elementales sistemas de riego y drenaje.
                                           
Posteriormente, en el año 1920, es Alemania quien comienza a utilizar tuberías perforadas. En 1934, se experimentó el riego localizado por goteo, por medio de mallas de tela resistente o lona porosa. Más tarde, finalizada la Segunda Guerra Mundial, el avante tecnológico hizo aparecer el plástico moderno, lo que posibilitó desarrollar un sistema de riego por goteo más avanzado y desarrollado. 


Instalando el riego por goteo en el bancalico del Cervantes

Así, en Europa y Estados Unidos, comienzan a fabricarse las primeras tuberías y elementos de plástico que se emplean en la puesta en marcha de este sistema de irrigación, fundamentalmente y en principio, en invernaderos. 


Ahora bien, la técnica moderna del sistema de riego por goteo, fue inventado por Simcha Blass y su hijo Yeshayahu en Israel. Su tecnología pronto alcanzó un extraordinario éxito y a partir del año 1960, 
comienza a extenderse por diversas zonas del mundo. En la actualidad, el sistema de riego por goteo ha mejorado muchísimo y ello hace que los cultivos logren tener la humedad constante y logren un extraordinario desarrollo.


El alumnado se interesa por la instalación del riego por goteo

El funcionamiento del riego por goteo consiste básicamente, en conducir el agua a través de un sistema de tuberías desde su almacenaje hasta las plantas. Allí, a través de un sistema de emisores, se va liberando el agua gota a gota, justo en las raíces de cada planta. El agua caída gota a gota, sobre la planta, provoca un espacio o zona localizada de humedad, con lo que tan sólo queda humedecida el área del suelo utilizado por la planta para el desarrollo de sus raíces.

El riego por goteo ofrece una serie de ventajas que aconsejan su utilización. Entre ellas destacamos:

1. La reducción de la evaporación por parte del suelo.

2. Disminuye notablemente la necesidad del agua.


3. Existe la posibilidad de motorizar, mecanizar y programar el sistema de riego, con el consiguiente ahorro de mano de obra y tiempo.

Excelentes y vigorosos cultivos de acelgas, judías y lechuga
4. Posibilidad de controlar plenamente la cantidad de agua y humedad requerida por cada planta o cultivo.

5. Permite que podamos regar en suelos un tanto rocosos y con pendientes.

6. Conseguimos eliminar el desarrollo de malas hierbas en las zonas que no tienen humedad por no regarse.


7. Podemos controlar la cantidad de nutrientes necesarios para aportarle a las plantas.

Indudablemente, la instalación y puesta en marcha de un sistema de riego por goteo requiere:

1. De una inversión de dinero grande, puesto que son muchos los metros de tubería, emisores, llaves de paso y otros elementos necesarios.

2. De una revisión constante, pues con el paso del tiempo, el sol va dañando las tuberías y sus elementos, con lo que obviamente, han de ser retiradas y sustituidas.


Regando la siembra de acelgas

3. Limpieza y sustitución de piezas y elementos, ya que existe la posibilidad de que las tuberías y emisores se obstruyan, cuando el agua no está convenientemente filtrada o el equipo de filtrado no realiza su función de manera correcta.

En cualquier caso, la puesta en marcha de un sistema de riego por goteo, requiere de una instalación correcta. Si ello no sucede, puede ocasionar el despilfarro de agua, de tiempo y la obtención de malos cultivos y cosechas.


Alumnado realizando la instalación
El caso particular de nuestra Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, presenta un ejemplo claro de una agricultura que apuesta por el empleo de este tipo de irrigación. Recordemos que nuestra Región de Murcia, está situada en el sureste de la Península Ibérica, en pleno arco mediterráneo. Sus temperaturas se corresponden al modelo de clima árido mediterráneo. Sus temperaturas oscilan entre los 35º C en verano y los 10º C en invierno de media. Las 

precipitaciones anuales son muy escasas, apenas se alcanzan los 225 litros por metro cuadrado y en la época veraniega se sufre una intensa sequía.

Con este clima tan propio de nuestra Región de Murcia, hace que las condiciones en las que se desarrollan los diferentes cultivos tengan una dificultad añadida, la falta de agua para regar. Esa falta de agua, es nuestro auténtico problema.


Colocando los emisores de agua

Ante estas condiciones climáticas tan peculiares de nuestra Región de Murcia, en los últimos años, se ha venido apostando por la innovación tecnológica en los campos y en las huertas. 

Hoy día, con la idea de obtener la mayor rentabilidad y encontrar los mejores productos agrícolas, se viene desarrollando un sistema de riego por goteo bastante generalizado en toda nuestra Región. 


Agua y humedad al pie justo de la planta

Según los datos del INFO (Instituto de Fomento de la Región de Murcia) del año 2.012, nuestra Comunidad Autónoma de Murcia sobresale principalmente por poseer un gran porcentaje de suelo regado mediante la técnica del sistema de riego por goteo, concretamente un 80´8 % de la superficie regada, es de este tipo. Un 18´4 %, queda para el riego por gravedad y el 0´8 restante, lo conforman otros riegos (aspersión, etc.)


Planta de judía redonda




LOS AGROQUÍMICOS



LOS AGROQUÍMICOS

Por agroquímicos se entienden las sustancias químicas empleadas en la agricultura, que tienen como misión combatir determinados seres vivos (pájaros, hierbas, insectos, mamíferos, moluscos, …), considerados como plagas o proporcionar nutrientes químicos a los suelos, tratando de mantener y conservar los cultivos.


Fumigando con aviones
Entre los agroquímicos más conocidos tenemos: fertilizantes (sustancias químicas destinadas a aportar nutrientes a los suelos de cultivo), herbicidas (sustancias químicas destinadas para combatir y eliminar las malas hierbas en los terrenos cultivados) e insecticidas (sustancias químicas empleadas para matar insectos y microorganismos)


Intensivas fumigaciones
Ahora bien, el empleo de agroquímicos ha tenido y tiene bastantes efectos perjudiciales para el medio ambiente y la salud.

Impactos medioambientales                  

El intensivo empleo de abonos químicos ha ido contribuyendo a la devastación y exterminio de la fértil capa del suelo cultivado y su mineralización. Consecuencia de ello, ha sido la pérdida de vida orgánica y el subsiguiente deterioro y desgaste que se produce a lo largo de todo el proceso de utilización de los fertilizantes químicos.


Malformaciones causadas por utilización de agroquímicos
Por su parte, la utilización inapropiada de herbicidas y pesticidas ha ido matando y acabando de manera indiscriminada con, prácticamente, toda la fauna y flora de la tierra cultivada. Pues, no solamente acaban directamente, con los parásitos contra los que se lucha, sino que al mismo tiempo, se va exterminando la población de especies de aves que se alimentan de insectos y microorganismos, de mamíferos herbívoros y de otros seres vivos. Al mismo tiempo, se contaminan los suelos destinados a cultivos y que durará bastantes años.

Paralelo a ello, estas prácticas en el empleo de agroquímicos han ido contaminando de manera importante y peligrosa los acuíferos y cursos de agua. Este envenenamiento creciente de las aguas ha ido logrando desaparecer especies de poblaciones piscícolas, crustáceos, anfibios,.. Hoy día se sabe que esta contaminación de las aguas, ha conseguido alcanzar lugares en mares y océanos y se han localizado sustancias tóxicas procedentes de agroquímicos, en determinados animales marinos, como focas, tortugas y diversas especies de peces.

Impactos sobre la salud humana:      
Las sustancias químicas llegan a los pueblos


Igualmente, el profundo empleo de agroquímicos ha repercutido y aún así, sigue haciéndolo, directamente sobre el ser humano. Tanto los trabajadores agrícolas como las personas de las poblaciones limítrofes con los campos de cultivo, se han visto y se están viendo expuestas a las consecuencias que se desprenden de estas sustancias químicas. Igualmente, todos los seres humanos estamos expuestos a los agroquímicos, bien por consumir plantas de los cultivos tratados con estas sustancias o por consumir animales que se hayan alimentado de esas plantas.

Entre las sustancias venenosas que pueden ser perjudiciales para nuestra salud, se encuentran los aminoácidos libres de los abonos químicos y que el estómago humano digiere con dificultad, el ácido oxálico y solanina, y en especial, los nitratos procedentes del abono nitrogenado. Así, el exceso de nitrato se transforma en nitrito a través de la saliva y de los jugos gástricos. El nitrilo, a su vez, se combina con las aminas para formar la nitrosamina, que es una sustancia cancerígena.


La policía custodia  fumigaciones en cultivos de soja
En la actualidad, existen muchos estudios que acreditan y concluyen que la exposición a agroquímicos está asociada a un incremento del riesgo de sufrir varios tipos de cáncer. De hecho, un informe del Ministerio de Salud argentino de mayo de 2012 confirma una sospecha. En ciertas poblaciones argentinas expuestas a los agroquímicos que se emplean en la agricultura, está provocando que un 30 por ciento más de la población, padezca más casos de cáncer que otras poblaciones que no están expuestas a los agroquímicos. Igualmente, queda constatado que el número de malformaciones en la población en dichas áreas fumigadas también, es mayor que en otras poblaciones. Sin embargo, las grandes empresas dedicadas a la agricultura y al empleo de estos fungicidas químicos, niegan los efectos tóxicos de las sustancias. Pero las gentes que viven en estos campos, afirman que desconocen lo que echan en los campos, pero están convencidos de que las fumigaciones son todo un veneno.


Las consecuencias de las intoxicaciones por agroquímicos
En los cultivos argentinos, se calcula, que anualmente se rocían más de 300 millones de litros de agroquímicos sobre sus campos. Las asociaciones y grupos ecologistas, consideran y valoran que dichas fumigaciones podrían estar afectando, probablemente, a unos 12 millones de personas argentinas, de un total de población de 40 millones. Igualmente, estos grupos naturalistas y ecologistas denuncian que todo ello es consecuencia del veneno que cubre campos, casas, parques, ríos, fuentes, lugares de trabajo,….indiscutiblemente, sobre todo el medio ambiente y las personas de dichos lugares. Las consecuencias sobre la salud de las personas están a la vista, pues existen evidencias científicas que relacionan el uso de agroquímicos con el desarrollo de enfermedades como el cáncer o el Mal de Parkinson. Los agroquímicos pueden causar infertilidad, dañar tejidos y células o incluso, puede afectar al código genético. Existe relación directa con casos de bajo peso en neonatos, llegando a causar, asimismo, cefaleas, vómitos, erupciones en la piel, problemas pulmonares o estomacales, irritaciones de mucosas y piel, alteraciones en el sistema hormonal y sistema nervioso, cólicos, abortos, adormecimiento y torpeza, etc.


Fumigando sin protección
Actualmente, muchísimas personas experimentan algún tipo de patología relacionada con los agroquímicos. Igualmente, se conocen casos en los que han provocado la muerte.







EL NARANJO



EL NARANJO

·      El naranjo es originario del continente asiático: China, India, Pakistán y Vietnan.

·      Fueron los árabes quienes difundieron el naranjo por España y se propagó por huertas, jardines, calles,…

·      El naranjo pertenece a la familia de las rutáceas.


·      Es un árbol de hoja perenne, cuyo fruto es la naranja.


Naranjos en la huerta de Torrealta (Molina de Segura)

·      Florece en primavera y sus flores son blancas y muy perfumadas, con cinco pétalos y numerosos estambres.

·       La naranja es una fruta de forma redondeada y recubierta por una cáscara más o menos gruesa.

Naranjas entre azahar en huerta Torrealta (Molina de Segura)

·      La pulpa de la naranja es la parte comestible y se reparte en gajos llenos de jugo que contienen mucha vitamina C.


·      La recolección de las naranjas es prolongada, pues abarca varios meses del año.



EL ALMENDRO



EL ALMENDRO

·      El Almendro pertenece a la familia de las Rosáceas.

·      Su origen proviene del oeste de Asia y se extendió por Europa en las zonas cálidas de los países mediterráneos.

·      Es un árbol de hoja caduca y muy resistente a la sequía.


·      Florece muy tempranamente, incluso, a veces, en invierno.


·      Sus flores aparecen agrupadas, normalmente en parejas, siendo de color blanco, rosa o blanco-rosáceo.

Almendro de flores rosáceas

·      Sus frutos son secos y su semilla se aprovecha para comerla.


·      Sus semillas, también,  son aprovechadas para preparar sustancias medicinales como la leche y el aceite de almendra.

Almendra vestida de terciopelo verde
·      Las almendras previenen de enfermedades: corazón, circulación sanguínea y disminuye el riesgo cancerígeno.

·      Son fundamentales en la dieta mediterránea por ser saludables y equilibradas.

Belleza de almendra


EL NÍSPERO


EL NÍSPERO



·      El níspero es originario del sudeste de China y de allí se introdujo en Japón.

·      Los botánicos creen que fueron los Jesuitas quienes lo trajeron desde Japón a Europa, a finales del siglo XVII.

·      El níspero pertenece a la familia de las rosáceas.

Nísperos que flotan sobre nubes verdes

·      Es un árbol de hoja perenne cuyo fruto se llama níspero.

·      Su floración es bien temprana, final de otoño o invierno.

·      El níspero es una fruta anaranjada que nace en racimos.

·      Este árbol nos hace disfrutar de sus frutos tempranamente.

·      El níspero en rico en potasio, vitaminas A, B y C y antioxidantes.

Penacho de frutos anaranjados

·      El consumo de nísperos previene de algunos tipos de cáncer y los infartos, además, controla la presión arterial.

·      El fruto es redondeado de pulpa carnosa, recubierta con piel fina y dentro contiene entre 4 ó 5 semillas alargadas y grandes. 




EL OLIVO


EL OLIVO

·      El olivo pertenece a la familia de las oleáceas.

·      Es originario de Oriente con más de 6.000 años de historia. Fue introducido en España por fenicios y griegos. Los romanos expandieron su cultivo por toda la península y los árabes perfeccionaron las técnicas de producción de aceite.

·      La propia palabra "aceite" es de origen árabe, procedente de la palabra
           "az-zait", que quiere decir "jugo de aceituna".

Precioso olivo
  ·      Es muy apreciado desde la antigüedad por sus frutos, las aceitunas, y la calidad del aceite que de ellas se obtiene, siendo elemento fundamental de la dieta mediterránea.

·      Es propio de los países Mediterráneos, donde su ubica el 95% del cultivo mundial. En España se cultiva especialmente en la cuenca mediterránea.

·      Tras el descubrimiento de América, en los siglos XVI y XVII, los españoles lo llevaron al continente americano y, hoy día, se encuentra en California (EEUU) y zonas de Sudamérica.

·      El olivo requiere mucho sol y no le gusta la humedad. El suelo debe ser profundo pero seco.

·      Es un árbol que puede tener una vida de más de 100 años.

·      La madera es muy apreciada en ebanistería y es ideal para tallar utensilios.

·       Las aceitunas destinadas para la obtención de aceite se recolectan maduras (Normalmente desde finales de Noviembre hasta mediados de Marzo, dependiendo de la zona).


Ramillete de olivas de colores


El pimiento


EL PIMIENTO

El pimiento es una hortaliza perteneciente a la familia Solanáceas, familia de la que también, forman parta la planta del tomatepatatas y berenjenas. Tal como sucedió con el tomate, patatas…después de que Cristóbal Colón descubriera América, la planta del pimiento fue traída desde México a España por las distintas expediciones que hicieron los españoles. Fue en el siglo XVI, cuando el pimiento fue introducido en España y desde allí, se fue expandiendo por Italia, Francia y el resto de Europa. Con el paso de los años, incluso,  se fue distribuyendo por  todo el mundo. De hecho, muchos países asiáticos, como India, China, Japón y Filipinas, empezaron a aceptar y posteriormente, a usar de manera frecuente este fruto para las prácticas culinarias de sus cocinas locales.


Pimiento blanco
Hoy en día, es aceptado por los estudiosos e investigadores que el pimiento tuvo su origen en México, Perú y Bolivia y dicha planta era conocida con el nombre de chili. El chili fue cultivado para aprovechar su fruto, desde hacia bastantes siglos, por los nativos americanos.


Una vez introducido el pimiento en Europa, su utilización vino a significar un gran paso importante en las costumbres, prácticas y hábitos de las diversas gastronomías de pueblos y culturas. Así, comenzó a emplearse como complemento de la especie más habitual y conocida, hasta aquel entonces,  en las prácticas culinarias, la pimienta negra. Con el paso del tiempo, el pimiento llegó a emplearse con más notoriedad e incluso, llegó a superar a la pimienta negra.      

La planta del pimiento es una planta herbácea de cultivo anual. Su tallo es erguido y elevado, de color verde y del cual salen unas hojas de tipo lanceado, enteras y de un color verde brillante. Sus flores son de pequeño tamaño, con una corola de color blanco y cinco lóbulos. Sus frutos son carnosos, huecos y no jugosos. De los tallos de la planta del pimiento van quedando colgando sus frutos a medida que se van desarrollando. Sus semillas están agrupadas en el interior del fruto, son de forma redondeada aplastada y bien pequeña. La forma de los frutos puede ser diferente (alargada, curva, redondeada,…) aunque generalmente, son alargados o puntiagudos. Según la variedad de la planta del pimiento su color y tamaño puede variar. Así, nos encontramos con pimientos de un rojo intenso, anaranjado, amarillo, verde, violeta, e incluso, combinado algunos de estos colores.

Pimiento bola o ñora

El sabor del pimiento viene determinado por la presencia de una sustancia llamada capsaicina que se localiza en las semillas y pulpa del pimiento. La capsaicina es la responsable del sabor picante de los pimientos, pues es una sustancia irritante que produce una sensación de ardor en la boca. Los pimientos que no contienen capsaicina son pimientos de sabor dulce.

Entre las variedades de pimiento que destacan en España podemos mencionar:
El pimiento morrón, el pimiento italiano, pimiento de Padrón, pimiento de Gernika, pimiento de bola y  pimiento choricero, entre otros.

En cuanto a sus propiedades podemos destacar:

-   El pimiento contiene importante cantidad de agua e hidratos de carbono, lo que la convierte en una hortaliza con escasas calorías.  

Pimiento guindilla
-          Es buena fuente de fibra y bajo contenido en proteínas y grasas.
-          Es una buena fuente de vitamina C, de hecho, superan a la que se encuentra en frutas como la naranja o las fresas. Los pimientos de color rojo superan en vitamina C al resto de pimientos de otro color.
 -    Aporta una gran cantidad de carotenos como la capsantina cuyo pigmento rojo tiene propiedades antioxidantes y por tanto, ejerce una función anticancerígena.
 -        Igualmente, contiene las vitaminas B6, B3, B2, B1.y E.
 -   Igualmente, el pimiento contiene potasio, y en menor proporción, también, magnesio, fósforo y calcio.

Ñora (pimiento bola seco)


El nombre científico


EL NOMBRE CIENTÍFICO EN LAS PLANTAS

En general, los biólogos usan nombres científicos para referirse a los grupos de clasificación, que forman parte de las diferentes categorías de seres vivos que existen en el planeta Tierra. Para ello, los científicos utilizan la Taxonomía. La Taxonomía se considera como la ciencia que ordena, jerarquiza y nombra los seres vivos que estudia la ciencia de la biología.

Pisum sativum (guisante)

Dentro de la ciencia de la Taxonomía se encuentra la Nomenclatura que se ocupa de ajustar y acomodar los nombres de las diferentes categorías de seres vivos. Ahora bien, las reglas que crean los nombres científicos, están escritas en los Códigos Internacionales de Nomenclatura. Existe un código internacional para cada ciencia o materia: Botánica, Zoología, bacterias y virus.
Carl Von Linneo

Se considera a Carl Von Linneo, que fue botánico, naturalista y explorador sueco, como el padre de la Taxonomía y, también, el padre de la Botánica moderna. Desde bien pequeño Linneo, mostró una gran inquietud y curiosidad por las plantas. Su padre, en la localidad de Stenbrohhult, situada en el sur de Suecia, estuvo cuidando el jardín de la iglesia, lo que hizo que Linneo practicara con las plantas y despertara su pasión para el estudio de las plantas y los animales.

Fue Linneo quien organizó de forma razonable y sencilla la clasificación de las especies de plantas y su teoría fue asumida internacionalmente como un sistema científico para clasificar a los seres vivos y que, después de muchos años, aún sigue utilizándose.

Allium cepa (cebolla)
Pero, ¿Qué es el nombre científico? Se entiende por nombre científico como el nombre asignado a una única categoría de ser vivo. Con este nombre científico se pretende que se posea para cada ser vivo, un único nombre que deba ser utilizado por todo el mundo. Es decir, se establecen los nombres científicos para que no se llegue a confusión con las distintas categorías de seres vivos. Sabemos que de una determinada categoría de ser vivo, existen distintos nombres llamados comunes o vulgares. Estos nombres comunes o vulgares, cambian según la zona que consideremos o incluso, un mismo nombre común, puede ser utilizado para especies distintas en diferentes regiones o países. Claros ejemplos los tenemos en nuestra región. Así, en  Molina de Segura a la coliflor se le llama pava; a los guisantespésoles; a las alcachofasalcanciles; a las judías verdesbajocas; a los ajos tiernosajos diegos

Pieris Brassicae (mariposa de la col)
Los nombres científicos están escritos en latín o son de raíz grecolatina. Estas lenguas se les denominan lenguas “muertas”. Lenguas “muertas” viene a significar que son lenguas que no varían, pues no cambian y no evolucionan como el resto de las lenguas. Así, el resto de las lenguas, al seguir teniendo un uso constante por los hablantes siguen cambiando y se modifican. Se introducen palabras nuevas de otras lenguas, reglas de ortografía…

El  nombre científico es una expresión compuesta por dos términos o palabras. La primera palabra indica el género y el segundo, la especie del ser vivo en cuestión. Es como el nombre y el apellido de cada especie. Además, se suele escribir en letra cursiva. El género del ser vivo siempre empieza por mayúscula y la especie todo en minúscula. Por ejemplo: El nombre científico de la colBrassica olerácea; nombre científico del ajoAllium sativum...





Con el nombre científico cualquier persona, en cualquier parte del mundo y hablando en cualquier idioma, podrá referirse a una determinada especie de ser vivo y cualquier persona reconocerlo.





Leptinotarsa decenlineata (Escarabajo de la patata)



La lombriz de tierra



LA LOMBRIZ DE TIERRA

La lombriz de tierra cuyo nombre científico es Lumbricus terrestris, es de color gris rojizo y es el huésped familiar en casi todos los suelos: huertos, prados, jardines….Por lo general, puede llegar a medir entre los 5 u 8 centímetros, pero puede alcanzar hasta los 30 centímetros.

El cuerpo de la lombriz de tierra está formado por anillos. En uno de sus extremos se encuentra la boca y en el otro, el ano. Además, su cuerpo posee además, una zona engrosada llamada clitelo, que está cerca de los órganos reproductivos. Aunque la lombriz de tierra tiene un cuerpo cilíndrico, la región de la cola puede llegar a ser aplanada.

Las lombrices mantienen su piel húmeda para poder captar el oxigeno que necesitan para respirar, por esa razón salen a la superficie de la tierra después de la lluvia y por las noches.

Las lombrices son hermafroditas, lo que significa que una lombriz  posee los dos órganos reproductores: masculinos y femeninos, y por tanto, pueden producir células sexuales masculinas y femeninas. La lombriz de tierra nunca se fecunda a sí misma. Cada lombriz necesita aparearse con otra lombriz de su misma especie para reproducirse. La época de verano y en los días húmedos es el momento en que la lombriz de tierra sale a la superficie para aparearse.

Charles Darwin, naturalista y científico inglés, en su último libro publicado en 1881 y titulado: La formación del manto vegetal por la acción de las lombrices: con la observación sobre sus hábitos, pone de manifiesto un estudio en el que nos explica el papel importante de las lombrices en la formación del manto vegetal que cubre los suelos y las modificaciones que producen en el paisaje.

Charles Darwin estimó que una población de lombrices de tierra movía 100 toneladas de suelo por hectárea en un año.


Gracias a los estudios científicos llevados a cabo por Darwin, hoy día, sabemos que existe una estrecha relación entre los suelos y las lombrices de tierra. Sus ideas han supuesto que las lombrices dejen de ser consideradas como algo repugnante y hasta asqueroso, y que se empiecen a valorarse como seres vivos que llevan a cabo un papel importante, tanto en la fertilidad del suelo, como en la formación del manto vegetal


Las lombrices de tierra poseen una magnífica cualidad y es que tienen la capacidad de penetrar y profundizar en la tierra. Cuando el grupo de lombrices en la tierra es bastante grande produce que la tierra no se apriete y aplaste. Además, los excrementos que las lombrices van dejando sobre la tierra, produce que se enriquezca considerablemente. Así, los suelos en los que existen lombrices, son suelos ricos para el cultivo, con una tierra bien suelta y esponjosa. Todo ello, hace que dichos suelos sean apreciados por las personas que se dedican a la agricultura.

En definitiva, los suelos que acogen lombrices permite que las plantas, que en ellos se cultivan, crezcan y se desarrollen más y mejor.



Todo sobre las lombrices de tierra




Encurtidos 



LA CONSERVACIÓN DE HORTALIZAS: LOS  ENCURTIDOS



Desde hace cientos de años, griegos, romanos, egipcios…se preocuparon por garantizarse el consumo de hortalizas y frutos en determinados momentos en los que escaseaban o no se disponían porque estaban fuera de la época de cultivo. Generalmente, era la época de invierno en la que disminuía la producción de alimentos provenientes de las huertas o   simplemente, se carecía de ellos. Así, a lo largo de la historia, las sociedades humanas, en su constante cambio social y desarrollo humano, con el fin de mejorar sus condiciones de vida y de cubrir sus necesidades básicas para alcanzar una mejora de su calidad de vida en perfecta armonía con su medio, sin dañarlo ni alterarlo, pretendieron descubrir y averiguar de qué manera podrían conservar hortalizas y frutas durante la época de cultivo y recolección y por tanto, garantizarse el consumo de las mismas, en la época invernal.


Mediante la observación y analizando los fenómenos naturales que ocurrían a su alrededor y sin darse cuenta, ni tampoco entendiendo, los procesos físicos y químicos que ocurrían y que retrasaban la putrefacción de los alimentos, fue como descubrieron aquellos hombres y mujeres, distintos modos de conservar los mismos. Entre los variados modos de conservación destaca el encurtido de frutas y hortalizas.

¿Qué es el encurtido de frutas y hortalizas?

El encurtido es un proceso consistente en colocar y mantener a ciertas hortalizas y frutos en una solución de agua, sal y vinagre para su posterior consumo. El encurtido permite conservar alimentos durante varios meses y mantenerlos con todas sus características nutritivas en perfectas condiciones. De esta manera, en épocas o períodos de tiempo en los que no es posible cultivar, por razones climáticas (frío) o desastres naturales (desbordamientos de ríos, sequías, plagas sin control…), se pueden tener ciertos frutos y hortalizas para consumirlas.

¿Cómo se elaboran los encurtidos en agua, sal y vinagre?

El encurtido de frutas y hortalizas es una técnica de conservación bastante antigua y que en nuestra tierra de Molina de Segura, se ha venido realizando desde tiempos remotos. 

Nuestros antepasados, abuelos y abuelas, solían conservar alimentos, fundamentalmente, pimientos y tomates verdes en agua, sal y vinagre, con la finalidad de prolongar la vida de dichos frutos que cosechaban en sus huertas y que consumirían en la época fría de invierno.

El pimiento en diversas variedades (amarillo, guindilla, bola, italiano, morrón…) de nuestra huerta molinense, ha sido históricamente, uno de los cultivos abundantes por sus cualidades en la cocina, llenando de color y sabor a sus platos, y por los recursos económicos que proporcionaba a las familias de nuestra huerta. Principalmente, el pimiento de bola (también llamado ñora) fue antaño dueño y señor de bancales en nuestra huerta, desde su siembra en las almajaras, durante su cultivo, su cosecha y acabando con su secado para la elaboración del pimentón.


Durante los meses de verano (julio, agosto y septiembre) se cosechaban los pimientos, y nuestros mayores, huertanos y huertanas los consumían en su estado natural y al mismo tiempo, también elaboraban las conservas de pimientos en aguasal y vinagre. Esos pimientos encurtidos fueron y siguen siendo la delicia para acompañar los excelentes guisos que han caracterizado y aún siguen protagonizando la cocina de nuestro pueblo: arroz y habichuelas, potaje de acelgas, olla gitana, lentejas con chorizo…


La elaboración de encurtidos es bien sencilla y rápida. La podemos emplear en una gran variedad de hortalizas como: cebollas, coliflor, zanahoria, apio, pimiento, tomate verde, brócoli, etc. Para ello se requiere:

  • Alguna variedad de hortalizas de las anteriores mencionadas
  • Agua
  • Sal
  • Vinagre de vino blanco
  • Recipiente vidrio o plástico
                           


El modo de preparación es bien sencillo:

  • Se cogen los pimientos para conservar y se lavan muy bien con agua. Se corta el rabo que lo une al tallo y se hace un corte en la parte inferior del pimiento para que pueda entrar el líquido de aguasal y el vinagre.
  • En un recipiente se realiza una solución de agua salada. Para saber la cantidad exacta de sal en el agua, se coge un huevo e iremos añadiendo sal hasta que el huevo flote. En ese momento, la solución de agua salada estará lista.
  • Sobre otro recipiente (cristal o plástico) vamos colocando los pimientos, lavados y con el corte en la parte inferior, poco a poco y apretando cuanto podamos para reducir al máximo los huecos del recipiente.   
  • Llenamos el recipiente con el líquido de aguasal y añadimos un poco de vinagre. Deberemos revisar el nivel del líquido en el recipiente, pues, irá bajando y por tanto, hay que completar con más líquido hasta llegar al borde.
  • Reservaremos el recipiente con los pimientos, preferentemente, en un lugar seco y oscuro. En cuestión de dos semanas, estarán listos para consumir.
Importancia del vinagre y la sal en los encurtidos

El vinagre es un líquido de sabor agrio producido por la fermentación ácida del vino y compuesto principalmente, por ácido acético y agua.
En la elaboración de encurtidos el vinagre se presenta como elemento fundamental por sus propiedades antisépticas, ya que impide que se desarrollen microorganismos patógenos o bien, los mata. Estos microorganismos, que sólo son visibles a través del microscopio, son los causantes de enfermedades infecciosas. Además, el vinagre impide la descomposición o putrefacción del fruto u hortaliza que queremos conservar.


En cuanto a la sal, es una sustancia blanca, cristalina de sabor desagradable, que se disuelve perfectamente en agua y que se emplea como condimento en cocina. Junto al vinagre, es elemento esencial en la producción   de encurtidos pues, ayuda a mantener la dureza y solidez de los frutos y hortalizas y les proporciona sabor.

El vinagre y la sal, por tanto, se convierten en sustancias esenciales en los encurtidos y además, son productos completamente naturales, lo que nos garantiza que los encurtidos son un producto, cien por cien, natural.



El compost 


EL COMPOST

La palabra compost proviene del latín componere que significa juntar. De aquí que el compost puede ser considerado como una agrupación de restos orgánicos (restos de organismos muertos procedentes de las plantas y animales) que a través de un proceso de fermentación (proceso realizado por bacterias y microorganismos que transforman un producto inicial) origina un producto final que es inodoro (que no tiene olor) y con alto contenido en humus (capa superior del suelo compuesta por un conjunto de materias orgánicas en descomposición) llamado compost.

Aprovechamos los restos de plantas del bancalico
El compost, es considerado como uno de los mejores abonos naturales, que se puede obtener de una forma bien fácil, económica y natural, y que permite aportar a los suelos agrícolas, una gran fertilidad, produciendo un notable rendimiento de los cultivos.

¿En qué consiste el proceso de obtención del compost?

Las plantas bien desmenuzadas
Este abono natural llamado compost, se obtiene mediante un proceso en el cual, la materia orgánica, generalmente, compuesta de plantas muertas y restos de alimentos, es transformada y convertida por   acción de microorganismos (seres vivos muy diminutos que sólo es posible verlos con la utilización del microscopio) y descomponedores del suelo. En este proceso de transformación no existen ni malos olores ni putrefacción.


¿Qué materiales podemos utilizar para realizar compost?

Se distinguen dos tipos de materiales:

Materiales húmedos: Son los restos de frutas, verduras, hortalizas, hierbas, flores muertas, estiércol de animales de granja o corral (gallinas, conejos, ovejas, cabras, caballos, vacas…), los posos del café e infusiones, el pan, etc. Este tipo de materiales aportan agua y sustancias   nutritivas como el nitrógeno.

Cortando los restos de las plantas
Materiales secos: Son las hojas secas, paja, cartón, servilletas y papel que no contengan tintas, cartones de huevos, serrín y virutas de madera natural, pequeñas ramas, cenizas de madera, cáscaras de huevo, etc. Este tipo de materiales aportan, básicamente, carbono.

Desechos de aves

¿Qué materiales no sirven para hacer el compost?

Hemos de tener cuidado y evitar excrementos de perros, gatos y demás animales carnívoros, pues pueden contener parásitos. Además, no se utilizan materiales cocinados, como carnes y pescados, pues pueden aportar malos olores, y atraer moscas y roedores. No se ha de utilizar papel satinado ni papel de revistas, pues llevan componentes tóxicos en sus tintas.

¿Qué ventajas nos aporta el compost?

De forma tradicional y natural, y durante muchos años, los huertanos de nuestro municipio de Molina de Segura, han realizado su abono natural, lo que hoy llamamos compost, pero que en aquel entonces se le llamaban basura o estiércol.

El proceso de elaboración del estiércol (compost) era el mismo que conocemos. Las antiguas casas, tenían un lugar reservado en el patio para la producción del estiércol. Sobre aquel lugar se iban depositando todos los restos y desperdicios orgánicos que las personas y animales iban generando en la casa. Se iban mezclando y descomponiendo los sobrantes y restos de frutas y verduras que se consumían, la hojarasca y tallos de plantas, parrales, higueras… que existían en los patios de las casas, las cenizas de la chimenea, los restos y sobrantes de hierbas y plantas que consumían los animales (conejos, cabras, ovejas, mulas, cerdos…) y los excrementos de esos mismos animales y de las aves que se tenían, gallinas, pollos, pavos…

Llenando el contenedor del compost
El montón de basura, en los patios de las casas, iba creciendo en materia orgánica y porquerías de las deposiciones de los animales domésticos día a día, y los microorganismos iban descomponiendo y formando un extraordinario abono natural, el llamado estiércol. Aquel estiércol se sacaba, del patio de las casas, una o dos veces al año y se llevaba a la huerta. Ya en la huerta, en una parte del bancal se amontonaba, se cubría de tierra y se humedecía continuamente para que no perdiera la humedad y siguiera su proceso de descomposición. Con aquel estiércol se abonaban los bancales de nuestra huerta, pues contenía una gran riqueza de nutrientes para los cultivos. Además, servía de mantillo para hacer los semilleros de plantas como, pimientos, tomates, melones…en las llamadas almajaras (estructuras, a modo de invernadero, abonado con estiércol para favorecer la rápida germinación de  las semillas), pues los huertanos pasaban el estiércol por el garbillo (cedazo) y separaban las partes más pequeñas y finas de las grandes, y aquel estiércol, bien menudo, lo empleaban en las almajaras.
Este estiércol, fruto de este proceso tradicional y natural, fue favoreciendo, a lo largo de los años, nuestra huerta molinense y al mismo tiempo, incrementando la productividad de su tierra sin contaminarla con productos químicos que pudieran dañar el excelente ecosistema que formaba la huerta.

El compost y la sostenibilidad del planeta

La mejora de la calidad de vida del ser humano no está reñida con lastimar o deteriorar el planeta. A lo largo de la historia, el ser humano ha ido evolucionando y mejorando su calidad de vida, sin estropear ni perjudicar los recursos naturales, y las generaciones posteriores, han podido disfrutar de un planeta limpio, natural y equilibrado. En los últimos años, empezamos a ver y padecer que nuestro planeta comienza a resentirse de grandes y gravísimos problemas medioambientales que, probablemente, si no ponemos remedio, nuestra amada Tierra, puede sufrir cambios no deseados que pudieran ser irreversibles. De entre estos problemas a los que nos enfrentamos, sobresalen: la pérdida de biodiversidad, contaminación, escasez de agua, desgaste de la capa de ozono, deforestación, desertificación, etc.

Contenedor del compost
La elaboración de compost, como abono natural y orgánico, ha de convertirse en una buena práctica ambientalista, pues posee un magnífico valor para el desarrollo sostenible de nuestro planeta. Recuperar materia orgánica a partir de los desechos originados por todos y cada uno de nosotros puede ser una alternativa a la contaminación y otros problemas medioambientales.

Actualmente, se sabe que la basura diaria que generamos en nuestros hogares contiene, aproximadamente, un 40% de materia orgánica y que esta materia orgánica,  puede ser reciclada para que vuelva de nuevo a la tierra en forma de abono natural  para el cultivo de plantas en huertas y jardines. Más concretamente, los estudios realizados sobre ello, aseguran que de cada 100 kg de basura orgánica se obtienen
30 kg de compost. Con este modo de hacer, indudablemente, estaremos contribuyendo a la reducción de las basuras que se llevan a los vertederos y al mismo tiempo, conseguiremos reducir el consumo de abonos químicos, con lo que los suelos destinados a los cultivos serán enriquecidos con un extraordinario abono natural, el compost.

Removiendo los materiales del compost


El arado



EL INVENTO MÁS REVOLUCIONARIO DE LA AGRIGULTURA: EL ARADO


Arando la tierra

Todo el mundo coincide en afirmar que si hay algún invento que ha revolucionado la agricultura a lo largo del tiempo, ese es el arado. Todo parece indicar que el arado apareció hacía el año 3500 años a.C. en Medio Oriente.  Más concretamente, en el sur de Mesopotamia y en las tierras fértiles comprendidas entre los ríos Tigris e Eúfrates.  En estas tierras se establecieron una serie de asentamientos humanos que les permitió subsistir en estas llanuras idóneas para el cultivo. Es allí dónde se produjo la llamada revolución neolítica. Con el paso del tiempo, aquellas tierras se fueron poblando y se dio paso a un verdadero nacimiento de civilización urbana y que se extendió por toda Mesopotamia (tierra entre dos ríos, según el antiguo persa). Se crearon nuevas zonas para el cultivo y apareció el arado que reemplazó a la azada como instrumento para excavar, remover y profundizar aquellas tierras de regadío.

Pintura hallada en tumba de Sennedyem 1.200 a. C
La aparición del arado permitió aumentar la rentabilidad de los cultivos e igualmente incrementó las labores de los hombres y mujeres en campos y huertas. Con el arado removían y profundizaban en el suelo con mucha más facilidad, lo que les permitió aumentar la tierra destinada al cultivo y  por tanto, aumentar siembras y plantaciones.

Los primeros arados estaban hechos completamente de madera. Se buscaba entre los árboles aquellas ramas gruesas que tuvieran la forma adecuada o semejante a una flecha. Se cortaba y se daba la forma y estructura adecuada. Aquellos primeros arados de madera eran tirados por hombres. Más tarde, fueron los romanos quienes incorporaron al arado una estructura de hierro. En estos arados, la cuchilla en forma de flecha se le llamó reja. La reja se introducía en el suelo removiendo la tierra. Coincidiendo con la época romana se produce un significativo avance, el arado es arrastrado por animales, siendo los bueyes los primeros en realizar la tarea.

Dos caballos arando. ( Friedrich Eckenfelder)
En la Edad Media, concretamente entre los siglos XI y XII, se comenzó a utilizar el arado normando o también llamado, de vertedera. Este nuevo arado, era más pesado pero permitía hacer surcos más profundos y voltear la tierra más fácilmente lo que permitía airear mejor la tierra y por tanto hacerla más productiva.

Arado antiguo
En el año 1730, es en Inglaterra donde se construye el llamado arado Rotherham, que perfeccionó su forma triangular, lo que significó que se adaptase mejor para ser tirado por animales y que se empezara a fabricar de manera industrial.  Recién iniciado el siglo XIX, más concretamente en el año 1808, se logra construir el primer arado completamente de metal. Se trataba de un arado fuerte y robusto, lo que permitió acometer tareas en terrenos más desfavorables (duros y pedregosos) y contribuyó al incremento de tierras en cultivo. Posteriormente, se inventó un nuevo tipo de arado provisto de dos ruedas y con un asiento para el conductor. A partir de entonces, se han ido sucediendo diversos tipos de arados cada vez más sofisticados. Apareció el arado propulsado por vapor, más tarde por gasolina y ya en nuestros días, el arado provisto de las más diversas y avanzadas de las tecnologías. Así, se ha ido, poco a poco, facilitando las tareas en los campos y huertas y, al mismo tiempo, se ha ido revalorizándose el arado. Todo lo cual, ha permitido un mayor rendimiento en las tareas y labores agrícolas, con un menor esfuerzo y también, por qué no decirlo, con un ahorro de mano de obra.   

Labrador con mujer sembrando patatas (Van Gogh)
En la actualidad, siguen apareciendo diversos tipos de arados que obedecen al tipo de trabajo a realizar. Estos arados son arrastrados por tractores que labran varios surcos a la vez, pues están provistos de varias rejas o discos. Además, disponen de piezas independientes del resto de la estructura y que por tanto, en caso de rotura o desgaste de las piezas se pueden sustituir por otros de manera más fácil.

El arado y gradas (Van Gogh)




Secado de pimientos






El SECADO DE PIMIENTO: LA ÑORA

Ñoras y guindillas secando en el aula

Desde hace muchos años en nuestro municipio de Molina de Segura, huertanos y huertanas han aprovechado las largas horas de calor del verano para secar ciertos frutos bien maduros y poder aprovecharlos para condimentar y aromatizar determinados guisos y platos durante el invierno, ya que durante esta época, el frío y las heladas hacen imposible cultivar dichos frutos.

Cultivo de pimientos de bola en el bancalico del Cervantes
Uno de los frutos mas utilizado en nuestro municipio para secarlo y aprovecharlo durante el invierno, ha sido el pimiento de bola. Hace muchísimos años, en el pueblo de la Ñora, cerca de la ciudad de Murcia,  unos monjes jerónimos cultivaron los primeros pimientos de bola que habían llegado desde el continente americano en el siglo XVI, después de la conquista de America por Cristóbal Colon. Aquellos monjes jerónimos descubrieron que los pimientos de bola, cosechados bien maduros y rojos, cuando se secaban, no se estropeaban y que al cocinarlos conservaban un buen olor y sabor y además, aumentaban el color rojo en los platos que se preparaban. A estos pimientos de bola rojos, bien maduros y secos se les llamó ñoras.

Pimientos de bola e hilo para enristrar
Hoy día, aún siguen cultivando los pimientos de bola. Son cosechados cuando están bien maduros y rojos, se hacen ristras y se secan al sol. Una vez secos, las ñoras se utilizan para dar aroma, sabor y color en distintos guisos, caldos y salsas de nuestra cocina y dieta mediterránea.

El alumnado enristrando pimientos

Asimismo, con las ñoras  se elabora el pimentón. Se llama pimentón al polvo rojo que se obtiene del pimiento seco molido finamenteEl pimentón es utilizado también, como condimento en distintos platos de comida de nuestra cocina molinense y darle un mejor sabor. Entre los platos que se utiliza el pimentón destacan: arroces, potajes, estofados, adobos, empanadillas, tortas, etc. Además, el pimentón se utiliza como aromatizante y conservante en la elaboración de ciertos embutidos como: chorizo, longaniza, sobrasada o morcón.

Ñoras y guindillas secadas en el aula



La escarda




LA ESCARDA

Se entiende por escarda la tarea realizada por huertanos y campesinos cuando quitan o arrancan las hierbas dañinas o perjudiciales de las tierras sembradas o cultivadas.

Desde cientos de años, se ha considerado la escarda como una de las labores de huertas y campos, que gozaba de mayor prestigio y estimación entre hombres y mujeres de huertos y campos.

Los alumnos y alumnas escardan los cultivos del bancalico del Cervantes

La escarda o limpieza de huertas y campos se realiza para evitar la abundancia de malas hierbas que entorpezcan los cultivos y, por tanto, disminuyan las cosechas. La tarea se puede hacer a mano o con un instrumento adecuado y apropiado para ello: azada, legón, picaza… No obstante, lo verdaderamente importante es tener limpio el terreno antes y después de la siembra o la plantación.

Sobre la escarda, a principios del siglo XV, el cardenal Cisneros y Arzobispo de Granada que era consciente del gran abandono de la agricultura en España durante muchos años y en los sucesivos periodos de guerra, encargó a Gabriel Alonso de Herrera un libro para de acabar con el amplio desastre de la agricultura española. Fruto de ello, en 1513 sale a la luz la  obra “El libro de Agricultura”, que fue impresa en Alcalá de Henares en 1513. Más concretamente, en el capítulo IX, titulado: Del modo y tiempo de escardar lo sembrado se recogen las ideas de Alonso Herrera:

Escardar ó Sallar
Escardar ó sallar son, según tierras, diferentes maneras de nombres, porque cada suerte de gente tiene diferentes vocablos: la significación toda es una , porque esta no se puede variar; quiere decir, limpiar lo sembrado de malas yerbas, no solamente las dañosas mas aun las inútiles,… porque cresciendo mas que ello no lo deja crecer; cómese la sustancia, y aun ahógalo:… asi es necesario en toda manera de plantas entresacar lo malo y dañoso; en los árboles los resecos, en los ganados lo roñoso y enfermo, en el trigo y cebada y otras simientes menudas todas las yerbas.

Pienso yo que en algunos lugares será necesario entresacar la yerba; porque si esto no se hiciese, lo sembrado entre ella se ahogaría.

Un siglo más tarde, en 1626, Miguel Agustín, fue Prior de la orden de San Juan de Jerusalén, publica la obra “Libro de los secretos de agricultura, casa de campo y pastoril”. En dicha obra Miguel Agustín cuenta de las excelencias de la agricultura que enseña a cultivar la tierra y a plantar árboles. Además, incluye las excelencias de la actividad pastoril que enseña a criar todas las especies de animales domésticos, terrestres y volátiles.

Con los escardillos en las manos

En cuanto a los consejos sobre la escarda que da a huertanos y campesinos, destacan:

Limpieza de matas infructiferas

“Cuando llegare la Primavera, en que los trigos hayan echado sus raíces firmes será necesario escarpar y limpiarlos de las yerbas infructíferas y de poco provecho, las quales con la abundancia de las aguas, han producido mucho, como son, yerbos, dormideras, amapoles y otras; será bueno también bolver á escarpar ó escardar quando empezáren los trigos á echar las espigas, y de esta manera saldrán los trigos limpios. La segunda vez que escarpareis no será necesario más que mover la tierra, y unirla haciendo esto; por lo que muchas veces las malas yerbas ahogan los trigos, echandolos por tierra por su grande gallardía y pujanza”.

Sembrados y cultivos limpios



Hortalizas de bulbo:

el ajo y la cebolla 



HORTALIZAS DE BULBO: EL AJO Y LA CEBOLLA


Es imposible encontrar un huerto cultivado en el que no encontremos dos hortalizas bastante conocidas. Son el ajo y la cebolla. El cultivo del ajo y la cebolla ha sido y es uno de los cultivos típicos de nuestra huerta molinense, y su importancia procede de su gran consumo en nuestra cocina mediterránea. Ambas hortalizas pertenecen a la familia de las Liliáceas y se les denomina hortalizas de bulbos.


Desgranando ajos
Hortalizas de bulbos significa que la parte del tallo se engrosa y forma un abultamiento donde se acumulan materiales de nutrientes que sirven de reserva para las plantas. Son los bulbos formados por estas plantas las que utilizamos para consumirlos.



La cebolla, cuyo nombre científico es Allium cepa, es un bulbo que se va formando por sucesivas capas y se disponen unas sobre otras, que se van engrosando poco a poco y se vuelven carnosas. Es fácil observarlo cuando
se corta una cebolla. Dicho bulbo, que es la parte comestible de la planta de la cebolla, puede tener formas, tamaños y colores. Así, nos encontramos con cebolla blanca, amarilla o roja y pueden ser de tamaño grande, mediano o pequeño.


Cebollas en el bancalico del Cervantes
En cuanto al ajo, cuyo nombre científico es Allium sativum, es un bulbo que se forma en la base del tallo y forma lo que se llama “cabeza de ajo”. La cabeza de ajo está formada por entre seis y diez  bulbitos pequeños que se les llama dientes de ajo. Cada diente de ajo está separado del resto por una “piel” delgada de color rojiza. Es bien fácil verlo cuando  se desgrana una cabeza de ajos.


Tanto la cebolla como el ajo son originarios de Asia y vienen cultivándose desde hace más de 6.000 años. Desde Asia se extendió a Europa, de donde pasó a América. Están considerados como alimentos y medicamentos.  


En la cocina es imposible prescindir de estas dos hortalizas. A lo largo de la historia el ajo y la cebolla, juntos o separados, han conseguido mejorar el sabor y la calidad nutricional de ciertos platos. Se han utilizado y utilizan para sazonar, guisar, aliñar, saborizar… sopas, ensaladas, carnes, pescados, pastas, potajes, estofados, salsas de todo tipo…Igualmente, son muchas las personas que los consumen crudas.

Plantamos cebolla babosa

Por sus beneficios curativos,  actualmente la cebolla y el ajo están considerados dentro de las hortalizas curativas más importantes, pues destacan por sus cualidades para la salud humana. Son reconocidos sus poderes en la prevención de enfermedades cardiovasculares y cancerígenas.

  1. El ajo se considera un antibiótico natural, fortalece nuestras defensas y destruye bacterias y virus. Nos ayuda a estar siempre fuertes. Si lo consumes en grandes cantidades, es muy eficaz para eliminar infecciones intestinales, pulmonares y de las vías urinarias. Es muy recomendado frente a enfermedades del aparato respiratorio como una gripe, asma, tos o bronquitis.
Cosecha de ajos 

  1. La cebolla es un alimento excelente contra la gripe, protege el hígado y combate úlceras, el asma y la diabetes. Posee propiedades que mejoran la circulación de la sangre, protege contra las bacterias, remedia los procesos inflamatorios y se considera eficaz contra la inflamación de las articulaciones de los huesos.
 
Los infantiles cosechan las cebollas en el huerto


A lo largo de la historia se han dicho y escrito muchas curiosidades sobre la cebolla y el ajo. Se sabe que los pueblos egipcios, griegos y romanos consideraron la cebolla y el ajo como hortalizas que gozaban de excelentes propiedades terapéuticas. Médicos y naturalistas del mundo antiguo como Hipócrates y Galeno dedicaron su atención a las propiedades del ajo y la cebolla. Herodoto, historiador y geógrafo del siglo V a. C., cuenta que a los esclavos que construyeron las pirámides de Egipto les daban de comer ajos, cebollas, puerros y rábanos para mantenerlos fuertes y sanos. Se cuenta, igualmente, que la cebolla se usaba como antídoto ante el envenenamiento por serpientes.  Virgilio, poeta romano del siglo I a. C., decía que el ajo poseía buenas cualidades para preservar de las picaduras de las víboras. Por su parte Aristófanes, escritor de comedias en el siglo V-IV a. C.,  relata en sus obras que los atletas comían cebolla y ajo para conseguir y mantener fuerzas en las competiciones olímpicas.


Sobre la ajo se dice que lo cura todo.
Sobre la cebolla qué bueno es algo que nos hace llorar.





Reproducción asexual en las plantas: la patata



REPRODUCCIÓN ASEXUAL EN LAS PLANTAS: LA PATATA



La patata, cuyo nombre científico es Solanum tuberosum, es un tubérculo (abultamiento en sus tallos subterráneos que contienen cantidades de sustancias de reserva) que tiene su origen en el sur de América. Más concretamente y todo parece indicar, que fue hacia el año 8000 a.C., cuando en el actual Perúlos indígenas de aquellas tierras, la cultivaban abundantemente ya que formaba parte de su alimento principal.


Cuando Cristóbal Colón, en el año 1492, descubre América, la patata, que los nativos americanos llamaban papa, es traída a España y comenzó a cultivarse. En aquel entonces, la patata la comían mayoritariamente las familias más pobres. De España, se fue extendiendo y comenzó a conocerse y cultivarse por otro países europeos: Portugal, Francia, Italia, Irlanda, Inglaterra…En menos de un siglo, la patata se convirtió en alimento básico e importante de Europa. En Irlanda a la patata se le llamó “pan de los pobres”, pues fue ampliamente cultivada y consumida. Allí mismo, en Irlanda, entre los años 1.846 y 1.848, la patata sufre la plaga del Mildiu de la patata o también conocido como Tizón tardío (enfermedad producida por un hongo que se origina en la superficie de las hojas de la planta), que enfermó y aniquiló las cosechas de patatas, lo que supuso la muerte de más de un millón de personas irlandesas y obligó a que otras muchas familias emigraran a otros países. Este hecho se conoce como la Gran hambruna de Irlanda.


La planta de la patata pertenece al grupo de plantas con flores. Su fruto es una baya semejante a un pequeño tomatito y que en su interior contiene multitud de semillas. Todas sus partes exteriores, tallos, hojas, flores y frutos, son tóxicas pues, contienen una sustancia llamada solanina que es  venenosa.

A pesar de que la planta de la patata produce flores que contienen semillas, el cultivo de la patata en las huertas se realiza por reproducción
asexual. La reproducción asexual en las plantas significa que no necesita semillas para reproducirse y sirve cualquier parte del ser vivo. En el caso de la patata es el tubérculo la parte que sirve para reproducirse. Los tubérculos de la patata poseen unas yemas que pueden desarrollarse y originar nuevas plantas gracias a las sustancias de reserva almacenadas que contiene.


Como cada patata posee varias yemas, de cada una de dichas yemas pueden brotar raíces y tallos. Llegado el momento de la siembra de la patata, cada tubérculo (patata)  se parte en trozos, pero con el cuidado y precaución de que cada trozo contenga, al menos, una yema sobre la que surgirá un pequeño tallo y las raíces. Finalmente, el trozo, introducido en la tierra, irá desarrollando el pequeño tallo y las raíces, y formará una nueva planta de patata, de la que irán apareciendo los nuevos tubérculos que serán aprovechados como alimento.

Nuestra huerta de Molina de Segura, que se distribuye por la margen izquierda del río Segura, cuenta con una extraordinaria y fértil tierra que a lo largo de muchos años ha producido abundantes cosechas de patatas. Desde el año 1970, el cultivo de la patata fue cobrando protagonismo en nuestra huerta. Desde entonces y hasta hoy día, se ha ido cultivando y proporcionando cuantiosas cosechas de patatas destinadas a la exportación y el autoconsumo. Principalmente, se han cultivado las variedades: jaerla, spunta y Desire.

Las patatas de Molina de Segura y más concretamente, de la pedanía de Torrealta y Ribera han conseguido una excelente calidad y clase que le han reportado renombre y prestigio.







El albaricoquero 




DEL ALBARICOQUERO, LOS ALBARICOQUES


El albaricoque cuyo nombre científico es Pronus armeriaca y que en latín significa “precioso”. es el fruto del albaricoquero. El albaricoquero tiene su  origen en las zonas templadas de Asia y se tiene constancia de que las primeras variedades salvajes de este árbol se encontraron hacia el año 3.000 a. C, en China. Fueron los romanos quienes, movidos por la ambición de expansión de su imperio y el conocimiento de rutas comerciales por Asia, lo introdujeron en Europa



El albaricoquero es propio de los climas templados y más concretamente, en España la zona que muestra un mejor clima para el cultivo de este frutal, son las regiones situadas junto al Mar Mediterráneo.  Nuestra Región de Murcia es lugar privilegiado en el cultivo de albaricoques, que también los conocemos con otros nombres coloquiales o localismos como por ejemplo: "albercoque" o "bercoque". En nuestro municipio de Molina de Segura, desde bastantes años, se han venido cultivando los, llamados también, “abercoques” y han tenido un gran protagonismo. Coincidiendo con el auge de la industria conservera, fue notable fruto estrella en la elaboración de conservas de albaricoque en almíbar y mermelada de albaricoque. En la actualidad, es bastante la superficie de tierras destinadas al albaricoque y destacan las variedades tempranas que surten de este preciado y dulce fruto, al comienzo de la primavera, a los mercados de fruta fresca.

Es un árbol de hoja caduca que en su estado adulto puede medir entre 3 y 4 metros de altura. Posee un tronco robusto, abundantes ramas y una figura redondeada y bastante amplia que proporciona abundantes frutos. Es resistente a la sequía y sensible a las heladas, sobre todo cuando se producen en primavera y se aprecian los incipientes albaricoques.


La floración del albaricoquero es precoz, generalmente, se produce al principio de la primavera. Las abundantes ramas del albaricoquero se visten de cuantiosas flores que crecen en cada yema de sus múltiples ramas. Las flores tienen un cáliz rojizo y sus pétalos son blancos o rosáceos. Aspecto que los embellece con excesiva elegancia.

El fruto del albaricoque debe ser recogido en plena madurez ya que de lo contrario la pulpa no desarrolla su sabor dulce y el fruto se convierte incomestible para el consumidor.
Se trata de un fruto carnoso y forma globosa, generalmente, amarillo y muy sabroso. Está recubierto por una piel fina, más o menos anaranjada que se tiñe de rojo en la parte que recibe más horas de sol al día. La pulpa del albaricoque posee un toque perfumado y puede estar más o menos adherida al hueso, que contiene una semilla.


En nuestra Región de Murcia, el albaricoquero se puede encontrar distribuido por las distintas comarcas. Debido a que cada comarca posee unas características climáticas es por lo que en cada una de ellas podemos encontrar variedades diferentes de albaricoques. Destacamos la variedad 'moniquí' y los llamados 'de clase' que se cultivan en el municipio de Cieza y Abarán, las variedades 'mauricio' y 'valenciano' se extienden por la Vega Media, la variedad 'real fino' se localiza en la comarca del Río Mula y los 'bulida' que los podemos encontrar en cualquier comarca murciana.

El albaricoque posee grandes beneficios para nuestra salud. Posee un bajo nivel de calorías y contiene vitaminas A y C y además, aporta a la dieta potasio, fósforo, calcio y un gran contenido en fibra. Se considera como adecuado para mejorar la visión nocturna. Es eficaz contra la anemia, previene el raquitismo, mejora los intestinos y ayuda al insomnio. Es recomendado para afecciones de la piel y del sistema respiratorio y estimula el crecimiento infantil. El consumo de albaricoques ayuda a combatir el estreñimiento por su poder laxante.

En nuestro municipio de Molina de Segura, a lo largo de los años, los albaricoques han sido un excelente y bien preciado fruto que, además, se ha utilizado para conservarlo para épocas invernales. Principalmente, los albaricoques se han podido comer fuera de temporada en:

1.      Albaricoques en almíbar: Consiste en meter en un recipiente (bote de hojalata, cristal…) albaricoques deshuesados y sumergidos en almíbar.



2.      Mermeladas: Se realiza cociendo en agua y azúcar albaricoques bien maduros y troceados. Posteriormente, son introducirlos en recipientes de cristal.


3.      Orejones: Consiste en deshidratar los albaricoques, es decir, quitar toda el agua que contienen y guardarlos hasta consumirlos.





Conserva, secado y encurtido de tomate




CONSERVA, SECADO Y ENCURTIDO DE TOMATES

Desde hace muchos años, prácticamente en todos los bancales de nuestra huerta molinense, llegada la primavera, se reservaba un trozo de terreno para realizar las plantaciones correspondientes a esta época del año. De entre los cultivos, nunca faltaron los tomates. Podría decirse que junto a los pimientos, los tomates han sido y siguen siendo el cultivo estrella y el fruto básico en la elaboración de muchos platos favoritos de nuestra cocina.
Sobre la fértil tierra formada por la acumulación de los limos depositados por las sucesivas inundaciones provocadas por las riadas del río Segura y los riegos de sus extraordinarias aguas, en nuestra huerta de Molina de Segura, a lo largo de muchos años, se han venido cultivando diferentes variedades de tomates, cuyo resultado final es el aprovechamiento de unos frutos de excepcional tamaño, sensacional sabor y singular textura.

Cada año huertanos y huertanas dejan madurar a los mejores tomates para después extraer sus semillas, guardarlas y sembrarlas al año siguiente. Con estas prácticas, a lo largo de los años, se ha garantizado la selección de distintas variedades de tomates que reciben el nombre de autóctonos y que están perfectamente adaptados al microclima de nuestra huerta.
Igualmente, son importantes los modos de cultivo. Bien conocida por huertanos y huertanas es  la técnica de adelantar la producción y cosecha del tomate. Dicha técnica ha consistido siempre en realizar una estructura de cañas, que proporcionan las riberas del río Segura, y sacos de tela o papel. Esta estructura forma un parapeto orientado al norte y que cubre  y da abrigo a las matas de tomate. Con ello, las plantas quedan protegidas y al resguardo de las heladas nocturnas y los vientos fríos.

Llegado el mes de junio  y hasta septiembre las matas de tomate no dejan de obsequiar de sus excelentes tomates. Generalmente, los extraordinarios cultivos producen generosos y abundantes cosechas de tomates. Con todo ello, hombres y mujeres de nuestra huerta emplearon y aún continúan utilizando procedimientos para conservar los deliciosos tomates de la temporada de verano para poder disponer de su sabor y propiedades nutritivas en los fríos meses de invierno en los que el cultivo del tomate es imposible en nuestra huerta.
Entre los procedimientos empleados por huertanos y huertanas para conservar los tomates destacan: la conserva, el secado y el encurtido.

La conserva de tomate

De manera tradicional la conserva de tomate está referida a conservar tomates bien maduros y crudos. El momento propicio para ello es la temporada de verano. En esta época se produce una extraordinaria cosecha de tomates, lo que comporta excedentes de tomates. Para poder aprovechar la abundancia de tomates y aprovechar su consumo a finales de otoño e invierno se conservan en botes o tarros de cristal.


La conserva de tomate requiere de unos pasos:

1.    Se guardan para reutilizar los diferentes tarros de cristal que se van gastando en casa. Es importante que las tapas de cierre de dichos tarros sean metálicas, que estén bien conservadas y tengan buen cierre.
2.    Los recipientes de cristal y sus tapas se esterilizan en agua hirviendo durante 15 ó 20 minutos.
3.    Dejaremos secar los recipientes y tapas sobre tela limpia.
4.    Se cosecharán los tomates cuando estén bien maduros.
5.    Escaldamos los tomates. Significa que los tomates se pelan, para ello, se meten durante dos minutos sobre agua hirviendo. Con ello facilitamos el que se puedan pelar bien.
6.    Pelados los tomates, se quitan los culos del tomate (parte de unión del tomate a la planta) y  todas aquellas partes que pudieran tener cualquier daño o impureza.
7.    Los tomates pelados se meten en los tarros y se aprietan bien para que no quede hueco de aire en su interior.
8.    Se pone una pequeña cantidad de sal encima y se cierra el tarro procurando que quede bien cerrado.
9.    Se colocan los tarros de tomate en un recipiente que contenga agua fría y los tarros quedarán cubiertos completamente por el agua.
10. Se cubren los tarros con una tela como medida de seguridad por si explota alguno de los tarros cuando el agua hierva.
11. Se pone a al fuego el recipiente con los tarros. Cuando comience a hervir el agua, dejamos que pasen 20 minutos y luego sacamos.
12. Se dejan los tarros enfriar un buen rato. Una vez fríos los tarros, se almacenan en lugar oscuro y fresco.
A partir de este momento, el tomate en conserva está listo para consumir.

El secado del tomate

El secado del tomate es un proceso consistente en secar al sol tomates bien maduros. El resultado final son tomates completamente deshidratados.


El proceso de secado del tomate es bien lento y los tomates pierden casi la totalidad de su humedad interior, merman perdiendo gran parte de su masa inicial y su volumen. La pérdida de humedad, masa y volumen del tomate al secar, produce una concentración e intensificación de su sabor. Ese profundo y penetrante sabor lo hace como un valioso condimento y al mismo tiempo como guarnición ideal para acompañar a ciertos platos acompañando a carnes o ensaladas.

En nuestra localidad de Molina de Segura el secado de tomates, fue un procedimiento utilizado en muchas casas para poder disponer de su potente sabor en distintos plantos típicos de la cocina tradicional: arroz y alubias, potajes, lentejas…
En la actualidad, también se utilizan los tomates secos conservados en tarros de cristal con aceite de oliva y algunas plantas aromáticas (romero, tomillo, laurel, ajo…) para la elaboración de ciertos platos.

El secado de tomate requiere de un procedimiento:

1.    Se prepara un cedazo (instrumento compuesto por un aro o cuadrado de madera que sujeta una tela de alambre agujereada).
2.    Se  recolectan los tomates maduros de las matas.
3.    Se lavan muy bien con agua y se desechan los tomates que no estén en buenas condiciones.

    4.    Se cortan los tomates en rodajas de un centímetro aproximadamente de espesor.
     5.    Se colocan las rodajas de tomate sobre el cedazo procurando que no se toquen.
    6.    Se pone sal por encima.
También, se puede añadir tomillo, orégano…
7.    Colocamos el cedazo con las rodajas de tomate aderezadas en un lugar que reciba al día el máximo los rayos de sol directo para que se produzca el secado.
8.    Pasados unos días, damos la vuelta a las rodajas de tomate. 
9.    Una vez completamente secos, se recogen los tomates y se guardan en un recipiente de plástico o cristal en lugar seco y aireado.

Una vez guardados están disponibles y listos para ser utilizados como condimento en distintos guisos, salsas, ensaladas…o preparados de aceite acompañados con distintas plantas aromáticas: romero, tomillo, ajos, laurel….



El encurtido del tomate

Cuando llega  el final de septiembre, nos encontramos matas de tomates que se conservan bien pero se observa que los tomates ya no maduran tanto como en meses anteriores, pues las horas de sol se van acortando y las temperaturas van siendo más bajas, con lo que los tomates se van quedando verdes. Estos tomates verdes han sido aprovechados durante tiempo para encurtirl y poder comerlos a finales de otoño e invierno.


En el encurtido de tomates se sigue un proceso bien sencillo:

1.    Conforme se van eliminado y retirando las matas de tomate como final de cosecha, se van cosechando los tomates verdes que no estén estropeados o dañados.
2.    Se lavan bien los tomates y en la parte superior se les hace con el cuchillo un corte en cruz.
3.    Se introducen en un recipiente de cristal procurando que queden bien apretados y con el menor espacio vacío posible.
4.    Preparamos en un bol una solución de agua, sal y vinagre de vino blanco.  Para que a solución tenga la cantidad de sal en su justa medida, pondremos un huevo fresco e iremos echando sal poco a poco y cuando veamos que el huevo flote, la proporción de sal en agua es la correcta. (Al principio el huevo se hunde porque tiene mayor densidad que el agua, pero cuando flota su densidad es menor que al agua salada formada)
5.    Se vierte la solución de aguasal y vinagre en el recipiente que contienen los tomates y procuramos que queden bien cubiertos.

6.    Reservamos un poco de solución y durante varios días se vigila el contenido de solución en el recipiente de cristal y añadiremos solución cuando baje el nivel.
7.    Dejamos reposar durante tres o cuatro semanas y transcurrido ese tiempo, podemos degustar los tomates encurtidos.

Una vez curados los tomates verdes, están disponibles para ser consumidos como aperitivos o añadir en determinados tipos de platos: salsas, ensaladas, arroces…






Las semillas





LAS SEMILLAS


Las semillas o también, llamadas simientes son la parte del fruto de las plantas que contienen el germen para el nacimiento de una nueva planta. Igualmente, podemos decir que las semillas son esos granos que forman parte de los frutos de una gran mayoría de plantas y que cuando se siembran o caen al suelo producen nuevas plantas de la misma especie. En definitiva, suponen el elemento esencial en la renovación, perpetuación y difusión de distintas especies de plantas.


El desarrollo del ser humano a lo largo de la historia, está íntimamente ligado a las semillas. Los seres humanos en el Paleolítico subsistían de la caza de animales salvajes y de la recolección de frutos, raíces, granos, etc., pero fue en el Neolítico, cuando aquellas personas, se dan cuentan que granos y semillas que recolectan para su alimentación, germinan de manera espontánea y generan nuevas especies vegetales y que, incluso,  en los lugares que lo hacen, se desarrollan y crecen mejor que en otro sitio. Es así, como semillas y granos silvestres comienzan a ser cultivados en las cercanías de sus asentamientos. Aquellos seres humanos observan que las semillas puestas en la tierra brotan y producen nuevas plantas de la misma especie y que a su vez, dichas plantas producen nuevas semillas. Es el principio de la agricultura, uno de los descubrimientos más importantes de la humanidad. Aquellos seres ya no solamente dependen de lo que les regala la Naturaleza, ellos mismos y con sus propias manos son capaces de producir y generar más de lo que necesitan para vivir.

Las semillas han desempeñado y desempeñan un papel fundamental en la alimentación de las personas. En las distintas culturas y a lo largo de la historia han existido distintos tipos de semillas que han sido fundamentales en la alimentación. En el continente americano, fue el maíz la base de alimentación y permitió el desarrollo de grandes culturas. En el Lejano Oriente, el arroz se convirtió en el sustento mayoritariamente que alivió el hambre de  la mayoría de la población. Por su parte, el trigo es el cereal más importante desde el punto de vista nutritivo. Hoy día, siete mil años después, trigo, maíz y arroz siguen siendo las semillas más sembradas y representan los pilares sobre los que se asienta la alimentación mundial

Estructura de las semillas

Todas las semillas contienen tres partes esenciales:


   1.    Epispermo: Es la cubierta, generalmente, dura que protege a la semilla de posibles daños o de la desecación.

   2.    Endospermo: Son los tejidos u órganos que almacenan las sustancias alimenticias de la semilla. De entre las sustancias alimenticias de reserva que la semilla posee, sobresalen: carbohidratos (almidón), grasas y proteínas.

   3.    Embrión: es la parte de la semilla que da origen a la raíz, hojas y tallo de la nueva planta.

La germinación de las semillas

Entendemos por germinación de las semillas el proceso mediante el cual las semillas colocadas en un medio favorable y con las condiciones necesarias, origina una nueva planta. Las condiciones determinantes del medio para que las semillas germinen son: aporte suficiente de agua y oxígeno y temperatura apropiada.

En el proceso de germinación el aporte del agua se va difundiendo a través de las envolturas de la semilla y llega hasta el embrión, ya que durante el tiempo en el que la semilla ha estado guardada o quieta se ha secado por completo. El agua hace que la semilla se vaya hinchando y llega un momento en que la envoltura externa (epispermo) se rompe. Por su parte, el oxígeno que absorbe la semilla le proporciona la energía necesaria para iniciar su crecimiento. Además, las sustancias alimenticias almacenadas en el endospermo de la semilla, se van descomponiendo en sustancias más sencillas y son transportadas al interior del embrión para llegar a sus partes de crecimiento.
 
Después de que la semilla haya absorbido el agua necesaria, comienzan a emerger las primeras raíces que surgirán de la semilla, es lo que se llama radícula de la semilla.


La radícula empezará a brotar a través de la envoltura de la semilla. Se irán formando los pelos radicales que absorberán el agua y sujetarán el embrión al suelo. A continuación, y una vez fijada la raíz al suelo, empiezan a desarrollarse las partes externas de la planta, las hojas germinales de la semilla (cotiledones) y el tallo. Los cotiledones que salen a la superficie forman clorofila y comienza el proceso de la fotosíntesis. Después, se desarrollan las hojas verdaderas.

Desde que comienza la germinación y hasta que la planta logra la completa independencia realizando la fotosíntesis, se alimenta de los nutrientes almacenados en la semilla. Durante ese tiempo la planta recibe el nombre de plántula.

La longevidad de las semillas

Cuando hablamos de longevidad de la semilla, nos estamos refiriendo al tiempo que puede conservarse una semilla y que llegado el momento y en las condiciones favorables, cuando la sembramos, es capaz de germinar de manera correcta.

En la longevidad de las semillas juegan un papel decisivo e importante, la humedad y la temperatura en la que se encuentren las semillas, de ahí que sea importantísimo que cuando vayamos a almacenar semillas lo hagamos de forma correcta con una humedad y la temperatura adecuada y ajustada.


La longevidad  de las semillas varia enormemente de unas semillas a otras. Se sabe que algunas semillas pueden germinar perfectamente después de más de 100 años.

Contrariamente, otras semillas pueden mantenerse en buenas condiciones de germinación durante unas semanas y transcurrido ese tiempo ya no serán capaces de germinar, a pesar de que las condiciones de germinación sean las  óptimas.

Almacenamiento de las semillas

El almacenamiento de las semillas está ligado a la extracción de las mismas. Así, desde muchos años en nuestra huerta de Molina de Segura, huertanos y huertanas han obtenido sus propias semillas dejando que algunos frutos (tomates, pimientos, coles, acelgas, cebollas, pepinos, berenjenas, sandías, melones…) maduraran para luego recoger sus semillas. Todo ello ha permitido, que hombres y mujeres que cultivan nuestras huertas han ido produciendo plantas con las mejores características e eligiendo aquellas que más les han convenido. Plantas fuertes y sanas, sin plagas ni enfermedades y adaptadas al clima de nuestro municipio. Todo lo cual ha hecho que se hayan ido preservando a lo largo del tiempo determinados cultivos locales. Consiguiendo, con ello, las mejores plantas.


Después de la extracción de las semillas hay que realizar la conservación de las mismas. Para ello hemos de tener en cuenta algunas indicaciones:

  1. Antes de almacenar las semillas, es importante eliminar la humedad que contienen y asegurarnos que han perdido toda su humedad antes de almacenarlas. Con ello evitamos que se forme moho y las mismas se echen a perder.
  1. Debemos mantener las semillas alejadas de fuentes de calor durante su almacenamiento. Las altas temperaturas pueden dañar y afectar a su viabilidad.
  1. Después del secado de las semillas las pondremos en un recipiente de cristal,  plástico o papel y quedarán guardadas en un medio seco y oscuro.

  1. Finalmente, es importante colocar una etiqueta donde indiquemos el tipo de semillas y la variedad de la misma, la fecha en la que se recolectó y en la que fue almacenada.






Virgilio





VIRGILIO: NATURALEZA Y LIBERTAD


Busto de Virgilio (Parco de la Grotta do Posillipo) Nápoles


Publio Virgilio Marón es considerado, sin duda alguna y probablemente, la figura más grande de la literatura latina y uno de los poetas más notables y valiosos de las letras universales. El poeta romano ya gozó, en su propia época, de una asombrosa popularidad y consideración. Nació el 15 de octubre del año 70 a.C., en Andes, un pueblecito próximo a Mantua y murió en Brindisis en 19 a.C. Su padre vivió en el campo y fue un humilde campesino que cultivó un pequeño huerto del que aprovechaba los productos de la tierra. Durante su infancia, Virgilio estuvo rodeado entre pastores y rebaños, el cultivo del campo, el cuidado de los árboles y la apicultura. Aquel medio natural donde pasó su infancia Virgilio, le comportó la sensibilidad necesaria para sentir la naturaleza y sus fenómenos. Gran parte de su obra literaria está llena de recuerdos de amor a la naturaleza.

Por mediación de su padre, estudió primero en Cremona, luego en Milán, y, finalmente, en Roma. Poco a poco, se fue convirtiendo en un investigador curioso de todo lo que podía saberse en aquella época. Durante aquel tiempo, asistió a un período de profunda crisis en el mundo romano y vivió uno de los episodios más atormentados de la historia de Roma, la guerra civil entre César y Pompeyo. La guerra acabó con el asesinato de Cesar y se abrió un período de luchas por el poder del imperio que acabó con la proclamación de primer emperador romano Octavio Augusto.

Geógicas (Apollonio  di Giovanni)

Finalizada la guerra civil, las tierras de la familia de Virgilio fueron expropiadas y repartidas entre los soldados de las legiones victoriosas. En aquel entonces, Virgilio pide ayuda a sus amigos, lo que le sirvió para conocer al propio emperador Octavio Augusto. La medición de sus amistades con el emperador le posibilitó que le fueran devueltas las tierras confiscadas. Aquella relación de Virgilio con los círculos de amistades cercanas a Augusto y el propio emperador le proporcionó, al mismo tiempo, conocer a Cayo Clinio Mecenas, leal amigo y hombre de estado y confianza del emperador.

Octavio Augusto como emperador romano y Cayo Clinio Mecenas como uno de los más espléndidos protectores de las artes que jamás existieron, se convirtieron gracias a su protección y generosidad, como los mayores y mejores amigos de Virgilio lo que hizo que pudiera dedicarse con el mayor esmero y dedicación a la poesía.

Octavio Augusto, hombre inteligente y convertido en emperador de Roma, se encuentra, después de la guerra, un panorama devastado y desconsolador, y tiene como principal objetivo en dar a Roma el bienestar y la grandeza que merece. Con el emperador Augusto se abre una nueva generación esperanzada en poder mejorar notablemente los males que aquejan a Roma y sus habitantes. Aquellas gentes no habían conocido más que destrucción, muerte y dolor por todas partes y durante muchos años. Ahora la gente emigraba a la ciudad y abandonaba el campo y poseía un ansia incontenible de paz, un ideal de unidad, de libertad y de justicia para todos, hombres y mujeres. En este escenario Virgilio se convierte en personaje fundamental. De sus obras literarias se desprende toda su sensibilidad, su experiencia y la belleza de sus ideas y de la naturaleza. El ambiente campesino y toda su experiencia de sus primeros años, queda reflejada y plasmada en sus obras literarias. Destaca, entre su producción literaria: Las Bucólicas y Las Geórgicas.

Las Bucólicas

Las bucólicas son una composición poética que canta la sencillez de la vida campestre, también, llamados poemas pastoriles. El tema de la obra, es el campesino y sus labores.
Todo el texto es un canto al trabajo. Alaba la belleza del campo y de quién trabaja, ara, cuida y cultiva la tierra. Virgilio elogia la labor de hombres y mujeres que día a día dedican su esfuerzo al cultivo de la tierra y que lo hacen con un profundo amor y respeto a la naturaleza y transmite la idea de que el campo hace libre al campesino. En sus versos, aplaude la belleza de las labores campesinas y que, en otro tiempo habían hecho grande y rica a Roma.

Titiro y Melibeo (Las bucólicas)

Las bucólicas se convierten en toda una composición poética en la que el poeta, nos transmite su visión idílica y encantadora de las costumbres, tradición, estilo y vida campesina, con la naturaleza sobre la que se sustenta y las cosas que nos regala: el canto de los pájaros, el silbido del viento, el zumbido de las abejas, el brotar de las plantas, el perfume de las flores en primavera...

Las Geórgicas

Las Geórgicas
Las Geórgicas son una obra poética educativa, pues con ella Virgilio trata de satisfacer el deseo del emperador Octavio Augusto de reconstruir Roma, que había quedado devastada por las guerras civiles y era prioritario que  los legionarios, a los que se les había dado tierras después de las guerras, y que no sabían cultivarlas, se hacía necesario y prioritario incitarles y motivarles al amor por la tierra y la naturaleza. Era preciso, además, enseñar cómo trabajar y cultivar aquellas tierras para sacar el mayor provecho y beneficio de sus frutos. Las Geórgicas, son, por tanto, una obra poética sobre las labores del campo en la que están presentes en sus versos, las plantas, los árboles y los animales.

Las Geórgicas se componen de cuatro tomos sobre la vida campesina y están destinadas a enseñar sobre las labores desarrolladas en el campo. Los distintos temas contenidos en la obra son:

  • Tomo I: La agricultura, el trabajo agrícola y predicciones meteorológicas: la tierra, los métodos, cosechas, el principio de la agricultura,  los instrumentos, el tiempo propicio para las labores…


  • Tomo II: Los árboles cultivados y frutales, el cultivo de la vid y el olivo: las especies y los terrenos y cuidados que requiere.


  • Libro III: Ganadería vacuna y caballar, Ganadería ovina y caprina, El cuidado y cría de los perros y Las plagas de los ganados.


  • Libro IV: La apicultura: la vida de las abejas y el cuidado que éstas merecen.


Virgilio -poeta-





    Plantas 

aromáticas y 

medicinales





PLANTAS  AROMÁTICAS Y MEDICINALES



Llamamos plantas aromáticas a aquellas plantas cuyas hojas, flores, frutos o raíces desprenden un aroma o un perfume muy particular y que se aprovechan en la cocina, tanto para condimentar  los guisos como para realzar los diversos aromas de los platos, ya sean crudos o cocinados. Igualmente, muchas de ellas se consumen como infusiones, como es el caso del té, manzanilla…

La gran mayoría de las plantas aromáticas tienen propiedades medicinales, esto significa que alguna de sus partes, raíz, tallo u hojas, o los extractos que de las mismas se pueden obtener, son utilizadas como remedios para el tratamiento de alguna afección o enfermedad que pueda padecer una persona. Así pues, las plantas medicinales tienen como misión ayudarnos a recuperar y mantener un estado de salud óptima.

La historia de las plantas medicinales ha seguido los pasos del ser humano. Los primeros seres humanos en su constante y continuo deambular en busca de alimentos, debían probar todas las especies de plantas que la naturaleza le ofrecía, y así poder comprobar si eran o no comestibles. En esta constante de probar las distintas especies vegetales, el descubrimiento y conocimiento de las plantas medicinales fueron, en la mayor parte de las veces, consecuencia de la casualidad. Es así como nuestros antepasados comprobaron que algunas de las plantas que tuvieron a su alcance le proporcionaban su alimento y otras les producían, a veces, efectos negativos, incluso mortales, o les ocasionaba resultados especiales, como eran el alivio de determinados dolores que padecían o cualquier otra sensación de bienestar.

Las plantas aromáticas y medicinales han sido abundantemente cultivadas por casi todas las civilizaciones, que no sólo han aprovechado su capacidad para realzar el sabor de cualquier plato sino que, sobre todo, se han beneficiado de sus excelentes propiedades medicinales y terapéuticas. En sus orígenes, el conocimiento de las plantas medicinales y los efectos beneficiosos que producían, se fueron transmitiendo, de forma oral y, posteriormente, por medio de escritura.


Hoy, sabemos que el primer texto escrito que hace referencia a las plantas medicinales, tiene una antigüedad de más de 4000 años. Se trata de una tabla de arcilla que pertenece a la cultura Sumeria (La civilización sumeria es considerada como la primera y más antigua civilización del mundo, situada sobre lo que hoy día es Irak).

En el antiguo Egipto las plantas medicinales fueron de vital importancia y se utilizaron de una forma perfectamente regulada.

Griegos y romanos heredaron el conocimiento de las plantas medicinales de la cultura egipcia y médicos y científicos escribieron muchos textos, que hablan sobre las propiedades de estas plantas para curar enfermedades y mantener un buen estado de salud.

En China y la India  el empleo y uso de las plantas medicinales estuvo muy extendido y formó parte de la cultura popular. Fueron muy utilizadas entre las familias más desfavorecidas económicamente.

En la Edad Media, los monasterios se convirtieron en lugares extraordinarios para el saber y uso de las plantas medicinales, y los monjes dedicaron mucho de su tiempo al cultivo, estudio y conocimiento de las mismas. En los monasterios, los huertos monacales se convirtieron en espacios excelentes para el cultivo de diversas variedades de plantas medicinales y se realizaron gran cantidad de experimentos con aquellas plantas y que los monjes cultivaban. Los propios monjes nos han dejado textos escritos sobre modos de cultivo, recolección,  conservación y los beneficios y remedios que proporcionaban.

El Nuevo Mundo aportó un extraordinario conocimiento sobre la importancia del cultivo y el uso de las plantas medicinales. Los conocimientos y uso de las plantas medicinales estaban en manos de los chamanes. Los chamanes tenían el poder de utilizar la magia y las plantas medicinales para curar las enfermedades. Muchos botánicos y herboristas buscaron en estos sacerdotes el conocimiento de las propiedades curativas de las plantas medicinales.

Hoy en día la medicina moderna ha hecho que tengamos las plantas medicinales un poco olvidadas en comparación con nuestros antepasados, pues la industria farmacéutica acumula todo el ámbito de la salud y son enormes los beneficios que la ciencia ha conseguido, no obstante;  no podemos olvidar  algunos de los diversos y variados remedios naturales y tradicionales que se han venido utilizando durante siglos para aliviar  o, cuanto menos, aminorar ciertas dolencias o achaques que las personas han padecido.


Recolección y conservación

El aprovechamiento de las plantas aromáticas y medicinales requiere de una técnica de recolección y de conservación. 

En la recolección de las plantas hay que tomar algunas precauciones:

1.    Hay que evitar los lugares donde puede haber contaminación. 

·          Descartar las orillas de las carreteras: Allí  las hierbas y plantas pueden haber quedado impregnadas por la carbonilla, el plomo y otros tóxicos procedentes de los tubos de escape de vehículos.

·          Eliminar los linderos y lugares próximos a los campos de cultivo, pues pueden haber sido fumigados por  pesticidas y herbicidas y haber recibido salpicaduras de esas sustancias químicas.

·          Evitar los lugares próximos a polígonos industriales o industrias  contaminantes, pues pueden verter productos químicos peligrosos.

2.    Recolectar tan solo las plantas sanas y limpias

·          Desechar las plantas que puedan presentar alguna señal o huella de haber sido atacadas por insectos, parásitos o contengan deposiciones de animales.

3.    Procurar que las plantas estén bien secas

Según el tipo de planta aromática o medicinal presenta su parte ideal y útil para su aprovechamiento. De ahí que sea necesario saber en cada caso que parte de la planta podemos aprovechar. Las partes que se recolectan son:

1.    Las flores: Las flores se deben recolectar antes de que la corola se encuentre completamente abierta. En ese momento, los pétalos contienen más sustancias activas.

2.    Las hojas: Las hojas se deben recoger cuando comience la floración, pero antes de que las flores  se  hayan desarrollado. En ese momento, contienen la mayor cantidad de jugos. Evitar cortar todas las hojas de la planta y rechazar las hojas con algún signo de mancha o suciedad. Las hojas no se deben amontonar ni arrugar, sino que han de almacenarse extendidas.

3.    Tallos: Los tallos se han de recolectar después de que han brotado las hojas, pero antes de que salgan las flores.


Generalmente, las plantas medicinales requieren de un proceso de conservación, pues no se utilizan inmediatamente después de su recolección.  El proceso de conservación requiere de tres pasos:

1.    Desecación: La desecación consiste en eliminar progresivamente la humedad y nunca deberá hacerse al sol. Las partes a desecar se deben extender sobre papel no impreso o cartón.

2.    Envasado: Se han de emplear recipientes de vidrio, cerámica, hojalata (latas), tela o cartón. Se deben evitar el plástico. Igualmente, se ha de poner el nombre de la planta, y también conviene indicar el lugar de recolección y la fecha de envasado.

3.    Almacenamiento: Los recipientes se han de conservar en un lugar oscuro, fresco y seco.

Algunas plantas aromáticas y medicinales

Existen algunas plantas aromáticas y medicinales que son bien conocidas y que aún, después de muchos años, siguen siendo empleadas en las cocinas y muy empleadas para la curación de problemas de estómago, flemas, insomnio, palpitaciones…Entre estas plantas podemos mencionar:

1.    Ajo: Actúa como anticoagulante, antibacteriano, antibiótico y antioxidante además de combatir la congestión nasal.

2.    Albahaca: El zumo de las hojas alivia bronquitis, fiebres, catarros, inflamaciones de garganta y problemas digestivos. Una infusión de hojas frescas y gotas de limón calman los dolores de estómago y espasmos intestinales. La albahaca es el gran regulador del sistema nervioso.

3.    Hierba buena: Útil para tratar casos de diarrea. Se recomienda para aliviar cólicos estomacales. Es un sedante suave, por lo cual es muy buena para tratar casos de nerviosismo, también situaciones de ansiedad, o dificultades al dormir.

4.    Lavanda: Destaca sus efectos calmantes y relajantes, por lo que normalmente se utilizan para tratar la ansiedad, el insomnio, la depresión y problemas asociados con los cambios de humor. En forma de té ayuda a mejorar la inflamación de vejiga y problemas urinarios, los paños de agua de flores de lavanda reducen los niveles de dolor de cabeza y el aceite de lavanda ayuda a aliviar el reumatismo.

5.    Manzanilla: Es un buen remedio para el dolor de cabeza, dolor de muscular o el dolor de estómago.

6.    Melisa: Es sedante, antidepresiva, estimulante digestiva, reconstituyente y relajante del sistema nervioso, antiviral y antibacteriana. Se toma una taza de hojas verdes frescas o secas 3 veces diarias para la depresión, el agotamiento nervioso, la indigestión o las náuseas.

7.    Menta: Se utiliza como digestiva y como calmante de trastornos gastrointestinales y para reducir resfriados. Como infusión es excelente para hacer la digestión, tratar resfriados y quitar el hipo. Alivia dolores de cabeza, migrañas o dolores causados por contusiones. Las hojas en infusión, se emplean contra el insomnio. Los tallos machados son eficaces contra las picaduras de insectos.

8.    Orégano: Se usa para perder peso y dolor de muelas. Alivia enfermedades de la piel, combate enfermedades respiratorias, se usa para tratar la congestión nasal y pulmonar, alivia dolores musculares,  alivia el malestar estomacal. Su té alivia la tos, indigestión, calambres musculares y dolores de cabeza.

9.    Perejil: Potencia el sistema inmunológico, reduce el mal aliento, también a base de perejil se elaboran lociones para los ojos y contra las arrugas y un excelente líquido para limpiarse la boca.

10.  Romero: El Romero se usa para tratar la hipertensión arterial, el sobrepeso o la caída del cabello. Es muy bueno para problemas digestivos, anti-espasmódico, sedante, tónico, diurético y estimulante del sistema nervioso.

11.  Salvia: Alivia la atonía del estómago y órganos digestivos, diarrea, vómitos nerviosos, resfriados, catarros, fiebres nerviosas, gota, reumatismo crónico, congestión cerebral. Favorece y activa la circulación sanguínea. Es eficaz en la diabetes, disminuye el azúcar en la sangre.

12. Tomillo: Es empleado como tónico facial refrescante y astringente, se emplea como relajante en el baño y además, es un champú delicioso.

13. Laurel: Estimula el apetito y contribuye a regular la menstruación en la mujer. Favorece la expulsión de las mucosidades de las vías respiratorias y resulta muy adecuado en caso de afecciones como la bronquitis, faringitis, entre otras.


Preparación

Para que las plantas medicinales podamos utilizarlas en la aplicación de un remedio o dolencia, deben someterse a un proceso de elaboración que será distinta según la parte de la planta que se vaya a utilizar y si es para interno o externo.
Algunas preparaciones sencillas que tan solo requieren de recursos caseros y del mismo modo a como lo hacían nuestros abuelos,  son las siguientes:

1.    Cataplasma: Consiste en machacar las plantas hasta obtener un emplasto. Se pueden aplicar frías o calientes.

2.    Decocción: Consiste en hervir por unos minutos las partes de la planta que se utilizarán (raíces, flores, hojas, etc.) y si las partes de la planta, (raíces, semillas, cortezas o tallos, son duras se desmenuzan. Finalmente, se deja reposar.

3.    Infusión: Se obtiene al echar agua caliente sobre la hierba a utilizar y dejar cubierto el recipiente durante diez minutos.

4.    Ungüento: Los ungüentos se preparan utilizando algún elemento graso como vaselina o aceites vegetales y añadiendo extractos de plantas medicinales.





Los huertos

monacales







LOS HUERTOS MONACALES


Monasterio de Santa María de Huerta (Soria)

Desde la Antigüedad el ser humano ha sentido la necesidad voluntaria de abandonar el grupo social del que formaba parte para retirarse a meditar y orar en soledad. Aquellos primeros seres humanos fueron los ermitaños y anacoretas. Con el paso del tiempo, quisieron agruparse en pequeñas comunidades donde llevar una vida de aislamiento, reflexión y oración, tanto en el cristianismo como en otras religiones. De esta manera surgen los monasterios. Es en la Edad Media cuando encuentran su máximo apogeo y se convierten en esas construcciones religiosas, tranquilas y relajadas en las que hombres y mujeres se dedican al rezo diario y reflexión con su dios. La palabra monasterio procede del griego monasterion y significa “la casa de uno sólo”.

Convento de la Purísima Concepción
Los monasterios fueron diseñados y construidos en ambientes especialmente para llevar una vida de aislamiento y oración. Se tratan de una estructura arquitectónica con el propósito de crear una comunidad independiente y autosuficiente, algo parecido a una pequeña ciudad. Los monasterios se rigen por sus propias leyes y los monjes encuentran todo lo necesario para su existencia.


La distribución de un monasterio se compone de diversas partes y estancias. Espacios que  en los cuales se disponen todos los elementos esenciales de la religión en cuestión. 

Destacan los siguientes:

  • La iglesia: lugar de oración.
  • El claustro: construido, generalmente, junto a la iglesia. Es de planta cuadrada y el centro suele haber un pozo y un pequeño jardín con cuatro caminos.
  • La Biblioteca: donde los monjes copian manuscritos y libros antiguos.
  • Sala Capitular: el lugar de reunión de la comunidad.
  • El Refectorio: es el comedor. Junto a él, estaba la cocina.
  • Las celdas de los monjes: es el gran dormitorio común, estaban en el piso superior.
  • Otras dependencias: huertos,  enfermería, locutorio, establos, molinos, talleres y el cementerio.

Los monasterios estaban, generalmente, ubicados en zonas ideales que disponían de fértiles tierras de cultivo,  en zonas regadas por ríos o acequias, en los valles o sitio montuoso. Los ríos proporcionaban agua necesaria  para beber y al tiempo, para regar los cultivos. Los valles disponían de la tierra que necesitaban las huertas y los pastos para el ganado. En estos lugares se buscaba crear un lugar retirado para la oración, pero, al mismo tiempo, que tuviese disponible los suficientes y necesarios recursos naturales para mantener a la comunidad de monjes.


Monasterio Nuestra Señora del Olivar
En estos lugares los huertos monacales se convierten en espacios privilegiados para el autoabastecimiento de la comunidad.  Aquellos huertos estaban divididos en pequeñas parcelas. Cada una de estas parcelas estaba destinada a un determinado cultivo. La importancia que adquieren los huertos dentro de los monasterios estaba más que justificada:



  1. Son la base de la alimentación de la vida monacal.
·         Proporcionan toda clase y variedades de hortalizas y verduras: patatas, zanahorias, acelgas, lechugas, alcachofas, ajos, espinacas, habas…
·         Sus árboles frutales, con manzanos, perales, higueras… completan la base de alimentación.

  1. Proporcionan los condimentos y aromas para la cocina.
·         Las plantas aromáticas cultivadas, recolectadas y conservadas, aportan los condimentos y aromas para las comidas. Romero, cilantro, anís, tomillo, mejorana, albahaca, azafrán…son algunas de las plantas.

Monjes en la botica del convento

  1. Las plantas medicinales son utilizadas como remedios para el tratamiento de alguna afección o enfermedad
·         Muchas de las plantas aromáticas poseen propiedades medicinales que sirven de base para la preparación de toda clase de infusiones, cataplasmas, ungüentos…para paliar diversos dolores, achaques y males que padecen. Así, las plantas no son solo buenas para condimentar las comidas, sino también para curar si se toman en la medida adecuada. Entre las más habituales de los huertos monacales destacan: romero, tomillo, orégano, salvia, santolina, manzanilla…
·         Con aquellas plantas se trataban las fiebres, enfriamientos y dolores de vientre ocasionados por las comidas.

 Antiguo Monasterio de San Jerónimo de Cotalba.

  1. El desarrollo de las boticas.
·      Los monjes cuidan con cariño y esmero el trozo de tierra del huerto que está reservado para las plantas medicinales. Estudian su recolección, sus propiedades curativas y aprovechan las partes que servirán para elaborar y confeccionar las pócimas con las que tratar los males y enfermedades.

  1. La redacción de libros de botánica
·         El cultivo de las plantas medicinales proporcionó el nacimiento de textos de botánica que servirán para el estudio de la Historia de la Botánica. En dichos textos se recogen diversos formularios para aleccionar a los monjes y enseñarles sobre la elección, el cultivo y recolección de las plantas medicinales. Algunos de estos textos incluyen dibujos y miniaturas.

Las plantas medicinales, las boticas y la botánica

  1. Las plantas aromáticas y medicinales constituyen la base de diversos productos para la vida de los monasterios.
·         Son múltiples y variadas plantas que con ellas se hacen  jabones (laurel),  preparar colorantes (orégano), hacer cestos (cornejo), licores, mermeladas y un gran número de productos cosméticos.


En definitiva, los huertos de los monasterios proporcionaban una agricultura para el autoconsumo de los monjes y se realizaba con la con la fuerza de trabajo producida por ellos mismos. Aquellos religiosos siempre conservaron la tradición de cultivar huertos y combinaban tanto el cultivo de árboles frutales (manzanos, perales, higos, membrillos…), el de flores (rosales, lirios…), hortalizas (tomates, pimientos, habas…) y plantas aromáticas y medicinales (orégano, romero, salvia…) El riego de los huertos se hacía mediante acequias, canales o caños, fuentes, cursos naturales, o riego a brazo mediante depósitos que guardaban el agua de lluvias o fuentes. Toda esta variedad de plantas en los huertos proporcionaba una buena parte de la dieta para los frailes, además de condimentos y medicamentos.


Huerto monacal







Gregor Mendel






GREGOR MENDEL


Gregor Mendel

 Johann Mendel  nació el 22 de julio de 1822, en Hiezendorf, población llamada actualmente Hyncice, en aquel entonces pertenecía al imperio austro-húngaro y hoy, a la República Checa. Falleció el 6 de junio de 1884 en Brno.

Los primeros años de Gregor Mendel estuvo marcada por su contacto con la tierra y los cultivos. Desde bien pequeño aprendió los modos y técnicas básicas de la agricultura de su padre. Fue en su infancia cuando mostró su inclinación e inquietud científica y aprendió sus primeros conocimientos sobre la agricultura.

Sus padres eran unos humildes campesinos y granjeros que trabajaban las tierras cedidas por la Condesa María Truchsess-Ziel. Su padre fue un experto campesino que conocía los secretos de los injertos de distintos tipos de árboles y bien pronto, se los enseñó al joven Mendel. La brillantez que despertaba el joven, hizo que sus padres se esforzaran en ofrecerle las máximas oportunidades para educarlo. Los esfuerzos de sus padres le llevaron hacia una carrera eclesiástica donde podía estudiar sin ser una carga económica para sus padres y para él mismo.

Monasteerio St Tomás en Brno

En sus inicios, acudió a la escuela infantil de Heizendorf, donde estudió con el profesor Thomas Makitta. En aquella escuela el estudio y conocimientos de las ciencias naturales y la historia natural, fueron fundamentales en la educación del alumnado. El profesor Makitta disponía junto a la escuela de un huerto-jardín para la enseñanza de la apicultura y la fruticultura. En las tareas y dedicación al huerto escolar, el profesor recibía la ayuda del vicario Schreiber, un entusiasta del huerto. Ambas personas favorecieron la siembra de árboles frutales en el colegio y en otros sitios pertenecientes a la congregación eclesiástica e influyeron de manera notoria sobre Gregor Mendel. Aquellos años significaron que fuese un alumno bastante entregado y participativo en las experiencias y conocimientos sobre las ciencias naturales y en las tareas del huerto escolar. Mendel se interesó y puso su dedicación sobre diversos temas de ciencias naturales: la arboricultura, la fruticultura, la astronomía y la apicultura.

Toda la infancia de Gregor Mendel estuvo marcada por la pobreza y las penalidades. Cuando  tenía 21 años, en 1843, con la intención de evitar las penalidades y necesidades económicas por las que atravesaba su familia, ingresó en el monasterio agustino de Königskloster de Brünn y en 1847 fue ordenado sacerdote.

Huerto de la Abadía St Tomás
El monasterio agustino destacó por su exquisita educación y su actividad intelectual y muchos de sus monjes se dedicaron a la enseñanza en colegios, institutos y universidad. Además de la enseñanza, dichos monjes, se ocuparon en tareas de investigación en agricultura. Mendel que era un apasionado de las ciencias naturales y la experimentación y que, además, desde su infancia arrastraba un gran conocimiento sobre los modos y prácticas agrícolas, decidió iniciar en el huerto del monasterio sus trabajos de investigación con plantas para tratar de descubrir cómo se transmitían las características hereditarias. La mayor parte de su tiempo lo dedicó a a investigar la variedad, herencia y evolución de las plantas, y de manera especial los guisantes (Pisum sativum).

Después de largo tiempo de incansable y aguda observación sobre todo lo que pasaba en el huerto del monasterio, descubrió que la planta del guisante ofrecía todo lo que necesitaba para investigar sobre cómo se transmitían ciertos caracteres hereditarios en dicha planta. Así fue como Mendel se decantó por investigar los guisantes y las razones fueron:

1.    La planta era fácil de conseguir, de cultivar y su crecimiento es rápido.

2.    Existían diversas variedades de plantas con características claramente definidas. Destacaban el color de las flores y las semillas, la textura de las semillas...

3.    Las plantas del guisante tienen la capacidad de autofecundarse y originar descendencia fértil.

Huerto experimentación de Gregor Mendel

En su incansable dedicación en el huerto monacal, Mendel descubrió que todas las plantas de guisantes se diferenciaban en siete características fácilmente observables y que sólo se presentaran en una de dos formas posibles:

1.    El color de la flor: púrpura o blanco.
2.    La posición de la flor en la planta: en el eje del tallo o en su extremo.
3.    El tallo: largo o corto.
4.    La forma de la semilla: lisa o rugosa
5.    El color del guisante: verde o amarillo.
6.    La forma de la vaina: inflada o constreñida.
7.    El color de la vaina: amarillo o verde.

Distintos tipos de plantas del guisante

Mendel, durante una larga y minuciosa investigación, realizando sus experimentos cruzando plantas del guisante común, expuso sus conclusiones:

  1. Que la herencia de estos rasgos está determinada por “unidades” o “factores” que se transmiten sin cambios de padres a hijos, lo que hoy llamamos “genes”.
  2. Cada planta hereda una de tales unidades de cada uno de los padres.
  3. Un rasgo puede no hacerse presente en un individuo pero aun así, puede transmitirse a la siguiente generación.

Planta del guisante

En 1865 y 1866 los experimentos con guisantes de Gregor Mendel son publicados, pero en su época no tuvo ninguna acogida y fue hasta olvidado. Fue después de su muerte cuando sus experimentos y trabajos fueron reconocidos y gracias a ello, fue reconocido como el “padre de la genética“. Mendel sentó las bases de la genética y se convirtió en una figura esencial en la historia de la ciencia. Con los trabajos de Mendel, se elaboraron posteriormente un conjunto de reglas que aclaraban la herencia, lo que hoy conocemos como las Leyes de genética de Mendel.


Hoy día, los estudios y las aportaciones de Mendel a la biología constituyen un ejemplo sobresaliente de la correcta utilización del método científico. Sus trabajos han permitido describir las leyes fundamentales de la herencia. Gracias a las leyes de Mendel, fue posible conocer los mecanismos de la herencia en organismos de reproducción sexual y explican la transmisión de la herencia genética. Es decir, explican las reglas básicas sobre la transmisión por herencia de las características de los padres a sus hijos. 

Gregor Mendel y sus experimentos con guisantes





Los jardines y huertas de la Alhambra y el Generalife 






LOS JARDINES Y HUERTAS DE LA ALHAMBRA  Y EL GENERALIFE




Ibn Luyún, el gran sabio y literato almeriense, en el capítulo final de su Tratado de Agricultura y Jardinería, escribe el programa virgiliano de una casa de campo al gusto de su época. El Generalife es un fiel reflejo de esta teoría plasmada en una almunia real:


«En el lugar más elevado del jardín deberá construirse una casa, para facilitar su guarda y vigilancia. La orientación será hacia mediodía, elevando algo el sitio donde vayan a emplazarse la alberca y el pozo. En lugar de este último será mejor construir una acequia que corra bajo la umbría de árboles y plantas. Cerca de ella se plantarán macizos, que estén siempre verdes, de todas las plantas que alegran la vista y, algo más apartadas, diversas variedades de flores y árboles de hoja perenne. Un cerco de viñas rodeará toda la finca y, en la parte central, emparrados darán sombra a caminos que encuadrarán los arriates. En el centro se ha de levantar, para las horas de reposo, un pabellón abierto por todos lados y rodeado de rosales trepadores, arrayanes, y las diferentes flores que embellecen un jardín. Será más largo que ancho, para que la vista no se fatigue contemplándolo. En la parte más baja se dispondrá una nave de habitación para los huéspedes que hagan compañía al propietario; tendrá su puerta y una alberca que, oculta por un grupo de árboles, no podrá verse desde lejos. Convendrá, además, construir un palomar y una torrecilla habitable».



La alhambra de Granada debe su nombre a la palabra árabe “Al-Hamrá” que significa "castillo rojo”, debido al tono rojizo de las torres y murallas que la rodean. Está situada en lo alto de la colina de La Sabika, en la margen izquierda del río Darro y al este de la ciudad, frente a los barrios del Albaicín y de la Alcazaba.

Es en el siglo XIII con la fundación de la Dinastía Nazarí, la Alhambra se convertirá en el centro del poder político del reino musulman. Muhammad Ibn al-Ahmar, o Muhammad I, primer monarca nazarí, fijó la residencia real en La Alhambra. Este hecho marcó el inicio de la época de mayor esplendor.

La Alhambra presenta una posición estratégica, desde la que se domina toda la ciudad de Granada y la vega granadina. La Alhambra se convirtió  en palacio, ciudadela y fortaleza. Así mismo, fue la residencia de los sultanes nazaríes y de los altos funcionarios, servidores de la corte y de soldados de élite. Destaca el hecho de la gran importancia que adquirió Granada como capital del  reino nazarí, en comparación con los reinos cristianos de la época, gracias a la Alhambra.


En el recinto de la  Alhambra hubo hasta siete palacios. Los nazaríes construyeron también otros fuera de las murallas de la Alhambra, como fincas de recreo y descanso en el campo. Uno de los más importantes fue el Generalife.

La Alhambra de Granada es un recinto monumental que sorprende desde cualquier rincón y perspectiva que se observe o visite. En esa grandeza admirable no sólo destacan los palacios nazaríes realizados en piedra, ladrillo, estuco, mármol…además, embelesa por su belleza  paisajística que envuelve a recinto monumental. La naturaleza está presente en forma de jardines, huertas y el bosque, donde la tierra, el agua, los animales y el conjunto vegetal atraen y cautivan los sentidos.


En cualquier rincón siempre hay una alberca, acequia o fuente cuya agua riega, refresca y proporciona sonidos agradables y estampas bellísimas. Igualmente jardines o huertos diversos formados por plantas aromáticas, flores de variados colores y frondosas arboledas que proporcionan sabrosos frutos y que cubren de sombra y frescor.

Colindante al recinto monumental de la Alhambra, se encuentra un rincón muy singular, el Generalife. Fue construido sobre la ladera del Cerro del Sol, la colina que hay frente a la colina Sabika, (donde se encuentra la Alhambra) en tiempos del rey nazarí Muhammed III (1302-1309). El Generalife fue una villa rústica o almunia real rodeada de huertas y jardines que servían para manutención y descanso de la familia real. La palabra Generalife es árabe y viene a significar  “El huerto del arquitecto”. No obstante, para otros autores el significado de sería "La más noble y elevada de todas las huertas" o "Jardín del Paraíso Alto".

El Generalife  se convierte en la hacienda ideal para la explotación agrícola y el descanso. Posee un edificio residencial y una vasta extensión de terreno de cultivo y pasto que forman las huertas del Generalife.

Debido a las características del relieve del terreno, las huertas del Generalife están formadas en terrazas sobre la ladera de la colina del Sol. Estas terrazas forman los cuatro   bancales que dan lugar a las huertas del Generalife. Los bancales están sostenidos por muros de contención compuestos por una mezcla de cal, arena, tierra y agua. La estructura de los bancales en terrazas, contribuye a la nivelación necesaria del suelo para la distribución del agua de riego mediante acequias.


Cada una de las huertas tiene su nombre en castellano que se ha conservado y transmitido desde muy antiguo son: "Colorada", "Grande","Fuente Peña" y "Mercería". Rodea a la finca real una dehesa en la cual se criaban caballos, animales de granja y, además, servía de coto de caza para el uso del sultán.




Las huertas del Generalife suponen el ejemplo claro de la puesta en práctica de  modos y estilos agrícolas distintas a las de entonces en el Al-Andalus, es decir, de una agricultura desconocida hasta entonces y cuya principal característica es la generalización del agua para irrigar las tierras de cultivo. En la Alhambra de Granada y en Generalife queda recogido el espíritu de la sociedad andalusí inserta en la cultura árabe y en la que la idea del agua en la agricultura, es fundamental.


La agricultura andalusí se caracterizó por la introducción de nuevos cultivos y la diversificación de los conocidos, las mejoras en los sistemas de regadío y la intensificación del uso de la tierra mediante el empleo intensivo del abonado, con lo que supuso la reducción y, en muchos casos, la supresión de la técnica del barbecho, lo cual se evidencia por la aparición de cultivos de temporada, o cosecha de verano que antes era inexistente.

Fue con Al-Hamar (Muhammad I) fundador de la dinastía nazarí, cuando se llevó el agua a la Alhambra y al Generalife. Se construyó la Acequia Real, para traer el agua desde río Darro hasta el Cerro del Sol. El agua llegó a esta colina gracias a un sofisticado e inteligente sistema hidráulicoque permitía la captar el agua desde el río Darro y distribuirla a través de la Acequia Real. Para ello se construye un azud (presa) desde el río Darro que desvía el agua almacenada hacia la Acequia Real. Desde la Acequia Real el agua discurría por toda una red secundaria de acequias menores, entre las que destaca la Acequia del Tercio y que ayudada por norias, depósitos y aljibes regaron las huertas reales del Generalife. Mientras, la Acequia Real sigue su recorrido y se extiende en una red de depósitos, aljibes, fuentes y albercas, que llevan el agua a todos los rincones de la Alhambra: jardines, la medina, palacios y Alcazaba. Todo ello hizo posible la transformación de estas tierras en un rico y habitable vergel.

Así pues, junto a la incorporación de nuevos sistemas hidráulicos  y las técnicas agrícolas de intensificación y diversificación del abonado,  la sabia alternancia de cultivos y los sistemas de injerto practicados fueron decisivos para la consecución del gran desarrollo agrícola en la zona.


Los árboles frutales tuvieron gran importancia en las huertas del Generalife. Variadas y diversas son las especies de árboles frutales que se cultivaron. Destacan la vid, el olivo y la higuera como trío representativo, pero el suelo del cerro del Sol vio, también, vio crecer y dar excelentes frutos del granado, albaricoquero, melocotonero, membrillero, limonero, naranjo amargo, ciruelo, peral, manzano…

Verduras y hortalizas aumentaron considerablemente en número de variedades que se cultivaron gracias a la aclimatación que experimentaron, a las mejoras en los sistemas de regadío y en las técnicas agrícolas. En este sentido, las huertas del Generalife proporcionaban alimentos frescos que se consumían, prácticamente todo el año. Pues las de verano  -calabazas, melones, pepinos, berenjenas, judías, sandías, ajos, entre otras- , que se recolectaban hasta el mes de octubre  y principios de noviembre, rotaban con las de invierno  -nabo, col, zanahoria, puerros, acelga, habas, alcachofas, espinacas, etc  -, que empezaban a aparecer en el mes de noviembre. De entre ellas, las más significativas por su elevado consumo destacan: las alcachofas,  las espinacas y las berenjenas.


Con la transformación de terrenos para adaptarlos en huertos agrícolas, fueron apareciendo zonas de plantas cultivadas para deleite y encanto recreativo y, al mismo tiempo, se cultivaron especies de plantas con la finalidad de experimentar con sus propiedades curativas o paliativas por parte de los médicos. Ello supuso el desarrollo de la botánica. Es decir, las huertas del Generalife cumplían tripe finalidad: agrícola, científica y recreativa.

Las huertas del Generalife, en ocasiones, se convirtieron en escenarios de experimentación de técnicas de cultivo, recolección, y prueba de la capacidad y propiedades de la tierra. Además, se estudiaron herramientas y aclimatación de especies.

Igualmente en dichas huertas  se introdujeron y cultivaron numerosas plantas para experimentar sus propiedades y combinados. Se llevaron a cabo multitud de preparaciones como jarabes, ungüentos, infusiones, destilados, etc. Con ello se elaboraron diversidad de recetas que se recogieron en compendios llamados farmacopeas. Se descubrieron propiedades medicinales de una gran cantidad de hierbas como el poleo, la menta, la manzanilla… Otras muchas de estas plantas, además, se emplearon como especias  y, por tanto, su aroma o perfume tan peculiar  se aprovechó  en la cocina, tanto para condimentar  los guisos como para realzar los diversos aromas de los platos.

Tras la conquista de Granada en 1492, los Reyes Católicos concedieron la finca del Generalife a un alcaide para su custodia y aprovechamiento. Dicha alcaidía pasó a perpetuidad, a partir de 1631 a la familia Granada-Venegas, hasta que, después de un largo pleito iniciado en el siglo XIX, se incorporó al Estado en 1921.























El pulgón verde en frutales







EL PULGÓN VERDE EN FRUTALES





La mayoría de los pulgones, son polífagos, es decir, no tienen especial preferencia por una especie vegetal concreta. Pueden atacar los brotes jóvenes de plantas como árboles frutales, pero también, a aquellos cultivos que tengan un alto contenido en azúcares. Entre sus cultivos preferidos, destacan: las leguminosas (habas, guisantes, judías…), otras hortalizas como la patata o la col, verduras, frutales e incluso plantas ornamentales, entre las que destacan los rosales.

El pulgón de los frutales, cuyo nombre científico es Myzus Persicae,  tiene un tamaño de entre 1 y 3 mm de longitud y son de color verde amarillento. Son insectos chupadores que disponen de un largo pico articulado que lo clavan, generalmente, en las hojas tiernas de los tallos de algunas plantas  y árboles frutales y absorben la savia de la planta. Al mismo tiempo, los pulgones segregan por el ano un líquido azucarado y pegajoso que se denomina melaza. La melaza queda impregnada en la superficie de hojas y tallos lo que impide el normal desarrollo de la planta.



Los daños que pueden causar los pulgones en los árboles frutales

Los pulgones atacan el floema de las plantas, que es el tejido conductor encargado de transportar la savia elaborada hacia el tallo o las raíces de las plantas,  con el fin de que las usen para llevar a cabo sus procesos vitales o para almacenarlas en forma de compuestos como el almidón. Así, los pulgones se alimentan de la savia elaborada formada por azúcares y otras sustancias que se producen en las hojas de las plantas y árboles frutales como resultado de la fotosíntesis.


Los pulgones, tanto en su fase de ninfa como adultos, extraen los nutrientes de la planta, con lo que se origina un debilitamiento de la misma y produce que su crecimiento se vaya deteniendo. Las hojas van tomando un color amarillento, aparecen manchas de tonalidades rojizas y pardas en los puntos de la picadura, se produce un enrollamiento de las hojas y la deformación de los brotes jóvenes.

Cuando la colonia de pulgón en la planta es bastante considerable y el ataque es muy severo puede, incluso, secar la planta. El descenso en el  desarrollo de las hojas o la pérdida de las mismas tiene, entre otras consecuencias,  una reducción de la producción final de la planta o árbol frutal.


Para su alimentación, los pulgones necesitan de gran cantidad de proteínas y, la savia de las plantas es pobre en proteínas y rica en azúcares, de modo que deben tomar gran cantidad de savia para conseguir las suficientes proteínas para sobrevivir. De modo que, en el proceso de alimentación, los pulgones excretan el exceso de azúcar, que tomaron de la savia, en forma de un líquido oscuro, espeso y dulce, la melaza. La melaza se va depositando en el envés de las hojas y escurriendo al haz de las hojas que están debajo.

Cuando hay excesos de melaza, favorece el desarrollo de mohos de hollín, tizne o negrilla, con lo que las hojas tienen dificultad en realizar la fotosíntesis y, por tanto, se produce un descenso de producción de savia elaborada por parte de las mismas. En muchas ocasiones, el mismo hongo se deposita y mancha los frutos y  lo que da lugar a una reducción de la actividad fotosintética de la planta y un descenso de la producción.

Cuando este hongo mancha los frutos se produce un rechazo por parte de los consumidores. Además, las larvas que salen de la puesta de los huevos, igualmente, causan daños debidos a la construcción de galerías en las hojas de la planta afectada.


En la época invernal, el pulgón verde del melocotonero, se encuentran en estado de huevo y se encuentra en las yemas de estos árboles. Es a partir de febrero cuando se produce la eclosión de los huevos y aparecen las hembras que darán lugar a grandes colonias de pulgón y formarán la plaga.

En los brotes del melocotonero pasan entre dos y tres generaciones. Será en la última de estas generaciones cuando los insectos han formado sus alas y poseen la capacidad de vuelo. A partir de entonces, emigran a otros cultivos  y queda libre de plaga los árboles anteriormente afectados. La emigración suele hacerse en el mes de junio.  Será en el mes de septiembre cuando realizarán las nuevas puestas de huevos en los brotes tiernos y axilas de yemas.


A principios de la primavera, los huevos dan lugar a hembras sin alas que se reproducen por partenogénesis. La partenogénesis es un tipo de reproducción sexual que requiere un solo gameto y, además, sin necesidad de un macho que las fecunde. Pueden llegar a producir más de cien crías. De las generaciones de nuevos pulgones, unos son ápteros, es decir, sin alas, que se quedarán alimentándose de las plantas donde han nacido, y otras generaciones con alas, colonizarán otras plantas distintas.

Pasados unos pocos días, las crías de pulgón pasan a ser adultas y ya poseen la capacidad de reproducirse, con lo que la invasión de pulgón es bien rápida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario